GUARDIA NACIONAL Y RECUPERACIÓN DE BIENES

727
0
Compartir

En menos de 24 horas de diferencia, se suscitaron dos asuntos que impactarán en la vida de los mexicanos prácticamente a partir del 1 de diciembre próximo cuando el presidente electo Andrés Manuel López Obrador asuma como presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Lo primero ha sido  el anuncio de que nuestro país volverá a contar con una Guardia Nacional y lo otro, la aprobación del senado de la República de un par de modificaciones a la Constitución en materia de extinción de dominio que permitirá ir por los bienes de quienes no pueden acreditar el origen y/o la propiedad de los mismos y estén relacionadas con investigaciones derivadas de hechos de corrupción, encubrimiento y delitos cometidos por servidores públicos. Asimismo en casos de delincuencia organizada, robo de vehículos, recursos de procedencia ilícita, delitos contra la salud, secuestro, trata de personas y delitos en materia de hidrocarburos.

En el tema de la Guardia Nacional, el presidente electo ha argumentado que se trata de un plan para enfrentar la crisis grave de inseguridad y de violencia que se padece en el país. Ya durante la campaña presidencia había planteado la posibilidad de retomar esa figura para intentar combatir el problema de seguridad que enfrenta y el viernes luego de reunirse con quienes integrarán su gabinete de seguridad lo ha confirmado. 

Por guardia nacional, se entiende al cuerpo equipado con armamento que existe en diversas naciones, con determinadas atribuciones y facultades que varían según la región. En algunos casos, la guardia nacional constituye una organización de civiles armados que busca defender una causa o garantizar la seguridad en un cierto territorio.

En este contexto, se puede mencionar a la Guardia Nacional de los Estados Unidos (en inglés, conocida como United States National Guard), la cual está considerada como una agrupación de reserva y está integrada por voluntarios. Todos los Estados norteamericanos cuentan con su propia Guardia Nacional, siendo el gobernador el Comandante en Jefe. Los gobernadores tienen la facultad de utilizar la Guardia Nacional para restablecer el orden público, para complementar a la policía o para socorrer a la población ante desastres de orden natural.

Es importante subrayar en este caso que en muchos de los estados del citado país americano es frecuente que su propia Guardia Nacional cuente con unas divisiones. Estas pueden denominarse de muy diferentes formas tales como Milicias Estatales, Fuerzas de Defensa del Estado o Reservas Militares del Estado.

La Guardia Nacional de Venezuela, también conocida como Guardia Nacional Bolivariana, forma parte de la Fuerza Armada Nacional. Su función es defender la soberanía territorial venezolana y colaborar con los cuerpos policiales para garantizar la seguridad interna. Esta Guardia Nacional Venezolana ofrece a sus ciudadanos servicios de gran necesidad y utilidad tales como el Comando Anti-Drogas o el Resguardo Nacional Aduanero.

En otros países, la Guardia Nacional ha dejado de existir. En El Salvador, por ejemplo, la Guardia Nacional actuó como cuerpo policial de carácter militar entre 1912 y 1992, cuando fue disuelta según lo establecido en los acuerdos de Chapultepec.

Este último sería también el caso de España. Así, en dicho país existió durante el periodo comprendido entre 1936 y 1937 lo que se conoció por el nombre de Guardia Nacional Republicana. Este era un cuerpo de seguridad que nació en el comienzo de la conocida Guerra Civil y vino a denominar a la Guardia Civil que existía en la zona donde los republicanos eran los que dominaban. Una manera esta con la que el gobierno de la República lo que pretendía era poder asegurarse que dichas fuerzas seguirían siéndole fieles.

En el caso de México, esta figura ya se contempla en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917; en la Ley del Servicio Militar y en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, pero no existe una ley orgánica que la sustente por lo que existe un vacío legal que de inmediato será subsanado a fin de armonizar porque entre ellas se contradicen sobre cuántos tipos de Guardia Nacional existen, para que se puede ocupar y quién debe ser parte de ella. 

En otro orden de ideas, no es menor el acuerdo alcanzado en la Cámara de Senadores. Las señoras y señores que integran la Cámara Alta aprobaron reformas a la Constitución en materia de extinción de dominio, que permitirán asegurar las propiedades de quienes no puedan acreditar su posesión legal. 

La extinción de dominio es un mecanismo mediante el cual el Estado puede perseguir los bienes de origen o destinación ilícita, a través de una vía judicial que tiene como finalidad declarar la pérdida del derecho de propiedad de dichos recursos. Su importancia radica en que es un instrumento esencial para la ejecución de las estrategias  contra el crimen organizado, ya que cumple un papel fundamental en la desarticulación de organizaciones y redes criminales, además de detener los efectos que genera el flujo de recursos ilícitos en la sociedad.

En este sentido, la extinción de dominio ha sido concebida como una consecuencia patrimonial de actividades ilícitas o que deterioran gravemente la moral social, consistente en la declaración de titularidad a favor del Estado de los bienes, por sentencia, sin contraprestación ni compensación de naturaleza alguna para el afectado.

De acuerdo al dictamen en el Artículo 22 se garantiza que toda persona afectada podrá acceder a los medios de defensa adecuados para demostrar la procedencia legítima del bien sujeto al procedimiento. En tanto que de acuerdo a los términos del Artículo 73 de la Constitución, se faculta al Congreso de la Unión para expedir la legislación única en materia de extinción de dominio.

La minuta fue regresada a la Cámara de Diputados debido a los cambios realizados donde se incluyó que la extinción de dominio se aplique a delincuentes que están relacionados con investigaciones vinculadas al robo de petrolíferos y petroquímicos.

No es menor la aprobación de este par de reformas. Algo que mucha gente se pregunta es ¿qué pasa con las fortunas de los narcotraficantes cuando son arrestados?

¿Realmente les son confiscados? ¿A dónde van a parar todos sus bienes; casas, edificios, tierras, hoteles, empresas, bodegas, autos, animales exóticos, caballos, dinero en efectivo, cuentas bancarias, obras de arte? 

En México, se sabe que los bienes son asegurados y resguardados por la Procuraduría General de la Republica (PGR) hasta que los procesos penales contra sus dueños están abiertos. Las propiedades se subastan, pero también se sabe que las casas son las más difícil de vender, ya que comprar una casa donde ha vivido un capo o su familia, puede traer problemas a sus nuevos dueños, por eso el gobierno mexicano ha optado por rentarlas a organizaciones sin fines de lucro.

Será interesante saber por ejemplo, en el caso de Joaquín “El Chapo” Guzmán, a quien la revista Forbes colocó durante algún tiempo entre los hombres más ricos del mundo y el segundo en México, (con una fortuna estimada en 1,000 millones de dólares. Hoy en día esta fortuna se estima en miles de millones). Qué ha ocurrido con esa fortuna desde su captura.

De igual forma será interesante saber el destino de los bienes confiscados al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien se encuentra inmerso en un proceso por corrupción, y de otros gobernadores y servidores públicos que han incurrido en presuntos casos de corrupción. 

Pero más interesante aún será saber si realmente el Gobierno irá por los bienes de procedencia ilícita o estas reformas aprobadas en materia de extinción de dominio quedarán en letra muerta. 

Así pues, la estrategia, denominada Plan Nacional de Paz y Seguridad está encaminada a combatir al crimen organizado para lo cual se contempla una limpia de las corporaciones de seguridad y justicia y el compromiso de respetar los derechos humanos. Habrá también castigo para “los señores de las mafias”, y se perseguirá el dinero de la delincuencia organizada. López Obrador ha dicho que se requiere acabar con la corrupción, combatir la pobreza y fortalecer los valores particularmente culturales. En todo ello tiene razón. Y la mesa la tiene servida para hacer que la cosas sucedan.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario