Da GDL licencia chueca a papás de Pablo Lemus

10930
0
Compartir
La licencia de construcción beneficia a Jesús Lemus Contreras y Amada Navarro de Anda, padres del presidente municipal.

La licencia de construcción beneficia a Jesús Lemus Contreras y Amada Navarro de Anda, padres del presidente municipal.

LA AUTORIZACIÓN FUE ENTREGADA EN MAYO DE 2017, CUANDO LOS PLANES PARCIALES SEGUÍAN SUSPENDIDOS POR TRIBUNALES. EL PREDIO FUE DEMOLIDO Y LUCE ABANDONADO…

Por Omar Guillermo García Santiago

GUADALAJARA.- El pasado 17 de mayo de 2017, el Ayuntamiento de Guadalajara avaló una licencia de construcción para un edificio vertical de vivienda multifamiliar, que beneficia a los padres del alcalde de Zapopan, Pablo Lemus Navarro.

El problema es que el predio avalado se encuentra en una zona que no permite este tipo de construcción, pues es una calle interna de la colonia Providencia, del municipio tapatío.

De acuerdo con el reporte de Licencias de Construcción que se entregaron en 2017, y del que este medio tiene una copia, la comuna tapatía avaló la “Licencia de Construcción 10D M-0066-2017 Habitacional Plurifamiliar Vertical”, en el predio marcado con el número 1346 de la calle Montreal, en la colonia Providencia.

Sin embargo, en el momento en que se entregó el documento y hasta el día de hoy, el uso de suelo sólo permitía la construcción de vivienda habitacional de baja densidad en construcciones horizontales.

El uso de suelo marcado en los Planes Parciales de Desarrollo Urbano del municipio de Guadalajara, vigentes desde 2003 y hasta el mes de diciembre de 2017, marcaba el predio de la calle Montreal en uso de suelo AU 31, H2U, donde sólo se permite vivienda horizontal unifamiliar no mayor a los dos pisos.

La licencia de construcción que fue liberada beneficia a Jesús Lemus Contreras y Amada Navarro de Anda, padres del presidente municipal de Zapopan, y quien juega políticamente en el Partido Movimiento Ciudadano; el mismo que gobierna en el Ayuntamiento de Guadalajara.

La licencia fue liberada el 17 de mayo de 2017 y tuvo un costo de 191 mil 723 pesos. En el reporte generado por la dependencia, previa solicitud de información, se generó una anotación para que el propietario “cumpla estrictamente el proyecto autorizado”.

Predio marcado con el #1346 de la calle Montreal.

Predio marcado con el #1346 de la calle Montreal.

Tratan de ocultar y maquillar la información

El reporte generado por el área de Transparencia data de noviembre del año 2017. Sin embargo, la información que se puede ubicar en la página de internet sobre las licencias de construcción, ocultan y maquillan la misma información.

En el padrón público de las licencias no aparece como beneficiario el nombre de Jesús Lemus Contreras, pues la licencia en cuestión está a nombre de “Amanda Navarro y codueño”.

En su declaración de intereses, el alcalde Pablo Lemus Navarro no mencionó la actividad comercial de sus padres, aunque Jesús Lemus Contreras se desempeñó como presidente de los Centros de Integración Juvenil en Jalisco, un organismo desconcentrado del sector salud.

 

El negocio inmobiliario detrás de Movimiento Ciudadano

Desde su llegada a Tlajomulco, y ahora metidos en los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara, los alcaldes emanados de Movimiento Ciudadano se han distinguido por ofrecer y liberar permisos de construcción para fraccionamientos y edificios.

Ya en septiembre de 2017, El Respetable publicó los datos que evidencian que la industria inmobiliaria ha sido favorecida por la clase política de un partido político en específico. Los datos que se dieron a conocer fueron los siguientes:

Desde que Movimiento Ciudadano llegó a gobernar Tlajomulco y hasta 2017, se habían entregado 261 licencias de construcción para nuevos fraccionamientos o extensiones de fraccionamientos ya existentes.

Durante el trienio gobernado por Enrique Alfaro Ramírez se entregaron 89 licencias, con Ismael del Toro fueron 160 y con Alberto Uribe se han liberado 12 más, hasta el mes de junio de 2017. Así lo indican los reportes que son generados por el propio Ayuntamiento, en su página de transparencia.

Ahora, el negocio se reinventa y deja atrás la vivienda horizontal de los fraccionamientos para tocar nuevas puertas: buscar terrenos idóneos y construir edificios en el municipio de Guadalajara. A merced de la planeación y la tranquilidad de los vecinos de las colonias y barrios tradicionales de Guadalajara. 

Guadalajara, una ciudad entre edificios

Es probable que nunca antes la ciudad haya vivido un cambio tan importante y tan rápido en su morfología urbana. Aunado a la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero, lo que es común ver es la construcción desmedida de edificios y rascacielos.

Tan sólo en el mes de diciembre de 2017 se aprobaron 26 licencias de construcción para nuevos edificios verticales multifamiliares. Y en el mes de enero fueron otras 8 licencias más. En total: 34 edificios más en menos de dos meses.

Así lo señalan los reportes generados por el área de Licencias de Construcción de la dirección de Obras Públicas. Licencias que fueron liberadas casi de manera instantánea, una vez que el Ayuntamiento decidió avalar los nuevos planes parciales de desarrollo.

El mercado y sus hombres de negocios tienen bien ubicada la zona de mayor plusvalía de la ciudad. Poco importa que el uso de suelo no se los permita o que las construcciones estén por encima de la norma. Lo hacen porque pueden. Porque tienen el dinero suficiente para pagar multas que se cobran a 500 pesos el metro cuadrado.

