Tsunami Morena

2613
1
Compartir

“Arrasa”. “Aplastó”. “Jonrón”. Así calificaron el triunfo el triunfo de Andrés Manuel López Obrador algunos periódicos editados en la Ciudad de México. El triunfo del candidato del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) sorprendió no tanto por confirmarse su victoria, que todas las encuestas serias anticipaban, sino por la ventaja tan holgada que consiguió respecto a sus adversarios.

Con 86 por ciento de actas computadas en la elección presidencial, la coalición Morena-PT-PES que postuló a López Obrador alcanzaba 53 por ciento del total de la votación y 23.7 millones de votos, frente a 22.5 por ciento que significan 10.1 millones de votos para la coalición PAN-PRD-MC que postuló a Ricardo Anaya. José Antonio Meade, postulado por el PRI-PVEM-Panal, llegó apenas a 16.3 por ciento y 7.3 millones de votos. En una proyección simple, López Obrador podría alcanzar al final del recuento de votos, 32 millones, Ricardo Anaya unos 13.5 millones de sufragios, y Meade menos de diez millones de papeletas.

El tsunami electoral en el que se convirtió la candidatura presidencial de Morena, se ve con mayor impacto al revisar los resultados estado por estado en el país. López Obrador ganó en todos los estados del país, excepto en Guanajuato, donde Ricardo Anaya lo aventaja con 200 mil votos. En Jalisco también ganó el candidato de Morena: hasta la noche del lunes (con 86 por ciento de actas computadas) llevaba un millón 160 mil votos, por 959 mil de Anaya y apenas 411 mil de Meade.

Hay entidades donde AMLO supera nueve a uno a sus adversarios, como en Tabasco, cinco a uno en Tlaxcala, cuadriplica su ventaja en Nayarit y Quintana Roo. En la Ciudad de México, López Obrador duplicó los votos al candidato del PAN-PRD-MC y cuadruplica los votos de Meade.

Al final del recuento de votos, Morena será el partido más votado de México con unos 28 millones de votos, seguido del PAN con 11.4 millones y el PRI con apenas 8 millones de sufragios. El PRD podría caer al quinto o sexto lugar, por debajo de PT y PES.

La caída del PRI es tan estrepitosa que no ganó la elección presidencial en ningún estado del país.

El tricolor también perdió en los nueve estados donde se elegían gobernadores o jefes de gobierno. Morena ganó la Ciudad de México, Morelos, Chiapas, Tabasco y Veracruz. El PAN se llevó tres estados: Guanajuato, Puebla y Yucatán, y Movimiento Ciudadano ganó sólo Jalisco con Enrique Alfaro Ramírez.

Morena arrasa no sólo en la elección presidencial, sino también en el Congreso de la Unión. Será primera fuerza legislativa en la Cámara de Diputados con 193 legisladores, además de los que ganarían sus aliados PT con 61 y PES con 58, según proyecciones de Javier Márquez, de Oraculus. En el Senado la coalición Morena, PES y PT alcanzaría hasta 70 de 128 senadores. Por su parte el PAN alcanzaría 22, nueve el PRD y siete Movimiento Ciudadano.

El triunfo de López Obrador y de su partido que apenas fue registrado oficialmente hace cuatro años, es a la vez la gran derrota de la partidocracia tradicional: el PRI, PAN y PRD. No es coincidencia que éstos sean los mismos partidos que firmaron el Pacto por México que impuso las reformas estructurales.

El resultado de las elecciones del pasado domingo confirma que había un extendido rechazo social a la partidocracia tradicional que ha gobernado el país los pasados 30 años, y en particular al gobierno de Enrique Peña Nieto.

La oleada de votos que barrió con la partidocracia tradicional se nutrió del rechazo a las reformas estructurales de corte neoliberal, a la guerra que ha ensangrentado México y a la enorme corrupción de la actual clase gobernante.

Pero este tsunami electoral a favor de AMLO y Morena no debe hacernos olvidar que hay otros 30 millones de mexicanos que no votaron y que no están representados en los partidos políticos, viejos o nuevos. Para millones de personas, el cambio de partido en el poder no representa en realidad un cambio en sus condiciones de vida.

Compartir

1 comment

  1. marioguz443@gmail.com 12 julio, 2018 at 23:00 Reply

    Si no votas y no te involucras en la política nacional , entonces ,por decisión propia , aceptas a que te gobierne una mafia , aceptas el desfalco del erario público , aceptas los salarios de hambre que recibes , aceptas la ola de muerte que padeces , aceptas los privilegios de la clase política !! Yo no lo acepto ! Y por eso estoy, con todo, con el lic Andrés Manuel López Obrador y su partido político : MORENA ; hoy todos somos responsables de que la nación progrese , y , al decir : todos , te incluyo también a ti que no votastes por nadie y a ti que votastes por el PRI, pan, PRD o cualquier otra fuerza política , al igual que a todos los que si votamos por morena ; hoy es tiempo de quitarnos los lastres, las actitudes que por años nos han dividido y nos han hecho prisioneros de unos pocos en el poder ! Hoy , hay esperanza y juntos haremos historia , ya tenemos a un buen equipo en la cima , solo cuestión de escuchar y atender sus llamados .

Dejar un comentario