¡Las campañas estatales no emocionan!

3557
0
Compartir

Alfaro, Carlos Lomelí, Miguel Castro, Cosío, Miguel Ángel Martínez, Rosa Martha y Carlos Orozco.

ENRIQUE ALFARO DEJÓ ABANICANDO A PANISTAS Y PERREDISTAS EN LA DISPUTA POR LA GUBERNATURA 

Las campañas a gobernador no han logrado conectar a los ciudadanos como en procesos anteriores. La atención se ha centrado en las primeras semanas en la contienda nacional, que ha polarizado a los jaliscienses como al resto del país. Las razones del frío ambiente pueden fincarse en la amplia ventaja con la que arranca uno de los contendientes y la claridad que tienen el resto de sus objetivos, que no parecen ser ganar el gobierno del estado.

Hasta ahora, las encuestas por la gubernatura de Jalisco que se han dado a conocer  otorgan una clara ventaja para el candidato a gobernador por Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro Ramírez, con alrededor de 30 puntos.

Esa comodidad en la que logró transitar durante el primer mes de campaña, ha hecho que Enrique Alfaro se preocupe poco por sus contrincantes y haya decidido una estrategia de presencia fuera del Área Metropolitana de Guadalajara.

Esa estrategia tiene diferentes objetivos. El primero de ellos es cubrir el lado que podría considerarse más débil en su campaña, que es el reconocimiento a su imagen en los municipios fuera de la zona metropolitana. Esos municipios, que en algún tiempo fueron más cómodos para el PRI, en los últimos procesos han optado por la alternancia en muchos casos, por lo que Movimiento Ciudadano intenta un mayor acercamiento.

Los emecistas saben que su voto fuerte sigue siendo en la zona metropolitana y las ciudades medias, pero lo que puedan alcanzar adicional no les viene mal, especialmente pensando en que también están en juego las representaciones en los congresos del Estado y de la Unión, y por supuesto las elecciones municipales.

Además, así Enrique Alfaro ha logrado mantenerse alejado de los medios de comunicación de la capital del estado, con quienes no tuvo una buena relación como alcalde. Su equipo de prensa decidió no disponer de apoyo para traslado a los reporteros fuera de la zona metropolitana, como sucede tradicionalmente. Así, los medios solo publican la información que ellos mismos les proveen.

Estar fuera de la ciudad también reduce las posibilidades de confrontación con otras fuerzas políticas.

Para que sus propuestas no se pierdan, Enrique Alfaro ha optado por ofrecer una conferencia de prensa semanal, enfocada a los temas en que decidió dividir su programa de gobierno.

Miguel Castro.

Sin partido

Miguel Castro Reynoso fue a una campaña, literal, sin partido. La estrategia que se decidió fue que en su propaganda de campaña no apareciera el logotipo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), misma que por cierto ya fue señalada por las autoridades electorales, lo que obligará a que incluya al tricolor.

Los casos de corrupción en que se involucran muchos priistas, principalmente ex gobernadores, se han convertido en una carga para los candidatos de este partido, que no han logrado sacudirse.

Pero el partido tampoco ha decidido acompañarlo. La definición de candidaturas, especialmente las de representación proporcional al Congreso del Estado y las de los ayuntamientos, donde aún perdiendo se puede tener acceso a una regiduría, dejaron muchas heridas. Para muchos priistas tradicionales, hubo dos grupos que se aprovecharon del candidato a gobernador para tomar el control del partido: el inmediato al gobernador Aristóteles Sandoval Díaz, y el de Ramiro Hernández y Eugenio Ruiz Orozco.

Una de las consecuencias de esta percepción fue la salida de Héctor Pizano Ramos de la dirigencia estatal del PRI, motivada porque al interior del equipo de Miguel Castro se consideraba que no los estaba ayudando. Así llegó Ramiro Hernández, en quien Miguel Castro confía pero que, para muchos, tiene una visión anticuada de la política, así que no podrá dinamizar una campaña que tampoco despierta emociones.

A lo anterior se suma que en el equipo de estrategia de Miguel Castro solo aparecen personas cercanas al secretario de Gobierno, Roberto López Lara, del gobernador y algunos que estuvieron con el candidato en San Pedro Tlaquepaque, quienes no han logrado diseñar una campaña que impacte. Hasta el momento, la única propuesta que podría destacarse es la de una universidad estatal; sin embargo, las fallas del PRI en materia de educación le restan seriedad.

Para algunos priistas, la campaña tendría que tener como objetivo evitar que Andrés Manuel López Obrador impacte en la elección de gobernador en el estado y envíe al PRI al tercer lugar, lo que cada vez parece más real.

Carlos Lomelí.

Carlos Lomelí, se deja llevar

Justo por ese impacto, el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Carlos Lomelí, ha decidido dejarse llevar. Sin mayores esfuerzos, ponerse la camiseta de Morena le ha significado aparecer y tener una mayor presencia.

Su campaña ha sido tranquila, sin muchas actividades, con presencia la mayor parte de la semana en la zona metropolitana de Guadalajara, donde él mismo ha señalado que están los votos. Incluso, ha dado prioridad a las entrevistas en medios de comunicación sobre la visita a los ciudadanos para pedir directamente el voto.

Miguel Ángel Martínez.

Miguel Ángel Martínez, a rescatar al PAN

Los panistas saben que la elección de hace tres años no es su peor escenario. En esa ocasión fueron reducidos, sobre todo en espacios en la zona metropolitana y en el Congreso, por lo que su apuesta principal es no desvanecerse en la vida política del estado.

Esa fue la apuesta al postular a Miguel Ángel Martínez, un panista tradicional sin antecedentes de mayores escándalos. Sin embargo, no tuvieron refuerzos en el resto de las candidaturas y siguen sin mejorar en presencia. Además, la inseguridad cada vez se relaciona más con la guerra que emprendió el ex presidente Felipe Calderón contra el crimen organizado, por lo que es una factura que en todos los espacios le pasan a los panistas.

Salvador Cosío.

Salvador Cosío, a prueba

Salvador Cosío ha transitado en los últimos años por diferentes partidos políticos y asociaciones ciudadanas. El hijo del ex gobernador Guillermo Cosío no ha dejado la vida pública del estado y siempre se ha mantenido vigente.

Por ello, su candidatura por el Partido Verde Ecologista de México parece más bien la prueba que él mismo se pone: para cuánto le alcanzará.

El Partido Verde va en una coalición nacional con el PRI y Nueva Alianza. Sin embargo, las diferencias en Jalisco con el tricolor no permitieron un acuerdo, por lo que se prefirió buscar a un candidato que ya tuviera conocimiento entre los ciudadanos.

Las alianzas que no se dieron

Quienes también enfrentan campañas para salir al paso y porque no hubo condiciones para ir en alianza son los candidatos del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Carlos Orozco, y de Nueva Alianza, Martha Rosa Araiza.

Sus partidos lograron coaliciones a nivel nacional, el PRD con el PAN y MC, y Nueva Alianza con el PRI y el PVEM. Sus campañas se han limitado a tener presencia en algunos municipios y ofrecer algunas entrevistas, sin que todavía haya habido un tema que los haya hecho colocarse en el centro del debate público.

Compartir

Dejar un comentario