LAS MINIFALDAS DE LA ASEJ

Compartir

Uno de los avances más notables en la transparencia gubernamental se logró la semana pasada por fin, cuando atendiendo numerosos llamados del Instituto de Transparencia e Información (ITEI), la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) finalmente publicó en su sitio de internet 448 informes finales de auditoría a entidades públicas desde 2015 a la fecha.

Hubo mucho pataleo del sector político, de la misma ASEJ y de diputados para evitar que esto sucediera, pues la obligación en la publicación de los informes existe desde el año 2015 al ser la ASEJ un “sujeto obligado directo” responsable de publicar información en su portal y en el Sistema de Portales de Transparencia (SIPOT) de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), además de ser susceptibles de ser evaluados por el ITEI.

Como lo dijo Cynthia Cantero Pacheco, presidenta del ITEI, los informes atienden demandas añejas de la ciudadanía para conocer información que hasta ahora era sólo exclusiva para unos cuantos y para la cual uno como reportero le batallaba con la infinidad de excusas de los sujetos obligados para sacar la vuelta.

“Esta información que tiene que ver con los informes finales de auditoría es información que se ha estado demandando por parte de la sociedad jalisciense en cuanto a la publicación y difusión de la misma, por parte ya sea desde la instancia que lleva el trabajo técnico de auditar los entes públicos, en este caso la ASEJ o por medio del Congreso del Estado”, dijo Cantero.

Los informes corresponden a las auditorías realizadas a los ejercicios de 2015, 2016, 2017 y en algunos casos hasta 2018.

El auditor superior del estado de Jalisco, Jorge Alejandro Ortiz Ramírez, presentó el sitio web www.asej.gob.mx, en el que se pueden consultar los informes tras “un esfuerzo extraordinario para desarrollar un micrositio que permite la consulta de informes de auditorías sobre revisiones a cuenta pública”.

“Estamos publicando esto para que la ciudadanía y los medios de comunicación lo consulten y que sea una presión social para mejorar el ejercicio del gasto público (…) Nosotros estamos subiendo lo que a la institución corresponde enviar al Congreso, la última versión de los informes que conforme a las etapas de fiscalización tenemos en la institución”, dijo Ortiz.

Pero hagamos un pequeño muestre estrenando esta herramienta. La mayoría de las auditorías presentadas este año por la ASEJ a la comisión de vigilancia del Congreso del Estado para su verificación, se refieren a cuentas del 2016, en las cuales destaca el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) con erogaciones sin justificar por 56 millones 590 mil pesos o el ayuntamiento de Guadalajara que con poco más de 38 millones de pesos observados superó al Ejecutivo estatal que ese año sumó 32.5 millones de pesos.

Contra el Ipejal, la principal erogación fue por concepto de “compras de medicamentos y productos farmacéuticos” por 29 millones 516 mil pesos. En esta partida no se proporcionó el tope a los precios de los medicamentos, inventarios de medicamentos, entradas y salidas de medicamentos de las farmacias, ni cotizaciones para justificar la compra directa de medicamentos como “mejor opción”.

Claro que el Ipejal tiene una larga cola en otros temas, sobre todo sus inversiones en proyectos de riesgo -Chalacatepec, Abengoa, las Villas Panamericanas-, pero el tema de los medicamentos y la imposible de negar relación que tienen contra el próximo virrey, digo delegado estatal Carlos Lomelí, será algo en lo que el próximo gobernador Enrique Alfaro tendrá que entrar de fondo y cumplir su palabra como él mismo lo prometió en campaña, so pena de mostrar que lo único que buscaba era votos y a final de cuentas se arregló con los morenistas para no enardecer a su -¿ahora sí?- admirado AMLO.

El Ejecutivo estatal tuvo una de sus mayores observaciones en la Secretaría de Educación, 13 millones 291 mil pesos, al no justificar erogaciones en las partidas de materiales y suministros y en la de productos alimenticios para personas. También hay otra por 4 millones de pesos erogados en la partida “otros subsidios para inversión”.

En el caso de Guadalajara, cuyo informe 2016 fue enviado al Congreso el 13 de julio pasado, hay observaciones diversas, como la de 5 millones 487 mil pesos por la contratación del servicio de “póliza de voz y datos”; 1 millón 435 mil por “póliza de servicio para mejorar tu ciudad”.

Una  de las observaciones más elevadas se refiere a 11 millones 59 mil pesos por “arrendamiento puro de equipo de cómputo”.

Otra observación, por 4 millones 553 mil pesos, es “pago de contraprestación” que no validó el correcto destino y aplicación de los recursos.

Otra que destaca es por 6 millones 303 mil pesos por “horas extraordinarias” sin soporte documental, una más por 2 millones 517 mil pesos por rehabilitación de camellones, glorietas y parques en varias zonas, además de 7 millones 193 mil por supervisión externa a la sustitución de luminarias, focos y balastros de alumbrado público.

Existe además una observación por 9 millones 436 mil pesos por el incumplimiento en la cesión para equipamiento a favor del municipio en el fraccionamiento Real del Nilo.

Lo anterior es apenas una rascadita a las ronchas que tiene el cuerpo público jalisciense. Le recomiendo a cualquiera de mis amables cinco lectores que le entren a la checada, que por fin y por gracia de la presión social, ahí están a la vista de todos, como minifalda setentera.

PARTIDIARIO

Guadalafosa: Hasta que ocurrió el rompimiento en el cártel Jalisco Nueva Generación comenzó a darse con fosas clandestinas en la zona metropolitana de Guadalajara. Y no es que no existieran antes de este pleitazo que a diario produce al menos 5 asesinatos, sino que ahora se da con las tumbas porque las autoridades reciben informes de los propios delincuentes que ahora se odian entre sí luego de compartir dinero, drogas y excesos de todo tipo. Para acabar pronto, cero inteligencia de las autoridades, puro pitazo…

Y ya con ésta: Si Pablo Lemus logra traer el CONACyT a Zapopan, consolidará con mucho su futura aspiración a ser el elegido de Enrique Alfaro para 2024, porque con ello terminará con el Chernóbil tapatío en que se convirtieron las Villas Panamericanas y logrará traer uno de los organismos que más crecerán en el sexenio en cuanto a su influencia, dada la intención del prójimo prejidente de invertir en educación, ciencia y tecnología como los factores para lograr un cambio sustancial en el país….

Compartir

1 comment

  1. Pepe 21 agosto, 2018 at 15:12 Reply

    Hola!
    Me parece una burla la difusión de las auditorías, porque vienen todas rasuradas.
    Te pongo un ejemplo: Al IPEJAL se le hicieron observaciones que rebasan los mil millones de pesos y misteriosamente, en una noche, desaparecieron y a manera de ejemplo te comento que una de ellas es un contrato con ABISALUD para la distribución de los medicamentos que le compraron a sobreprecio, es decir, además de pagarle costos elevados por la medicina, le pagaron por llevarlos a los 4 centros de atención médica que tiene el Instituto de Pensiones y el costo fue nada más y nada menos que de ¡80 millones de pesos!
    Esto está en las observaciones que desaparecieron, pues el IPEJAL aparece finalmente con señalamientos de 56.6 millones de pesos…. INCREÍBLE!
    Así están todas las auditorías, me parece que el auditor Jorge Alejandro Ortiz Ramírez debería dar explicaciones al respecto, porque va que vuela a ser alumno de Alonso Godoy o bien, es buen negocio ser el auditor de Jalisco.

Dejar un comentario