Una ciudad en llamas

134
0
Compartir

Primer acto: desaparecen tres estudiantes de cine, las investigaciones indican que fueron disueltos en ácido. No hay restos de ropa ni piezas dentales, en la historia de novela negra la autoridad investigadora, como siempre, se queda corta, no llega a los líderes de nada, no desmantela una célula de un cártel. Tortura a unos tipos y da por cumplido el asunto. Para ellos los autores materiales son los culpables, son como un médico que extirpa un grano y cree que se acabó el cáncer.

Segundo acto: Entra a escena Luis Carlos Nájera, sobre quien penden recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos humanos por abuso y tortura, quien fuera el primer Fiscal General del Estado en esta gubernatura, después de haber sido Secretario de Seguridad Pública con Emilio González y que fue destituido de su cargo en 2015, dejando como saldo 2 mil 906 casos de personas desaparecidas sin una sola averiguación previa de desaparición forzada.

Para Nájera, en su periodo como Fiscal, 196 personas se extraviaron (¿cómo se extravían unas llaves?); 400 no aparecían por ausencia voluntaria, es decir, se largaron sin avisar, fueron por cigarros; mil 972 sin información, es decir, sepa la bola qué les sucedió; y finalmente las 338 restantes tenían relación con algún delito, pero nadie fue privado de su libertad por parte de agentes del Estado o grupos que actuaron con su apoyo y que se negaron a reconocer dicha privación, con el fin de sustraer a la persona de la protección de la ley, es decir, no hubo desapariciones forzadas… ajá.

Ante la ruptura de la hegemonía del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), con el pleito que está en boca de todos entre su líder y uno de sus principales colaboradores, Nájera regresó como secretario del Trabajo, lo que no puede sino dejarnos perplejos y llenos de preguntas.

¿Por qué un ex policía con experiencia al mando de corporaciones de seguridad por más de dos décadas es nombrado secretario del Trabajo?

¿Qué credenciales tiene para ese puesto? ¿Vino en realidad a otra cosa y se le otorgó ese cargo para darle protección estatal mientras cumplía con qué encomienda?

Finalmente, el 21 de mayo sufrió un atentado en su contra mientras comía en un restaurante. Como película de gánsteres en Chicago, Nájera escapó en un taxi y contó, sonriente, provocador y combativo la forma en que había hecho frente al grupo de sicarios y los había repelido. La alegría del ex fiscal que salvó la vida fue criticada en redes sociales porque, en medio de la trifulca, quemaron camiones y en uno de ellos murió calcinado un bebé. ¿De qué se ríe Nájera?, preguntaba una sociedad perpleja y dolida. Nájera deja su cargo y desaparece por entre los telones.

Tercer acto: Hay ajustes de cuentas y ejecuciones por toda la ciudad, personajes son ultimados a tiros en distintos lugares, restaurantes, calles.  Es detenida Rosalinda N, esposa del líder del CJNG. De un balazo en la nuca es asesinado el suegro del hermano de Enrique Alfaro, candidato a gobernador por Movimiento Ciudadano y en lo federal por la Alianza PAN-PRD-MC.

Telón. A la ciudad la cubren la duda y el silencio.

¿Cómo se llama esta obra?

EtiquetaZul
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.