Represensión y alianzas inconfesables, legado de Alfaro

692
0
Compartir

Alfaro desalojó a comerciantes del Centro.

LE RECUERDAN AL CANDIDATO A GOBERNADOR LA SERIE DE DESALOJOS Y ATROPELLOS QUE REALIZÓ EN GUADALAJARA

Por Guillermo Gaxiola

Enrique Alfaro, quien está dentro de la pelea por la gubernatura del estado, trae consigo una larga lista de críticas y hechos que dejó durante su corto mandato en la capital de Jalisco. Esta lista hoy circula en redes sociales y WhatsApp para recordarle al candidato a Gobernador que no va en día de campo a la próxima elección. Estos episodios alfaristas pueden dividirse en tres bloques: represión y desplazamiento a comerciantes; negocios y construcciones, y alianzas políticas que ponen en tela de juicio su proyecto político-ciudadano.

Una de las primeras acciones de Alfaro como alcalde tapatío fue, según dijo, “poner orden y limpiar” el Centro Histórico de Guadalajara. Nadie pensaba que esa limpia consistiría en desalojar a comerciantes y ambulantes de las plazas tapatías y zonas establecidas. Tres casos: comerciantes del centro tapatío; desalojos en la Feria del Calzado; y los calandrieros. Sobre los primeros quedan los registros del Tianguis Navideño, comerciantes del Tianguis Luis Manuel Rojas y ambulantes de la zona de Obregón, estos últimos desplegados con gas lacrimógeno durante una manifestación el día 26 de noviembre de 2015 frente al mercado San Juan de Dios. Días pasados a ese enfrentamiento, en la tarde del viernes 6 de noviembre, decenas de comerciantes ambulantes se reunieron en el Jardín de San Francisco; los policías municipales estaban presentes triplicando su presencia frente a los comerciantes quienes, decían, esperaban lo acostumbrado: “empujones, provocaciones y arrestos”.

También se vieron afectados los comerciantes de la Feria Permanente del Calzado, los cuales tenían 30 años de antigüedad en la zona. El operativo de desalojo, efectuado en noviembre de 2016, se dio a través de la Dirección de Inspección y Reglamentos; se instalaron tres filtros de seguridad para que los locatarios no se metieran en la feria, dando pie a una riña entre los comerciantes y la Policía de Guadalajara. A quienes también llegó “la limpia” fue a los calandrieros apostados en el Centro Histórico. Ante la iniciativa del Ayuntamiento, el secretario general de la Unión de Carruajes de Alquiler, Rafael Méndez, comentó que ellos (los calandrieros) tienen el aval de veterinarios y de la Asociación de Médicos Veterinarios de Jalisco. Estos casos contrastan con la fotografía que circula en redes: Enrique Alfaro comprando una dona azucarada a un vendedor ambulante.

El segundo bloque de esta recreación mnemotécnica puede resumirse en una palabra: Iconia. En el completo artículo de Violeta Meléndez, “Iconia, el capricho de Alfaro”, se lee que en abril de 2016 se anunció que se pondría en marcha el Plan Maestro Huentitán: una veintena de obras públicas para ese distrito por 688 millones de pesos. Ahí se incluye el proyecto principal que financiará al resto: el desarrollo inmobiliario Iconia a cargo del Grupo Hotelero Salamanca. El proyecto se presentó a los habitantes de Huentitán; sin embargo, ellos no aprobaron Iconia pues, decían, “implica la privatización del terreno municipal de la calzada Independencia y Periférico Norte para detonar un núcleo habitacional y comercial de carácter privado”. Además, indicaron que dentro de las consultas ciudadanas no se especificaba que “se le entregarían a Grupo Hotelero Salamanca 5 hectáreas de 13 que son públicas”.

Ligado a esto, están las obras del Parque el Deán y el parque San Rafael. En ambos casos, según los vecinos, ha habido represión hacia quienes están en contra. En el primero se pretende ampliar el vaso regulador al interior del parque; sin embargo, habitantes de las colonias Higuerillas y La Nogalera, consideran que la obra se convertirá en un ecocidio para el Parque Liberación puesto que se talarán 70 árboles. Durante una de las manifestaciones en contra de dicha obra, uno de los participantes indicó: “Nos echaron caballos encima, llegaron de una manera violenta para tratar de impedir que estuviéramos presentes”.

En el parque San Rafael el panorama es similar, incluido el uso de la fuerza pública: se pretende hacer la construcción de un vaso regulador en la zona y los vecinos del lugar se oponen, argumentando que la construcción sólo traerá inundaciones. El día 24 de junio del 2017, personal del Ayuntamiento de Guadalajara y del SIAPA reanudaron la construcción del vaso regulador en esa zona, ello a pesar de la suspensión otorgada por la justicia federal. Por esta razón, algunos vecinos intentaron impedir las maniobras, pero fueron desalojados con violencia por la policía municipal; cuatro personas fueron arrestadas, una de ellas fue una mujer de 71 años de edad, según relataron los afectados.

