UNIFICACION DE DELEGACIONES FEDERALES

Compartir

Programas que se cruzan entre sí, duplicidad de funciones, mayor burocracia, más gente haciendo lo mismo, son algunos problemas que podemos evitar con la desaparición de las delegaciones federales. No es una ocurrencia, es viable, es factible ya se ha hecho, lo hizo un gobernador hace algunos años y se puede repetir en el próximo gobierno que voy a encabezar. 

Con esta propuesta se pretende eficientar el esfuerzo y el recurso para que no exista demasiado personal administrativo, para que no se dupliquen funciones, y para que además de optimizar los procesos se ahorre dinero que se pueda reinvertir en mayor aportación a los programas federales, estatales y municipales. 

El planteamiento es la desaparición, en lo posible, de las delegaciones federales y estatales para que sea una sola línea transversal y horizontal de apoyo hacia la gente. Incluso, deberían desaparecer desde el nivel central para que fueran los estados, en este caso Jalisco, quienes a través de sus dependencias estatales operaran los programas federales y viceversa, salvo los que no tengan capacidad, operaran los programas estatales en una cascada de oportunidad y de eficacia.

No es un tema nuevo, lo estoy retomando, pero es un anhelo de la sociedad que yo en lo personal he recibido desde que he sido diputado y lo he escuchado en la calle y ya muchas ocasiones lo han señalado algunos mandatarios. 

La realidad es que no es posible seguir teniendo duplicidad o triplicidad de funciones como ocurre con el apoyo al campo.

Que tenemos una delegación de la SAGARPA y una Secretaría de Desarrollo Rural que se pelean el mercado de la atención del agroproductor y por otro lado la SAGARPA tiene oficinas regionales y la SEDER también tiene oficinas regionales cuando podrían no existir la delegación federal. 

No se puede ni se deben crear más instancias burocráticas, sino eficientar el personal, crear gabinetes o coordinaciones donde las secretarías que tengan que ver con las áreas de intervención funcionen bajo un solo as en regiones específicas para evitar duplicidad de personal.  

Debe darse también, una revisión para que dejen de haber delegaciones y subdelegaciones; y revisar si se necesitan oficinas regionales que sea una sola y esté estratégicamente situada y no simplemente crearlas para brindarle un empleo a los amigos de quien gobierna o a quienes gobiernan, como ha venido ocurriendo. 

Lo conveniente sería transitar hacia un modelo como sucede en Salud, que el Delegado de la Secretaría del ramo es el propio Secretario de Salud en el Estado, y con ello se eficienta el desempeño; ¿Para qué tener programas que se compiten o se cruzan entre sí?, ¿Para qué crear más instancias burocráticas? ¿Para qué duplicar funciones?  

Es una buena alternativa y podría ocurrir lo mismo con el Delegado de la SAGARPA que bien podría ser el Secretario de SEDER, secretaría que por cierto es de las peor calificadas, mal dirigida y con exceso de burocracia. 

Se puede gestionar y el gobernador lo puede plantear como lo hizo en su tiempo un gobernador, comenzar platicando con las dependencias, demostrando que puede, que tiene la capacidad de tener una persona capaz, ágil, atingente que puede llevar las tareas con un equipo desde el Estado, es una facultad de poder solicitarlo y demostrar que se puede ejercer. 

Se podrían comenzar con dependencias como Desarrollo Rural, Desarrollo Social, Comunicaciones, Infraestructura y Fomento Económico, entre otras. Lo cierto es que debe haber un plan sistemático, estratégico, debe de aplicar de inmediato la coordinación, la simplificación, el ahorro y que ese ahorro se invierta hacia los programas mismos. 

Claro que se puede avanzar de esa manera ya se ha hecho y estoy convencido de que nosotros también lo habremos de lograr.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario