La universidad en disputa

4985
0
Compartir

Toda la lógica de sentido de la política profesional liberal es instrumental. Se hace algo, se dice, se promete todo con la intención de ganar votos y ganar o conservar el poder. Bajo esta premisa debe leerse el debate que se ha abierto entre algunos candidatos que aspiran al gobierno del estado sobre la universidad pública estatal.

Este debate inició (públicamente) con la propuesta del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Miguel Castro Reynoso, de abrir otra universidad pública en Jalisco, alterna a la Universidad de Guadalajara (UdeG) porque esta casa de estudios no alcanza a admitir a todos los jóvenes que solicitan ingresar. El priista propuso lo anterior en el ITESO el pasado 9 de abril.

La idea no parece descabellada. Abrir otra institución de universidad podría contribuir a resolver el grave problema de estudiantes rechazados que año con año deja la UdeG. El asunto es que la propuesta surge en el contexto electoral donde, como dije arriba, todas las acciones son instrumentales: buscan un beneficio político-electoral para quien las propone y encabeza. No hay que olvidar que han sido gobiernos priistas (y panistas) quienes han diseñado las políticas educativas y presupuestales que tienen a la educación pública y las universidades como están ahora. Ha sido el PRI también el aliado político más consistente del grupo político que ha controlado el gobierno de la UdeG desde hace 29 años.

Dije antes que el debate empezó públicamente el 9 de abril con las declaraciones de Miguel Castro en el ITESO, pero en privado el debate comenzó hace más tiempo. Cuando Enrique Alfaro, cabeza política de Movimiento Ciudadano (MC) y Raúl Padilla López, cabeza del grupo que controla el gobierno de la UdeG, decidieron romper hostilidades y encaminarse a una alianza.

Esa alianza terminó materializándose públicamente el 4 de abril cuando el candidato de la alianza PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, presentó a Raúl Padilla como su coordinador para enlazarse con la comunidad cultural del país, aprovechando los vínculos y compromisos que le han dejado a Padilla estar al frente de la Feria Internacional del Libro (FIL). Sería la primera vez que Raúl Padilla, desde que fracasó en su intento de ser candidato a la gubernatura en 1994 y que fue diputado local en 1997, vuelve a intentar ocupar puestos de poder público.

El realineamiento del grupo que controla la UdeG no ha pasado desapercibido para el priismo y de ese contexto parece explicarse la propuesta del priista Miguel Castro.

Al mismo tiempo, los auditorios de la UdeG se han abierto para los candidatos de MC como Enrique Alfaro (quien prometió becas para estudiantes y una red universitaria estatal) y para Clemente Castañeda, el candidato al senado.

En este contexto donde los candidatos buscan por cualquier medio todos los votos, entró al debate el abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Carlos Lomelí Bolaños, quien primero criticó al gobierno por hacerse de la vista gorda con los rechazados de la UdeG, mientras se abre una institución privada cuyos dueños “son los mismos que dirigen la UdeG”, y luego propuso crear una “universidad autónoma de Morena”.

En resumen, vemos a las tres principales fuerzas políticas del estado tocando el tema de la universidad y de los rechazados. Lo que parecería un necesario debate, al ser tocado por la política instrumental, se convierte en un riesgo para el funcionamiento de la universidad misma o de las posibilidades de que surjan otras opciones. La razón instrumental que rige la política liberal y sus procesos electorales prefigura que el vencedor de las elecciones impondrá su criterio y desechará el de los adversarios, aunque no sea lo mejor para la sociedad.

Y lo que mejor le conviene a la sociedad debería ser discutido por la sociedad misma, con la participación de los mismos universitarios sin controles de autoridades o partidos. En completa independencia y autonomía de partidos y grupos políticos. Sólo así podría deliberarse y pensarse una solución apegada a lo que la sociedad necesita. No a través de las decisiones instrumentales de partidos y grupos de poder. 

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.