El peje y los tres gobernadores

2029
0
Compartir

En su visita al estado por vez primera en calidad de presidente electo, Andrés Manuel López Obrador anunció una inversión federal para Jalisco en 2019 superior a los 21 mil millones de pesos tan sólo para lo que llamó “programas mínimos” de apoyo social, como becas para estudiantes de primaria a preparatoria con el afán de que no abandonen sus estudios, salario a jóvenes para que se capaciten en el trabajo y no pasen  formar parte de la delincuencia, pensión del doble a adultos mayores, infraestructura de servicios públicos para colonias marginadas y precios de garantía a productores del campo.

No incluyó en esta inversión -que eso es y no gasto “populista” en un país tan pobre y desgarrado, como suelen acusar sus detractores- proyectos que también se pondrán en marcha como la construcción de la línea 4 del tren eléctrico que irá a Tlajomulco, ni la solución del problema de abasto de agua para la zona metropolitana de Guadalajara, que por fin podría garantizar el vital líquido para la sedienta urbe que habitamos.

También fue sintomática la base popular que lo sigue respaldando y que llenó la plaza de la república pese a la lluvia del martes, contra lo que hemos presenciado con anteriores presidentes electos desde Vicente Fox para acá, quienes en medio de pomposas caravanas y prepotentes sistemas de seguridad, prefirieron siempre estar lejos de la gente para evitar el repudio de las masas.

Su visita a palacio de gobierno además se dio en medio de la protesta de familiares de personas desaparecidas, el más apremiante de todos los males producto de la inseguridad pública en el estado, y dejó otras cosas también muy en claro.

Antes de la llegada del Peje a palacio de gobierno, Aristóteles Elqueyaseva, salió a la calle Corona para esperarlo, mientras los familiares de desaparecidos se manifestaban tras las vallas colocadas.

Queriendo hacer gala de cercanía con estas personas que sufren todos los días, como en muy escasas ocasiones ha sucedido el gobernador se acercó al grupo, con tan mala suerte para él que lo único que obtuvo fue un documento de peticiones y repudio por haber despedido a Luis Octavio Cotero Bernal como director del IJCF, además del nítido grito de una mujer que le espetó: “Tú eres el que debería estar en la cárcel”, en referencia al caso de los tráileres que ahora se sabe son dos, con al menos 300 cadáveres sin identificar.

Rojo como tomate Aristóteles regresó al portón de ingreso a palacio de gobierno y ahí esperó un par de minutos más la llegada del presidente electo, quien arribó a bordo de la camioneta de Carlos Lomelí, se bajó sonriente, también se acercó al grupo manifestante y recibió el mismo documento y la solicitud de que interviniera para evitar que siguieran pasando episodios tan aberrantes como los de los tráileres.

LOMELÍ VENÍA CON EL PEJE EN LA CAMIONETA Y LOS DOS, TRAS SER RECIBIDOS POR EL GOBERNADOR, INGRESARON A PALACIO DE GOBIERNO.

En la segunda planta los esperaba Enrique Alfaro, lo que convirtió a la reunión en una junta del presidente electo con los tres personajes que en este momento concentran el mayor poder público en Jalisco. AMLO y los tres gobernadores, pues.

El empujón de recursos que dará en 2019 el próximo gobierno federal a Jalisco será inédito, pues aunque se trata de dinero etiquetado para programas sociales nunca en la historia en un sólo año se había logrado concentrar tal cantidad que equivale, para dar una idea, casi a la totalidad del costo de la aún inconclusa línea 3 del tren eléctrico.

En particular Alfaro mostró su contento porque la carreetada de dinero desahogará muchos recursos que él como próximo gobernador pretendía utilizar también para programas de beneficio social y que saldrían del erario estatal. Tendrá más dinero para proyectos de infraestructura y para generar un marco de seguridad pública mucho más efectivo y profesional.

“Creo que tenemos muchas coincidencias y creo que con esas coincidencias vamos a poder tener, desde el primer día de trabajo, resultados que van a ser en beneficio de nuestro estado. Quiero expresarle toda nuestra disposición para poder construir un proyecto para Jalisco en la lógica del proyecto de nación que usted ha impulsado desde hace muchos años”, le dijo Alfaro a López Obrador, en evidente afán conciliatorio luego de los sapos y culebras que se echaron ambos personajes en campaña.

En el papel entonces 2019 pinta muy bien para Jalisco, con personajes a cargo del Ejecutivo federal y estatal cuyo discurso se ha centrado siempre en la honestidad y el manejo pulcro de los recursos públicos.

Pero aún no comienzan a ejercer su cargo ni uno ni otro. Es decir, la esperanza es amplia pero la realidad aún no los alcanza para ver si las soluciones que plantean son las óptimas para revertir tantos años de pillerías del PRI y del PAN, partidos que han hecho de mi generación una de las que permanentemente hemos vivido en la crisis, con un gobierno rico y lejano y un pueblo pobre y reprimido.

 

PARTIDIARIO

Viuda del poder.- Las declaraciones de Luis Octavio Cotero tras su despido del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses son escalofriantes y adquieren mayor peso tras el apoyo que colectivos de familiares de personas desaparecidas le dieron a su labor al frente de esa dependencia, calificándolo como el único de los funcionarios sensibles al tema de las desapariciones. Cotero llamó traidor al secretario Roberto López Lara y dijo que la responsabilidad del tráiler de la muerte no era del IJCF, sino de la Fiscalía, cuyo titular Raúl Sánchez Jiménez tuvo que recortar sus vacaciones fuera del país llamado de urgencia ante el escalofriante suceso que ni la mente más perversa podría haber imaginado. Además señaló que teme por su vida y dijo que su despido era una venganza por no haber coincidido con la versión oficial en el caso de los estudiantes de cine presuntamente secuestrados y asesinados por miembros del cártel Jalisco Nueva Generación. No es la primera vez que se pone en tela de duda la calidad moral de López Lara, quien tiene un hijo que también ha sido acusado de prepotencia contra un compañero de escuela a quien amenazó de muerte…

Y ya con esta.- La herencia de la administración aristotélica (nunca filosófica) en Jalisco será tan pobre como la que dejaron los tres anteriores gobernadores panistas de ingrata memoria, salvo por la construcción de la línea tres del tren eléctrico que ni siquiera podrá inaugurar concluida porque el tiempo les ganó. Más inseguridad, empleos muy mal pagados, inversión cuantiosa del extranjero para puestos de trabajo precarios, nulo castigo al mal uso de recursos públicos por anteriores administraciones, sospechas acerca de contubernio con grupos delincuenciales, policías infiltradas y El Mencho libre y haciendo negocio. Como Kike Peña Nieto, el gobernador de Jalisco quedará muy lejos de haberse ganado un lugar destacado en la historia política, pese a la expectativa que su juventud, su discurso y su preparación auguraban…

@jcgpartida

 

Compartir

Dejar un comentario