Es cuestión de números: un departamento que llega a costar más de 2 millones de pesos, genera una multa de apenas unos cuantos miles de pesos. El empresario traslada el costo de la multa al costo del departamento, y asunto arreglado.

Y esto ocurre porque el Ayuntamiento lo permite y lo promueve. Tan sólo basta ver el Plan Parcial de Desarrollo Urbano del subdistrito 6, en la Minerva. Ése es el que corresponde a la colonia Providencia.

El nuevo plan parcial permite que haya edificios de vivienda vertical de altas densidades en las avenidas Pablo Neruda, Montevideo, Terranova y Rubén Darío. Lo hacen con el pretexto de que el Desarrollo Urbano debe estar orientado al Transporte, (DOT).

Pero eso no ocurre. No existen corredores de transporte masivo por la zona. La estación más cercana del Tren Ligero será la de Plaza Patria, que se localiza a casi 2 kilómetros de distancia. Las rutas de camiones que transitan por la zona son insuficientes y no existe un plan que haga pensar que las cosas van a cambiar en el corto plazo.

 

El predio luce en total abandono.

El predio luce en total abandono.

La venta de inmuebles

A esto hay que añadir la promesa incumplida del ex alcalde Enrique Alfaro Ramírez. En su campaña de 2015 prometió que durante su gobierno iba a aumentar los bienes inmuebles que tenía el propio municipio. Compraría terrenos y castigaría a los especuladores de la tierra por medio del predial. Sin embargo, lejos de cumplir, hizo lo contrario.

El Ayuntamiento tapatío emprendió una lucha comercial para deshacerse de predios, con el pretexto de que hay que redensificar la ciudad. No obstante, en lugar de generar las condiciones para que los inversionistas adquirieran tierras, el cabildo tapatío ha avalado la venta de inmuebles del municipio.

Los primeros fueron escandalosos: una extensión del parque Deán para construir vivienda, que fue vendido a la misma empresa que gestiona la basura: Cabsa Eagle. El otro fue un predio que funcionaba como oficinas de Turismo en la zona de la Expo, en poco más de 10 millones de pesos.

Este 2018, el Ayuntamiento tapatío sigue con su lógica: avaló la venta y enajenación de dos nuevos predios. Y de nuevo, el debate gira en torno a los precios con los que se vendieron.   

El primero fue el predio ubicado en la calle Marsella 49, que por muchos años albergó las oficinas de la Profeco y diferentes dependencias municipales, en la zona de Chapultepec. La empresa Perímetro Propiedades S.A. de C.V., ofreció seis millones 80 mil pesos para adquirir los 924 metros cuadrados.

Aunque el dictamen señala que sólo construirá sobre 300 metros cuadrados, serán ellos mismos quienes administrarán el parque que se genere para mayor plusvalía de la vivienda, el comercio y la escuela que se construirá ahí.

La empresa sólo pagará al municipio dos millones 380 mil pesos para generar vivienda, comercio y oficinas, porque el Ayuntamiento descontó casi el 60% del precio real puesto que ellos demolerán el edificio y lo aplanarán con una carpeta de concreto.

El segundo edificio fue el del predio que albergaba el Registro Civil Uno, ubicado en la Avenida Alcalde número 924. El consorcio ganador de la licitación está integrado por las empresas Mota-Engil S.A.P.I. de C.V.; Grupo Promotor e Infraestructura S.A. de C.V. y la empresa Conecta Cuatro S.A. de C.V.

Por el terreno, que tiene una dimensión de casi tres hectáreas, Mota-Engil pagará 30.3 millones de pesos, además de que deberá invertir 10.2 millones en obra pública para el municipio.

El Registro Civil Uno, edificio que será demolido para construir 180 departamentos, una terraza, una Casa-club y un gimnasio, se encuentra a 400 metros de una de las cinco estaciones subterráneas de la Línea 3, la estación La Normal.

De los 180 departamentos proyectados, 14 medirán 41 metros cuadrados y otros 49 apenas 57 metros cuadrados.

 

Pablo Lemus Navarro.

Pablo Lemus Navarro.

Un alcalde millonario

La actividad empresarial de los Lemus es muy conocida entre la clase más acomodada de la ciudad. Pablo Lemus Navarro, el alcalde zapopano, tuvo ingresos por más de 2 millones y medio de pesos en el año 2016.

Un millón 976 mil pesos correspondieron a sus ingresos como funcionario público, a razón de 164 mil pesos mensuales, donde se añade el salario bruto más las prestaciones, el aguinaldo y todos los ingresos que puede soportar desde oficina de la Presidencia.

En su declaración patrimonial del 2017, el alcalde mencionó que 575 mil pesos fueron ingresos que llegaron como parte de aprovechamientos y ganancias, como accionista de cuatro empresas: Desarrolladora Bahía de Banderas, Grupo Promotor de Desarrollos Industriales, Inmuebles Reservados y Interprosa S.C.

Para el año 2015, el empresario había llegado al puesto más importante de la comuna zapopana con una cartera abultada. En su declaración de intereses publicó que tenía inversiones y cuentas de ahorro superiores a los 36 millones de pesos.

Pero además de eso, gustaba de la joyería fina; y declaró cuatro relojes: un Cartier de 25 mil pesos; un Rolex Oyster Perpetual de 42 mil; un Panerai de 30 mil; y un Rolex Submarine de 40 mil.

Un año después, en la declaración patrimonial de 2016, mencionó que el total de sus joyas supera los 220 mil pesos. Eso sí, aclara que ni él ni su esposa tienen auto propio.

Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.