Anaya sin el PAN; panistas sin candidato

1061
0
Compartir

Anaya no procuró acercarse a los panistas de Jalisco. 

LA CAMPAÑA DE MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ HA SIDO PRÁCTICAMENTE TESTIMONIAL, PUES ANAYA APOYA A ALFARO

La alianza Por México al Frente, que postuló a Ricardo Anaya a la Presidencia de la República, tuvo dos consecuencias importantes en Jalisco: dejó a los panistas locales sin candidato, y al candidato sin el apoyo de los panistas de la entidad.

Las escasas visitas de Anaya a Jalisco se dieron en un marco de confusión de identidad, entre los pocos panistas que aún se mantienen en el partido y no se atrevían a mezclarse con Movimiento Ciudadano, los panistas que se alejaron anticipadamente porque no estaban de acuerdo con la candidatura de Anaya y los que ya desde hace tiempo emigraron a MC.

De esta manera, las pasiones no se desbordaron para apoyar al candidato panista en Jalisco. Pero tampoco Anaya hizo lo que se necesitaba para acercarse a los panistas.

Claro, estas condiciones de relación entre los panistas y su candidato tuvieron sus antecedentes. El primero de ellos, todo lo que hizo el abanderado presidencial al interior del blanquiazul para quedarse con la candidatura.

Los panistas tradicionales se habían pronunciado a favor de la candidatura de Margarita Zavala, en particular los ex gobernadores Alberto Cárdenas Jiménez, Francisco Javier Ramírez Acuña y Emilio González Márquez. La esposa del ex presidente Felipe Calderón se fue del partido ante todas las acciones que había emprendido Ricardo Anaya para ser él quien fuera postulado, por lo que de entrada esta corriente no se movió ya en la campaña, como una marcada protesta.

Sumado a eso, ya desde hace seis años un grupo importante de panistas, vinculados a lo que se conocía como el grupo del comité estatal, había empezado a vincularse con el ahora candidato a gobernador de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro, algunos abiertamente y otros de manera velada. Todos ellos, ya ni se preocuparon por sumarse a la campaña panista.

Cuando se definió el frente para la elección federal, hubo algunos panistas que esperaban que también la alianza se aterrizara en Jalisco. Sin embargo, Movimiento Ciudadano, y en particular Enrique Alfaro, no mostraron nunca interés porque esto sucediera. Así, no sólo no hubo acuerdos, sino incluso diferencias.

Al agotarse el tiempo para las alianzas, los panistas se resignaron a ir solos y postularon a uno de sus pocos militantes que aún se mantenían sin cuestionamientos, el ex secretario de Educación, Miguel Ángel Martínez Espinosa. Sin embargo, su campaña ha sido prácticamente testimonial, limitándose a entrevistas en medios de comunicación, algunas actividades en la zona metropolitana de Guadalajara y muy pocas visitas al resto de la entidad.

Solamente algunos panistas fueron postulados en Jalisco por Movimiento Ciudadano, aunque en la mayoría de los casos en espacios en las planillas municipales o como suplentes de candidatos a diputados.

La conformación de un frente nacional no aterrizado a lo local provocó que en las primeras visitas de Ricardo Anaya hubiera una especie de disputa por quién era el candidato al que respaldaba en Jalisco. Encima, también aparecían en los actos proselitistas los candidatos y dirigentes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que también van en el frente.

Miguel Ángel Martínez.

Ricardo Anaya no hizo pronunciamientos al respecto y, ante los cuestionamientos de los medios de comunicación, sólo hubo respuestas ambiguas.

Eso, mientras el candidato presidencial panista se mantuvo con posibilidades. En cuanto empezó a ser clara la diferencia que mantenía sobre él Andrés Manuel López Obrador, también la emoción en Jalisco empezó a decaer.

Para los emecistas, además, Anaya Cortés se convirtió en un candidato incómodo que, adicionalmente, no les aportaba nada. De hecho, en la última visita del candidato panista a Guadalajara, se difundió ampliamente la fotografía en la que Enrique Alfaro aparecía atrás, en uno de los extremos, como si quisiera no aparecer. Con la ventaja que el candidato naranja tiene en el estado, de nada le sirve que lo relacionen con el panista.

Esta situación también resolvió el problema que tenían otros emecistas quienes, a pesar de las diferencias que se han acentuado entre Enrique Alfaro y López Obrador, siguen con la idea de respaldar al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia.

Jalisco se había convertido en un estado atractivo para Ricardo Anaya, no por los panistas, sino justamente por la ventaja que tenía Movimiento Ciudadano. Por su parte, el equipo de Enrique Alfaro calculó que tener presencia en la elección presidencial les ayudaría a jalar más votos y unificar el respaldo para otras candidaturas, especialmente a diputaciones locales y federales; sin embargo, el voto diferenciado en Jalisco parece inminente.

Por su parte, la indefinición de Ricardo Anaya, quien no se preocupó por conquistar a los panistas de Jalisco, ha hecho que no exista tampoco la intención de quienes aún quedan en el blanquiazul de mover al voto por su candidato. Así, una de las entidades que más se había dificultado a López Obrador se fue sumando a la inercia nacional. Las encuestas que se han publicado marcan que el tabasqueño podría también ganar con una amplia ventaja en Jalisco.

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.