‘Viene el renacer de Tonalá’

457
0
Compartir

Bañales sostiene que el PRI en Tonalá se encuentra unido.

EL CANDIDATO A LA ALCALDÍA SOSTIENE QUE DEBE CERRARSE EL PASO A LA CORRUPCIÓN Y BENEFICIAR A LOS CIUDADANOS

“Tonalá es una ciudad que en este momento necesita garantizar la seguridad, la paz, el orden social. Una ciudad  que necesita cerrarle paso a la corrupción para poder mejorar los servicios públicos municipales”, asienta Oswaldo Bañales en entrevista.

El candidato a la Alcaldía sostiene que viene un renacer de Tonalá, donde se acabarán los privilegios de unos cuantos para beneficiar a todos los ciudadanos.

Se fue del PRI a MC el actual acalde, Sergio Chávez, ¿qué nos puede decir de eso?

Se fue porque sabía perfectamente que no iba a encontrar complicidades conmigo. Hoy el gobierno de Tonalá necesita un cambio en la disciplina financiera y administrativa. No podemos partir de la lógica que haya familias enteras en el gobierno queriendo hacer y deshacer, como lo han hecho durante muchos años. Hoy los habitantes de Tonalá tienen la esperanza de que las cosas pueden suceder de forma distinta.

¿Qué repercusión puede tener la salida de Sergio Chávez en la próxima elección?

Es de alcances personales la repercusión. Su salida le afectará solamente a él.

“Quienes vivimos en Tonalá nos sentimos inseguros, por lo tanto, nuestro trabajo fundamental habrá de ser garantizar seguridad, paz y orden social”.

Hemos escuchado que hablas de un renacimiento de Tonalá, ¿a qué te refieres?

Hubo condiciones que motivaron a que Tonalá se convirtiera en una tierra de gente trabajadora, emprendedora, de gente que ha gustado por la creatividad, talentosa; tenemos vocaciones identificadas, como la agricultura, la ganadería y la artesanía. Esto tiene que renacer, porque ha ido muriendo con el paso de los años. No se ha hecho nada para potencializar estos tres sectores tan importantes.

La gente de Tonalá requiere empleo, requiere oportunidades, requiere un desarrollo distinto. A partir de que empiece la campaña presentaremos el cómo vamos a construir este renacer de Tonalá.

¿Cómo siente al priismo de Tonalá?

Veo un partido unido al interior. Los que nos quedamos somos los que tenemos una militancia por convicción desde hace muchos años. Hay una fuerte identidad en los liderazgos, en los distintos sectores.

La definición de la candidatura de un servidor ha sido muy bien aceptada dentro del partido, salvo aquellos que se fueron por no haber sido los electos. De ahí en más, hay buena aceptación de las personas. Nuestra marca es una marca sólida, es una marca competitiva, hablando del partido. También hay una marca personal que junto con la marca del partido nos dará una oportunidad de servir con humildad, de servir con austeridad, con transparencia y especialmente, con mucha honestidad.

¿Siente que le ayudan las campañas de José Antonio Meade a nivel federal, y de Miguel Castro a nivel estatal?

Como partido tenemos dos extraordinarios candidatos: Miguel Castro, un hombre honesto, un hombre de familia, de valores, al igual que José Antonio Meade. Para que a Tonalá le vaya bien necesitamos un gobernador amigo, un gobernador como Miguel Castro; para que a Tonalá le vaya bien, necesitamos un presidente como José Antonio Meade.

Para nosotros, independientemente de la campaña estatal y federal, nuestro principal interés es cuidar la ciudad, defender lo que nos interesa y empezar a edificar un escenario distinto donde Tonalá pueda tener más oportunidades hacia el futuro.

¿Qué opina del movimiento de Enrique Alfaro en Tonalá?

Ha sido un partido político que ha tenido un discurso hueco, al menos en Tonalá. Quienes participan de forma activa, al menos en ese instituto político, son el ejemplo de la corrupción en Tonalá, al amparo de muchos intereses perversos. Son personajes vinculados a la industria inmobiliaria que hoy tiene afectados a cientos de familias tonaltecas a causa de autorizaciones negligentes.

Es un movimiento que recluta lo que sobra de muchos partidos políticos del municipio, que han salido de sus anteriores partidos por intereses mezquinos. Los candidatos de Alfaro en Tonalá ni siquiera viven en Tonalá, sus hijos no han crecido en Tonalá, sus esposas no conocen a las mujeres tonaltecas, no saben lo que están haciendo. Ellos creen que por el simple hecho de ir en el movimiento naranja ya llegaron, y no van a llegar. Tonalá no es un lugar que requiere palmaditas de esperanza, requiere personajes que generen confianza, transparentes, con un fuerte liderazgo.

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.