QUE ARREGLEN SU COCHINERO ANTES DE IRSE

272
0
Compartir

Restan solo algunos meses para que los actuales gobiernos entreguen sus oficinas a los nuevos gobernantes que resultaron victoriosos el pasado primero de julio; irán llegando de a poco en los meses de octubre, noviembre y diciembre, cuando finalmente el gobernador electo asumirá como titular del Poder Ejecutivo. Pero  mientras tanto, qué hacemos con la inseguridad que vivimos y padecemos millones de Jaliscienses en este Estado, porque ciertamente, la lógica nos dice que algo brillante, una estrategia quizá de primer mundo tendrán que sacar de la chistera quienes holgadamente ganaron con votos. Ellos son en quienes tenemos la esperanza puesta para que accionen contra la delincuencia, pero insisto, qué hacemos con esos tres, cuatro y cinco meses de angustiante espera. 

Exigir, exigir, y exigir, no hay más! Que limpien el cochinero. Ellos, los actuales, los que ya están preparando sus cierres, los que están guardando sus pertenencias en cajitas, los que están contratando empresas para que les limpien las cuentas que no salen y los números que no cuadran, son también los responsables de esa inseguridad y de esa intranquilidad en la que nos tienen sumidos. 

No podemos  esperar, los jaliscienses no debemos aguardar a que lleguen los nuevos gobiernos, es obligación de las actuales autoridades, en tanto continúen en el poder, garantizar la seguridad y tranquilidad de sus gobernados. Su compromiso y obligación termina el último día de su gobierno pero lo que hagan o dejen hacer trascenderá su administración.

Para nadie es un secreto que la seguridad pública en nuestro Estado se ha visto mermada por el alza en prácticamente todos los flagelos a cargo de la delincuencia. No hay colonia, barrio, sector, población, ranchería, o incluso municipio que sea ajeno al grave problema de inseguridad que prevalece con o sin la complacencia de autoridades. No hay prácticamente persona alguna que no hayas sido víctima o conozca a algún personaje cercano que no haya sido violentado en sus cosas o en su persona a causa de la inseguridad.

Robos, asaltos, secuestros, crímenes, cobros de plaza,  y extorsiones entre otros, son asunto de todos los días en cualquier rincón del Estado. Lo sé y fui receptor de las quejas, denuncias y preocupaciones e incluso hartazgo de la gente que visité durante los tres meses de campaña.

El estado de derecho siempre ha tenido como fin el contar con paz y tranquilidad en la vida de una sociedad, en donde dicta las reglas a seguir para podernos desarrollar como seres humanos y alcanzar la plenitud en esta vida; por ello es que las autoridades y sociedad deben de manera coordinada buscar siempre mejorar en todos los sentidos.

Dentro de los temas que importan a cualquier sociedad se encuentra la seguridad, seguridad que puedan tener en su vida, patrimonio y desarrollo como seres humanos, por esto la seguridad pública es un tema de cualquier gobierno y de cualquier nivel de que se hable, en donde siempre se deben buscar mecanismos y estrategias para garantizar una seguridad adecuada.

La gente quiere tranquilidad, la gente exige vivir en paz. Es claro que las autoridades correspondientes deben actuar y buscar mecanismos y acciones que permitan de forma coordinada en todos los niveles de gobierno actuar en contra de la delincuencia, en donde se debe dejar claro que el tema de la seguridad es de todos y nos aqueja a todos, donde no podemos ver colores de partido o intereses particulares; es momento de sumar esfuerzos de manera conjunta para buscar mejorar nuestra seguridad y calidad de vida.

El tema que tratamos y el posible aumento de la delincuencia va de la mano con el tema del no hábito o cultura de la denuncia, en donde también si bien es cierto no existe una denuncia, es que la autoridad ministerial o la policía municipal no puede actuar y no se podrá contar con elementos estadísticos contundentes para saber dónde estamos parados.

También sabemos que bastante gente tiene miedo de presentar denuncias por miedo a que las mismas autoridades estén coludidos con los delincuentes y por temor a represalias.

Sin embargo, tenemos a nuestro alcance la posibilidad de implementar campañas preventivas y la posibilidad de buscar que los ciudadanos denuncien los hechos que consideren delictivos y bajo esos esquemas actuar y poner atención en los sectores o lugares que resulten señalados, pero bajo un esquema de coordinación entre las distintas autoridades.

El Fiscal General del Estado de Jalisco y las autoridades de los 125 municipios deben emprender acciones conjuntas o afinar las que tengan para contar con una mejor seguridad pública y en su caso se pueda ejercer de manera coordinada una vigilancia y protección de los ciudadanos; aunado a buscar promover mediante campañas la denuncia de los hechos que consideren delictivos los ciudadanos, resaltando que el tema de la seguridad nos incumbe a todos y como tal debe de tratarse.

Nos queda claro que vivimos en una descomposición social en donde temas como la educación, la cultura, la movilidad, el empleo, el deporte, entre otros, son factores que llevan a una sociedad a un pleno desarrollo o no y que nos falta trabajar en éstos, por ello todos los temas en mención deben ser atendidos, pero es claro que, garantizar la seguridad de los ciudadanos, debe ser de fundamental importancia y debemos voltear los ojos al mismo.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario