Desaparecidos, fuera de la agenda de los candidatos

415
0
Compartir

Más allá de las condolencias que enviaron a través de sus redes sociales y de que uno que otro candidato suspendió actividades por el presunto asesinato de tres estudiantes de la Universidad de Artes Audiovisuales (CAAV), no ha habido un pronunciamiento o compromiso claro sobre cómo enfrentarán el tema de las desapariciones.

Se trata de un tema ineludible y que se salió de las manos de las autoridades. Jalisco ocupa el tercer lugar nacional, y según los datos oficiales, hay más de tres mil desaparecidos, aunque algunos activistas del tema consideran que podría ser el doble.

En la última encuesta de percepción ciudadana, el observatorio Jalisco Cómo Vamos se encontró con que 2 por ciento de quienes respondieron dijeron que en su entorno hay una persona desaparecida.

El gobernador Aristóteles Sandoval abordó por primera vez el tema en un informe de gobierno y se comprometió a una atención integral, que incluía la creación de una fiscalía especializada. Además, se instalaron mesas de trabajo con las organizaciones de la sociedad civil conformadas por madres y familiares de desaparecidos y coordinada desde la Secretaría de Gobierno.

Los encuentros para hallar una salida a esta crisis comenzaron a desarrollarse, hasta que, un día, las agrupaciones decidieron levantarse de la mesa. Su discurso de dignidad fue claro: no buscaban reuniones de galletas y café, que era lo único que habían encontrado. Querían un compromiso y acciones concretas para hallar a sus seres queridos.

El Gobierno del Estado creó la Fiscalía Especializada en Desapariciones y hasta se nombró a su titular. Sin embargo, ante la imposibilidad de hacer su trabajo, unos días después renunció. En todo este tiempo, los ministerios públicos destinados a atender este tema se ven rebasados con la carga de trabajo, no se aplican los protocolos, no se abren líneas de investigación ni se toman en cuenta las pruebas que las familias van entregando.

No es exagerado decir que las autoridades no los están buscando.

La mediatización del caso de la desaparición de Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos, así como el enojo social que provocó, despertaron a las dormidas autoridades sobre lo que esta tragedia significa.

Quien se convierta en el próximo gobernador de Jalisco heredará esta “papa caliente”. No pueden ignorar el tema. Se necesita saber cómo y con qué le harán frente; los recursos humanos, materiales y económicos que están dispuestos a destinar; cuál será la figura que prevalecerá para hacerse cargo del tema directamente, así como el sustento legal para las investigaciones, las sanciones y la reparación del daño. Es decir, es indispensable que realmente se comprometan a buscarlos.

Compartir

Dejar un comentario