La desesperanza que deja el nuevo fiscal

116
0
Compartir

La primera entrevista formal que concedió el nuevo fiscal para desaparecidos, José Raúl Rivera Rivera, dejó desesperanza. Su manera de referirse al tema, de proteger a sus jefes y de descalificar las protestas, hacen pensar que habrá pocos cambios en la manera en que se ha enfrentado una de las realidades más dolorosas de Jalisco.

Rivera Rivera afirmó que las manifestaciones, cuyo número ha aumentado en los últimos días, especialmente a raíz de la desaparición de los tres estudiantes de la Universidad de Artes Audiovisuales, es negativo para las familias.

Su declaración al periódico Mural fue ésta: “tantas marchas están vulnerando el aspecto emocional de los familiares de las víctimas”. Después de leerlo, lo primero que hay que aclararle es que la vida emocional de las familias está destrozada por la desaparición de sus seres queridos y por una autoridad indolente, que no los busca.

También minimiza la falta de apoyos para realizar su trabajo. Aquí habría que mencionarle que la primera persona que fue nombrada en ese cargo se fue por eso, según ha trascendido en los últimos meses. No había apoyo, no le permitieron tener personal capacitado y querían obligarla a que trabajara con el mismo personal que hasta ahora no ha dado resultados y, ellos sí, han revictimizado a las familias.

Además, llama la atención su respuesta sobre la dimensión del problema, al hablar de las cifras.

Es cierto, el número de desaparecidos cambia, según quien lo aborda.

Pero el origen de esas diferencias es la negativa de la autoridad a reconocer cuál es el problema real y, adicionalmente, la cifra negra que provoca la desconfianza de los familiares en las autoridades.

Es cierto que Raúl Rivera llega a la fiscalía cuando el problema se salió de control. El tema de las desapariciones había sido minimizado por la Fiscalía, escondiéndolo en la criminalización de las víctimas, hasta que el caso de los tres estudiantes dejó claro que también los ciudadanos comunes y corrientes desaparecen.

La participación activa de la Federación de Estudiantes Universitarios de la Universidad de Guadalajara tiene molesto al gobierno del estado, que considera actúan por motivos políticos, especialmente por la alianza entre el grupo UdeG y Movimiento Ciudadano.

Por momentos parece que a las autoridades les preocupa más la inconformidad social que el problema en sí.

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox