AMLO no debe olvidarse de Morena

1330
0
Compartir

Andrés Manuel López Obrador haría bien en no olvidarse de Morena, el partido que fue su plataforma rumbo al tres veces buscado y por fin logrado triunfo presidencial.

Antes de llegar a la presidencia y dedicarse a gobernar el país, AMLO tiene el deber -por lo que él ha representado para la oposición mexicana desde hace lustros-, de encarrilar al partido sobre vías democráticas que garanticen un ideario de izquierda social, con una representación ciudadana real y consulta a las bases, porque urge quitarle el tufillo que el pragmatismo electoral y el caciquismo político le han dejado.

Antes de gobernar, porque para eso lo elegimos y no para que siga siendo líder partidista, López Obrador no puede dejar que Morena se encarrile solo porque los vicios que carga, su estructura verticalísima, la llegada y posicionamiento jerárquico de personajes que sólo buscan candidaturas o cargos de dirección, y la falta de democracia interna, remiten a las peores y más viejas prácticas de los partidos políticos tradicionales.

En Jalisco como en casi todo el país Morena es un zombi arrastrado por la ola del Peje, cuyo descarnado paso va quedando a la vista conforme el agua regresa a su cota.

Morena para tener esqueleto y músculo necesita un cambio rotundo, fuera de la ortodoxia casi leninista en su estructura jerárquica y de su pragmatismo electoral que lo llenó de políticos gaviotas.

Por ahora la lucha de poderes dentro de Morena tiene dos caras:

La del superdelegado Carlos Lomelí, quien le metió una millonada para quedar no tan lejos de Alfaro en un firme segundo lugar en la elección para gobernador. Empoderado pues.

Y la del enlace del comité nacional en Jalisco, Alejandro Peña, quien se ha encargado de tener el control real sobre las diferentes corrientes que integran el colectivo morenista jalisciense, por más que el estatuto prohíba las tribus.

Pero son ellos dos quienes controlarán al partido, al menos en el mediano plazo, el suficiente para incidir en la formación de una estructura real en Morena, lo que tendría que iniciar con la democratización mediante asambleas.
Es lo que se espera de una agrupación política unida en esencia por el afán de justicia social y fin a la impunidad.

En tanto, en el enfrentamiento que ya se vislumbra, Alfaro aunque no quiera va a tener que tratar con Lomelí sobre todo en temas de apoyos sociales federales de todo tipo.

Y Lomelí aunque quiera no va a poder ver con Alfaro asuntos como la seguridad o la hacienda, pilares de la gobernabilidad en cualquier esfera pública.
PARTIDIARIO

Naranja guinda: La filiación partidista fue lo que finalmente partió en tres bloques a la Federación General de Trabajadores del Estado y Municipios (FGTEM). Martha Elia Naranjo se fue con todos los DIF que estaban afiliados a la central y se declaró lista a “cumplir la encomienda” de Enrique Alfaro para fiscalizar y vigilar el uso de recursos del Instituto de Pensiones del Estado. Cuauhtémoc Peña Cortés se queda a cargo de la FGTEM con unos 7 mil afiliados según dijo, entre ellos sindicatos como los del Siapa, Consejo Municipal del Deporte Guadalajara, Cruz Verde, Protección Civil, CEDHJ o de ayuntamientos como Tamazula, Zapotlán, Tequila, Autlán, Cruz Verde, Protección Civil, entre otros. La tercera tajada es la de los Hospitales Civiles y sus 7 mil trabajadores de base, que ya sabemos para dónde los va a mandar el licenciado RPL, tan amigo de Alfaro él…

Y ya con esta: Hasta que se reúna con AMLO es un misterio el tipo de relación que habrá entre el próximo presidente de México y Enrique Alfaro, gobernador electo de Jalisco. El tono moderado alfarista desde su regreso del cuasi mes vacacional, habla de que el descanso le sentó bien, como también su largo tuit del lunes por la noche a través del cual hizo una ardorosa defensa del federalismo. Por lo pronto dice que va a empezar a dialogar en directo con Alfonso Durazo el tema de seguridad sobre todo para decidir cómo se cuadra en Jalisco la próxima Fiscalía estatal. Y con Esteban Moctezuma para el tema educativo. Pero hasta que se reúna con AMLO, hasta entonces…

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.