15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2018-10-02
984 Views

CANADÁ YA ¿YMÉXICO?

Hay decisiones que tienen grandes alcances como para modificar el rumbo de un país. Eso ocurre cuando se elige a un presidente que es un estadista, que tiene perfectamente definidos los planes y proyectos, las estrategias y los tiempos para concretarlos; suceden logros como el alcanzado esta semana por Canadá con su primer ministro, el... Read More

Hay decisiones que tienen grandes alcances como para modificar el rumbo de un país. Eso ocurre cuando se elige a un presidente que es un estadista, que tiene perfectamente definidos los planes y proyectos, las estrategias y los tiempos para concretarlos; suceden logros como el alcanzado esta semana por Canadá con su primer ministro, el liberal Justin Trudeau, quien tres años después de su elección, ha materializado una de sus principales propuestas de campaña para convertir al país de la hoja de maple en la segunda nación -después de Uruguay- y la primera del G20 y del G7 en legalizar la mariguana con fines recreativos.

Canadá ya había aprobado el uso legal de este enervante con fines medicinales desde 2001 empero, la ley que legaliza su consumo para fines lúdicos entró en vigor apenas el pasado miércoles tras su aprobación en junio ya que el gobierno de Trudeau invirtió dos años trabajando para expandir su uso a fines recreativos. 

Esta nueva medida que fue suficientemente celebrada en territorio canadiense a pesar de las críticas de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDD), permitirá abrir varias puertas hasta hace poco herméticamente cerradas; la primera es al indulto que gozarán personas condenadas por delitos de posesión de esta sustancia que había sido ilegal en el país. El primer ministro ha determinado otorgar el perdón y se estima que con ello se beneficiará a cientos de miles de personas. Y por otro lado, también abre las puertas a una industria multimillonaria que ya viene en apogeo con el cannabis medicinal. Se informa que ya grandes empresas han montado operaciones de alta tecnología al tiempo que cultivadores de marihuana altamente capacitados están convirtiendo un habito juvenil en un enorme plus para el mercado laboral.

La legislación permitirá  a las 13 provincias y territorios organizar la venta con diferentes términos y condiciones de un lugar a otro. La agencia AFP elaboró un interesante abecé sobre los alcances de esta medida:

¿Quién puede comprar, cultivar? Un adulto puede poseer en público hasta 30 gramos de cannabis legal. Los hogares podrán cultivar hasta cuatro plantas de cannabis, excepto en Quebec y Manitoba, donde el cultivo estará prohibido. La edad legal para comprar cannabis está fijada en 18 años por la ley federal, pero todas las provincias y territorios lo han elevado a 19, con la excepción de Quebec y Alberta. El nuevo gobierno electo de Quebec, sin embargo, prometió aumentar la edad a 21 años.

¿Dónde comprar? Las provincias y territorios son responsables de organizar las ventas en tiendas autorizadas. En seis de ellas se dispensará en tiendas públicas (como en Quebec), en otras cuatro en tiendas privadas, y en el caso de la Columbia Británica se venderá en tiendas públicas y privadas.

¿Se permitirán las ventas ‘online’? Las ventas en línea se permitirán en todo el país: en Ontario, incluso, será la única forma de adquirir legalmente marihuana hasta la próxima primavera. Según el gobierno canadiense, podrían abrirse cerca de 300 puntos de venta en todo Canadá a fines de año.

La marihuana se podrá comprar vía ‘online’ en todo el país. De hecho, en algunas provincias será la única forma de adquirirla.

¿Qué se puede comprar y a qué precio? Los canadienses podrán comprar cannabis seco o fresco, aceite de cannabis o semillas de origen autorizadas y podrán hacer muffins, pasteles o bebidas a base de cannabis en el hogar. El comercio de todos los derivados debe permitirse dentro de un año. Los precios de venta también variarán de una provincia a otra: cada gramo debe tener un precio entre seis y 10 dólares, más un impuesto especial de un dólar canadiense (0,77 dólares) con una división de la recaudación entre el estado federal (un cuarto) y las provincias. Este y otros impuestos federales y provinciales sobre el consumo totalizan aproximadamente el 10 al 15 por ciento del precio, según la provincia.

¿Dónde se puede consumir? Los sitios aptos para fumar varían mucho de una provincia a otra, de una ciudad a otra o de un distrito a otro. En algunas provincias, como New Brunswick o Newfoundland, a los consumidores sólo se les permite fumar en sus hogares. Otros, como Quebec, lo prohibirán solo donde los cigarrillos ya estén prohibidos (bares y restaurantes, escuelas, parques infantiles). Sin embargo, algunas ciudades en Quebec pueden ser más restrictivas, con una prohibición de fumar en todo el espacio público.

