Cuando paridad política no es paridad de género

198
0
Compartir

A nuestros candidatos que se enredan al tratar de darnos una explicación sobre su postura frente a la interrupción legal del embarazo podríamos decirles, como una de las diputadas argentinas que mejor argumentó sobre la reforma aprobada en ese país: relájense. El problema no es su opinión moral y personal. El tema es cómo se atiende un problema de salud.

Lo que está pendiente no es en estricto sentido el aborto. Se trata del derecho de las mujeres a la atención médica cuando toman la decisión de no ser madres.

Cada que el tema sale a relucir y los candidatos intentan fijar su postura, encontramos dos tipos de intento de representantes: los que se envuelven en una falsa capa de defensores de los derechos humanos y las libertades, pero se enredan autocensurándose para no incomodar a la iglesia católica y a los sectores conservadores. Los otros son los que salen del atolladero con un “estoy a favor de la vida”.

Y hablo de los candidatos porque, tristemente, las mujeres que lograron la paridad horizontal en la legislación local, que se aplica por primera vez en estas elecciones, no han hecho declaraciones sobre las libertades y derechos de las mujeres.

Es posible que logremos una mayor representación femenina en ayuntamientos y congreso, pero eso no significa que tengan una agenda de género.

Porque mientras los políticos, y aquí sí podemos incluir a los candidatos  independientes, consideran que son ellos quienes deben decidir si nos conceden derechos y nos reconocen nuestras libertades, cientos de mujeres interrumpen sus embarazos en condiciones que ponen en peligro su vida o disponen de cantidades importantes para poder llevar a cabo la interrupción en la Ciudad de México. Esto, sin contar las cifras de embarazo adolescente, rubro en el que nuestro país ocupa el primer lugar entre las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Entre los candidatos se pueden contar con los dedos de una mano a aquellos que entienden sobre lo que las libertades y derechos de la mujer representan en una agenda de equidad. Y aún a ellos los hemos escuchado con declaraciones ambiguas, intentando escapar lo más pronto posible cuando son cuestionados.

Definitivamente las campañas no fueron el mejor espacio para revisar este tema, pero cuando estas pasen, no podemos seguir permitiendo que quede fuera.

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.