¡TORITO… TORITO!

Compartir

Es difícil sentirse contento y triste. Mucho. Es como medio psiquistriquis, chimoltrufiano, como Pepe el Toro llorando y riendo cuando se calcinó el Torito. Pero esta madrugada sabatina que tecleo así me siento por dos noticias recientes.

La primera de ellas, que me llenó de gusto, fue la liberación de Catarino Aguilar Márquez y Noé Aguilar Rojas, líderes indígenas de la comunidad wixárika y tepehuana de San Lorenzo de Azqueltán, allá en la sierra del norte de Jalisco, municipio de Villa Guerrero, quienes el jueves 19 fueron privados ilegalmente de su libertad por un grupo armado de encapuchados que los tuvieron cautivos 25 horas.

No exagero ni hago pose editorial cuando digo que me llena de gusto la noticia.

En 2016 tuve el sencillo placer de estar en la casa del wixárika Miguel Vázquez Torres, en Tuxpan de Bolaños, departiendo entre sus risotadas tortillas recién hechas, frijoles también recién cocidos, queso y chile verde, con un caballo de crines castañas resoplando afuera del comedor todavía en construcción.

Miguel y su hermano Agustín, ambos promotores de la recuperación del territorio ancestral de su comunidad, fueron asesinados en 2017 en Tuxpan en un artero crimen en el cual hubo intervención de la Policía Municipal de Bolaños y hoy, a casi un año de sucedido, continúa impune.

Por eso tenía miedo que Catarino y Noé, quienes en Azqueltán -no tan lejos de Tuxpan- también defienden el territorio indígena de invasores que buscan despojar a la comunidad de tierras y recursos naturales, hombres sencillos con gorras de béisbol como marca de agua, fueran a tener un destino semejante.

No hubo tal, no esta vez, porque ya son varias ocasiones las que han sido amenazados ellos y otros comuneros de Azqueltán, en una cantada advertencia que ignoran las autoridades hasta que quienes denuncian -la comunidad ha presentado una decena de denuncias ante el Ministerio Público- terminan como una cifra más en la lista de asesinados.

Pero apenas terminaba de redactar la feliz noticia -cómo estaremos en Jalisco que la felicidad consiste en que no te maten o desaparezcan-, llega otra, la triste, tristísima, del asesinato de un joven sacerdote en Tlajomulco, en Haciendas de Santa Fe.

“De acuerdo con las primeras investigaciones (el sacerdote Juan Miguel Contreras García) fue posiblemente atacado por dos hombres, quienes ingresaron a la sacristía de la parroquia y agredieron directamente al occiso para posteriormente huir en un vehículo compacto”, informó la Fiscalía de Jalisco.

El templo de San Pío se encuentra en la colonia Haciendas de Santa Fe y según testimonios el sacerdote, quien tenía sólo cuatro años de ordenado, recién regresaba de realizar ejercicios espirituales y se reincorporaba a sus labores como vicario. Cuando fue agredido, realizaba una confesión.

El sistema de seguridad pública federal, estatal y municipal, hecho trizas, el Estado fallido en una tétrica exhibición de incompetencia y hasta complicidad en muchísimos casos.

El ultimátum de Aristóteles el César para que la Fiscalía rinda resultados sobre los estudiantes de cine desaparecidos desde el 19 de marzo, pasado por el fondillo.

De los tres italianos privados de su libertad a la fuerza en Tecalitlán el 31 de enero, el tiempo y las noticias sobre tragedias nuevas comienzan a erosionar el recuerdo del ojo público, al menos el jalisciense, porque allá del otro lado del Atlántico dos eurodiputados promueven ante el Parlamento que la ratificación del tratado comercial entre la Unión Europea y México se condicione a dar resultados en este caso.

Es difícil estar contento y triste a la vez. Supongo que antes de irme a dormir y terminar de digitar sobre mi blanca Acer, prevalecerá la sensación de tristeza, una furia contenida de ver cómo el país cada día se ha ido al carajo hasta llegar a las piltrafas en que lo tienen convertido hoy.

PARTIDIARIO

Una de Miguelito.- Yo no le voy a Miguel Castro, todo hace pensar que no podrá remontar la enorme ventaja que le lleva Enrique Alfaro, incluso el efecto AMLO podría lograr que el priista quedará tercero en la carrera para gobernador debajo de Carlos Lomelí. Pero hay que reconocer que trae muy buenas propuestas, una de ellas un gancho al hígado de raUldeG -esa dizque universidad pública en la que por exceso de colegiatura e inscripción no he podido estudiar una maestría- con una universidad pública alterna. Pero la más destacada hasta ahora es la de las bicicletas eléctricas subsidiadas para estudiantes y trabajadores, que aunque no gane debería ser adoptada como medida urgente para la movilidad y contra la contaminación en esta ciudad tóxica…

Y ya con ésta. Aunque cuando usted me haga el favor de leer estas líneas el debate presidencial ya habrá pasado, es claro que la promiscuidad política antiAMLO se verá en toda su desnudez. Bichis los candidatos echarán unidos sus efluvios políticos en contra del Peje, quien a su vez dice no estar confiado de tener una ventaja en las encuestas que no se veía desde que el PRI era todavía un partidazo omnímodo. Y como ha sucedido en este proceso electoral, ese montón unido de forma tan procaz dejará más en claro que la mafia del poder de la que tanto habla AMLO está desesperada y se retuerce, lo que dará más impulso a su aspiración para llegar al cargo, pero también al afán de detenerlo como sea…

Compartir

Dejar un comentario