POLVORÍN SOCIAL

Compartir

El cierre de sexenio para Aristóteles el Decadente no pudo estar más alejado de su propios sueños -o de papá Leonel-, los cuales hace poco menos de seis años lo(s) hacían suspirar por cosas más grandes tras haber ganado el cargo de gobernador de Jalisco, el principal de todos ser el sucesor de Enrique Peña en la presidencia del país.

Joven, preparado, priista en el pomposo regreso nacional y local del PRI tras años de panismo clasista y despilfarrador, con un erario multimillonario que le permitiría promocionarse en esa aspiración, todo parecía ideal para su futuro pero muy pronto la realidad lo superó por todos los flancos y lo dejó hecho hoy, en mayo de 2018, en un gobernante sin poder, sin futuro político y que dejará el estado en un polvorín social para donde se voltee a ver.

Comenzó por arropar a funcionarios voraces que venían con él de su época como alcalde de Guadalajara que lo único que buscaron fue hacer negocio.

Comenzó también con su estigma de junior de papá Leonel, el magistradazo que recibió ese cargo en compensación por armar los cuadros para su aspiración presidencial, comenzó incumpliendo promesas tan básicas como evitar que la presa El Zapotillo se construyera para inundar tres pueblos jaliscienses y se llevara el agua a Guanajuato.

Pese a ratificar a Luis Carlos Nájera como jefazo de seguridad en el estado, la inseguridad a días de su llegada le pegó en el gabinete con el asesinato del ¿empresario? José de Jesús Gallegos a quien se ligó con blanqueado de dinero proveniente de bandas criminales.

Llegaron bloqueos, asesinatos, desapariciones, mutilaciones, disoluciones de cadáveres, asaltos de todo tipo y se instalaron cómodamente, mientras el infructuoso esfuerzo por hacer una policía única chocó con los intereses políticos y del cártel que se asentó en sus actos delincuenciales y ahora gobierna el estado.

En materia económica pese a que hay más empleos, lo mal pagado de los mismos pone en contexto que no hubo mejoría en la mesa de los ciudadanos.

No pudo lograr que el empresariado jalisciense, codo y mocho, le entrara como es debido al bien común, ni que las maquiladoras llegadas del extranjero dieran un empleo con perspectiva humana sino trabajo lleno de inseguridad laboral en todos los sentidos tipo esclavismo asiático.

En infraestructura sólo la línea tres del tren eléctrico podría salvarlo, pero el que se hayan ampliado los tiempos y el presupuesto lo dejó sin la posibilidad de al menos montarse en ese convoy sobre rieles. Quedó muy lejos además de resolver el problema de abastecimiento de agua para la gran ciudad.

En contaminación ahí está la emergencia sanitaria con cientos de muertes y miles de enfermos del riñón en las riberas del lago de Chapala o del río Santiago. Los incendios en los bosques del estado nos mantienen como una de las entidades que cada año sufre mayor deforestación

En cuidado y preservación de pueblos originarios ha sido tan negligente el apoyo que hoy la mayor comunidad wixárika, la de San Sebastián Teponahuaxtlán y su anexo Tuxpan de Bolaños, está en boicot electoral con retenes en los accesos, mientras otra comunidad vecina, la de San Andrés Cohamiata, está a punto de perder 25 mil hectáreas que se quiere anexar Nayarit.

Ni siquiera en combate a la impunidad o en castigo a los robos a ojos vistos de la anterior administración pudo avanzar. Cumplió su papel tácito de cubrir la espalda de los que se fueron y hasta permitió que los fondos de ahorro para el retiro de burócratas afiliados al Instituto de Pensiones del Estado fueran usados en proyectos y empresas riesgosas, sin ningún beneficio hasta el momento y si en cambio con elefantes blancos que se pudren día a día como las villas panamericanas.

Hoy Aristóteles el Queyaseva, no podrá aspirar a formar parte del próximo gabinete federal, no tiene un futuro político local -a menos que sea tan vaquetón como Alberto Cárdenas que del gabinete federal pasó a regidorcillo que busca no salir del erario- y su máxima aspiración visto que ni Meade ni Castro ganarán, es que su compa Enrique Alfaro se la perdone y no lo incluya entre los funcionarios que dijo castigará cuando llegue al poder.

PARTIDIARIO

Montón: El montón que le echan a Andrés Manuel López Obrador todos los candidatos, todos los clasemedieros que se sienten beneficiados del sistema -ilusos, como si fueran parte de los voraces empresarios que han especulado y lucrado por su cercanía con el poder-, todos los lamesuelas de otros partidos y todos los millonarios de los organismos del sector privado, sólo lo fortalecen. Es claro, lo dicen las encuestas. Hay todavía semanas por recorrer, pero su ventaja a estas alturas es inédita y contundente. Ni unidos todos los que despotrican en su contra, podrán detenerlo por la vía legal. Es hora de los olvidados, que son la inmensa mayoría del país y sólo un magnicidio podría detener lo que dentro de poco muchos esperan que suceda. Es una de las últimas oportunidades para que el sistema electoral muestre que en realidad es una llave democrática y no sólo un engaño para perpetuar el saqueo del país…

Y ya con esta: Colectivos de familiares de personas desaparecidas y organizaciones civiles expresaron este fin de semana su preocupación por el inicio del proceso de selección del titular de la Comisión Estatal de Búsqueda de Jalisco, el cual afirmaron tiene un mecanismo de preselección que no contempla la participación de representantes de familiares ni de organizaciones, situación que si no es corregida logrará que dicha comisión comience sin el apoyo básico de los principales implicados en este grave problema. Fácil de resolver, sólo falta voluntad y compromiso político…

Compartir

Dejar un comentario