Igual de polémica ha sido la aprobación de los Planes Parciales de Desarrollo Urbano. Se busca, en base a dicho plan, liberar licencias de construcción de edificios, gasolineras y comercios dentro de zonas habitacionales. Se ha denunciado que esta maniobra afectará negativamente la vida de Guadalajara. No obstante, Enrique Alfaro ha dicho que bajarán todavía más el costo de dichos predios para alentar a inversionistas. Lo problemático aquí, además del impacto ambiental, es la relación de Alfaro con los principales operadores inmobiliarios de Jalisco. Uno de ellos es Raymundo Gómez Flores, uno de los principales accionistas del consorcio GIG; otra es su tía, Beatriz Eugenia, quien es dueña de Grupo Mendelssohn, y Tierra y Armonía. 

Aunado a todo esto, y como parte del último recuerdo ciudadano, se encuentran las nuevas alianzas de Alfaro. La primera se dio con Raúl Padilla López: Alfaro pasó de decir que el líder de la UdeG actuaba “a través de esquemas de presión, manipulación y chantaje” a reconocerle “un liderazgo importante” y “un factor real de poder en el estado”. La segunda alianza se dio con Ricardo Anaya, el candidato a la presidencia por el PAN. En 2012, Alfaro comentó: “El PAN hoy sale por la puerta de atrás de la historia, al basurero, por haberle fallado a los jaliscienses”. Sin embargo, hoy muestra su apoyo a Anaya y lo deja entrar por una ventana. De esto último ha hecho eco el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, quien ha llamado a Enrique Alfaro “traidorzuelo” y “el traidor de traidores”.

Yeidckol Polevnsky, dirigente de Morena.

Rastrero, traidor y farsante.- Polevnsky

En el ámbito nacional Enrique Alfaro también ha dado de qué hablar. Ahora, en 2018, parece muy lejana y remota la alianza formada por Andrés Manuel López Obrador y el candidato emecista a la gubernatura de Jalisco. Durante las campañas de 2012, ambos políticos hicieron un pacto para ganar sus respectivas aspiraciones políticas: AMLO la presidencia y Alfaro la gubernatura. Los dos perdieron frente al PRI. A seis años de esas elecciones, Alfaro y Obrador están más alejados que nunca. Quien ha dejado en claro esto es Yeidckol Polevnsky, la Secretaria General y Presidenta del partido Morena.

Durante una participación con Joaquín López Dóriga, Polevnsky dijo: “Nuestro candidato en Jalisco es Carlos Lomelí, que va a ser el próximo gobernador del estado (…) Ahí (en Jalisco) la amenaza es éste… como dice Andrés Manuel ‘el traidorzuelo’… ¿cómo se llama el pelón este? Alfaro, el de Movimiento Ciudadano. Fíjate lo que hacía: Andrés Manuel lo apoyó cuando el PRD le dio una patada en el trasero (…) y él (Alfaro) pedía el voto cruzado para él y para Josefina Vázquez Mota. Entonces, claro, quedó como el traidor de traidores”.

No es ésta la única vez que Polevsky ha indicado que Enrique Alfaro traicionó a López Obrador. En días recientes, durante un evento de campaña del Dr. Carlos Lomelí, la presidenta de Morena comentó: “Ése (Alfaro) es igual o peor”. En el acto de campaña Polevsky repitió la anécdota de la petición de Alfaro de voto cruzado a favor del PAN en 2012; y finalizó: “Ése es Alfaro: un rastrero, traidor y farsante”.

López Obrador también ha tenido palabras duras para Enrique Alfaro. En septiembre de 2017, el candidato presidencial declaró que Alfaro era un “demagogo, falso”, y que durante su gobierno no estaba cumpliendo lo que ofreció a la ciudadanía. Agregó que el entonces alcalde de Guadalajara estaba “en alianza con políticos corruptos (…) tiene acuerdos hasta con el mismo Aristóteles. Es un simulador”.

El alcalde con licencia de Guadalajara, quien no acostumbra a guardarse sus opiniones, ha preferido mantener la compostura frente a esos señalamientos. Se ha limitado a decir que respeta al político tabasqueño, pero que él (AMLO) vive en otro planeta. Es probable, como indicó en este periódico Juan G. Partida en ediciones pasadas, que tal maniobra de Enrique Alfaro se deba a que considera que tanto él como Obrador ganarán las elecciones del primero de Julio, por lo que quiere llevar la fiesta en paz durante los siguientes seis años. No obstante, el panorama podrá complicarse: su primer coordinador de campaña y figura cercana al alfarismo, Alberto Uribe, declinó a favor de Morena y ahora es coordinador de campaña de ese partido en Jalisco.

Compartir

Dejar un comentario