Quién ganó y quién perdió en el debate

3516
0
Compartir

El gran perdedor fue Miguel Castro, él tenía que demostrar que no estaba en tercer lugar, tenía que dar razones para que el electorado lo siguiera considerando contendiente. En lugar de eso hizo el ridículo. Se equivocó explicando su propuesta de los brazaletes con geo localización para evitar feminicidios y pareció que se los iba a poner a las mujeres cuando en realidad plantea usarlos en los que tienen denuncias o algo así, de todos modos la propuesta es un poco asnal pero ya presentarla mal le resta todavía más puntos.

Lo del antidoping y exámenes psicológicos a los candidatos fue un batazo de foul que se salió del estadio y fue a parar a los jardines del olvido y la indiferencia. No pegó y a nadie parece importarle su idea reciclada. Los asesores de Castro no entienden que el manual de hace 10 años está caduco.

“Vamos Miguel, tu propuesta de una universidad nueva está pegando, tiene mucho potencial, no importa que todos los candidatos de Morena, en todas las rancherías de la patria, estén proponiendo lo mismo como parte de un plan federal que tampoco es muy bueno que digamos y que todo mundo ha cuestionado muchísimo. Eso va a hacer que te veas como un estadista, como Churchill. regálales un libro y una calca, es más, pégate una en la solapa”, debió haber dicho algún representante del Mesozoico en su cuarto de guerra.

La bala de plata no ajustó ni para un meme.

El problema es que el debate dejó a Miguel en tercer lugar, los memes, los cartones, las notas y las columnas se centran en dos: Lomelí y Alfaro y ese es el peor escenario para Castro, el peor resultado posible.

Carlos Orozco demostró que su candidatura es un adorno, un requisito que el PRD tenía que cumplir y que no ameritaba, ni siquiera, mandar a la guerra un personaje que pudiera dar la batalla. Se enfrascó con Lomelí como si estuviera pontificando en un salón de prepa mientras los alumnos se debaten entre el hastío, la indiferencia o el franco desacato.

Por puro ocio me imagino un municipio, ya no digamos un estado, gobernado por él y la pura idea me hace elevar a Layín a proporciones de estadista, así de enano el candidato del PRD.

Cosío es un buen histrión pero estoy seguro que no cosechó ni un voto, su papel es aparecer y apareció, queda en empate.

La candidata de Nueva Alianza, tan relevante para esta contienda que no sé su nombre y ni siquiera lo voy a buscar en Google para ponerlo en la columna, es así de poco importante. A la aplastante mayoría de los votantes les importa un rábano y no hay poder que logre cambiar eso. Ahora que le hubiera servido, por motivos meramente de dignidad, saber donde poner sus cartulinas.

Los guantones se dieron entre Alfaro y Lomelí, ah, creo que había un candidato barbón que decía representar al PAN y leyó una homilía pero bueno, el caso es que Lomelí se defendió como gato panza arriba de los ataques de todos, lo que nos hace preguntarnos, ¿Si el puntero es Alfaro, porqué la lluvia de heces fecales descendió sobre Lomelí?

Ahí que cada quién saque la teoría de la conspiración que mejor le venga en gana.

Lomelí fue capaz de conectar un par de ganchos que parecieron doler, el primero con la portada de la Jornada cuyo titular decía “Antes de pactar con Padilla me retiro: Alfaro” y otro sobre la posible traición de Alfaro a Anaya.

Aunque en su ronda final el emecista dijo “como se lo prometí a mis hijas respondí todos los cuestionamientos”, yo no lo escuché responder o aclarar nada sobre la promesa de retirarse de la política antes de pactar con Padilla. (Igual no descarto la posibilidad de haberme quedado dormido cuando esto pasó).

En un acto histriónico Alfaro sacó un USB y amenazó a Lomelí con demandarlo con los contenidos del mismo. ¿Neta? ¿Dónde lo puede consultar uno o que? A mí se me hace chafísima decir ‘traigo un USB con tus cochupos pa’ que tengas cuidado’, es el petate del muerto, cualquiera puede sacar un USB amenazante y eso pos más allá de buscar desestabilizar al rival ¿qué?.

Pero no se interprete esto como que Alfaro hizo un mal papel. No, para nada. Resistió, no cometió errores y se mantuvo firme. Pero no fue aplastante.

Así que el gran ganador, para mi gusto, por el mero hecho de sobrevivir y mantenerse en segundo lugar, distante claro, pero en segundo y así dejar claro que esto es entre dos, fue Lomelí.

EtiquetaZul
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.