¿Quién puede producir? Las licencias de producción son otorgadas por el Ministerio de Salud, que ha emitido permisos aproximadamente para 120 compañías hasta la fecha. Las principales empresas cotizan en bolsa y ya producen cannabis para uso terapéutico, autorizado desde 2001. Cientos de solicitudes de licencia adicionales están bajo revisión.

No se trató de una improvisación. No se trató de una promesa de campaña de esas que en nuestro querido México duermen el sueño de los justos en cuanto se gana la Elección y se llega al poder. No se trató de fanfarronerías ni de ocurrencias. El primer ministro canadiense lanzó la propuesta en campaña y una vez que salió triunfador pasó junto con un equipo de especialistas dos años antes de someterla al escrutinio de su parlamento. Dos años para analizar, estructurar, discutir, cabildear, debatir, socializar, convencer, aprobar y poner en marcha una medida que va de ganar. 

La intención del llamado “Kennedy canadiense”, -cómo le dicen a Trudeau- al despenalizar el uso de la marihuana con fines recreativos fue abrir la puerta a una industria con dividendos multimillonarios. Uruguay, que  validó esta medida en 2014 bajo el Gobierno de José Mujica, lo hizo con un objetivo distinto, hacer frente al narcotráfico. México, mientras tanto, mantiene vigentes las leyes que prohíben su venta, consumo y posesión. Si bien ha habido intentos por modificar algunas reformas lo cierto es que no se ha dado ese decisivo avance que permita su legalización. El tema retomó fuerza esta semana con el anuncio de Canadá. Ya veremos si se produce un efecto dominó que alcance a nuestro país que aún da pasos inciertos al respecto. 

En esta nueva oleada que coloca el tema de la despenalización del cannabis en la palestra, vemos un movimiento impetuoso de opiniones de varios sectores siendo que es un asunto que debió haberse tratado hace muchos años. Hoy escuchamos voces encomiando esa medida por parte de los canadienses y señalando la necesidad de que en México se avance al respecto, lo interesante es que las voces que hoy oímos antes fueron omisas o incluso hablaron en contra de lo que ahora está sucediendo. 

En este momento se hace así por muchos actores políticos y sociales quizá para ir a tono con la corriente de opinión que ha enarbolado el hoy presidente electo Andrés Manuel López Obrador, que desde la campaña presidencial recién terminada esbozó en varias ocasiones el punto, aunque hay que decirlo, sin llegar a un señalamiento contundente y es ahora ya en etapa de transición, justo antes de que tome posesión el nuevo gobierno, cuando en voz de la nombrada para fungir como Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se menciona el sentido de que el Gobierno de AMLO una vez que entre en funciones  impulsará las reformas necesarias para darle vida a la legalidad, a la permisibilidad, para darle uso a la mariguana con fines lúdicos, medicinales y científicos.

Ello ha generado que algunos actores ahora sí se sumen, ahora sí digan que es necesario, ahora sí digan que es importante cuando antes fueron contrarios y permanentemente negativos, opositores de esta posibilidad. 

De nuestra parte lo hemos señalado, lo manifestamos durante la campaña e incluso antes de las elecciones que era necesario avanzar, tenemos que reconocer que la mariguana ya es algo incluso obsoleto entre los tóxicos o enervantes. Lo dijimos y lo reiteramos que se debe dar el paso para que quede permitido y evitar el daño a la sociedad por la forma en que está proscrito y que  genera más problemas que ventajas. Pero también hemos dicho que se tiene que avanzar en la revisión de otros temas como pudieran ser otras hierbas y tóxicos, muchos de ellos obviamente químicos que se adquieren en farmacias con o sin receta en establecimientos que expenden ese tipo de sustancias porque es muy sabido que hay un mercado negro de recetas falsas y de medicamentos. 

Esta batalla que se da en contra de las sustancias, se ha venido perdiendo por la forma inadecuada de su manejo que ha generado el enriquecimiento de los carteles, de los capos o de los grupos crimínales  y de quienes hacen negocio en esta ilegalidad.  De igual forma el  enriquecimiento, el empoderamiento y la perdición de muchos jóvenes que no solo reciben el impacto del uso de la hierba o de la sustancia química sino que también son arrastrados por el tipo de negocio, por las características económica que conlleva con muchas razones también de orden social y cultural a la perdición más allá del uso o abuso de la droga o el enervante. 

Por ello creo que es importante dejar de estar solamente en un discurso y pasar a las acciones; que se revisen de una vez por todas las fórmulas adecuadas para que se den los pasos necesarios y para que en un esquema que además genere un tipo de economía haya control, haya protección y haya atención médica para los que de una forma u otra son ya adictos a este tipo de sustancias.

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.
0 Comment

Leave a Reply