Razones para apoyar a ya saben quién

8264
2
Compartir

zul-de-la-cueva-Yo soy muy comodino. Ando en Uber siempre, odio la idea de manejar en la podrida infraestructura vial de esta Perla de occidente y de fantasía. A veces ando en taxi pero en general no me gusta tanto, porque los asientos son muy viejos y se resienten los resortes en la espalda, además de que no tienen aire acondicionado y huelen a humedad con bacterias de épocas pasadas, huelen a sindicalismo charro, mientras que el Uber huele a neoliberalismo cruel sin derechos laborales adquiridos, es decir, a fresco aroma de vainilla, a precariedad disfrazada de auto nuevo, ideal para un izquierdoso aspiracional como yo que se niega, en la medida de lo posible, a subirse a unidades destartaladas de un modelo de carga mal nombrado modelo de transporte, que quién sabe por qué intereses económicos inventó la patraña de que esos glorificados camiones de redilas, eran lo que hacía falta para mover a las personas con dignidad.

Me sangra el alma cada que me subo a una de esas matracas infumables y recuerdo la lista de agravios y cuentos de hadas que se inventan cada que van a subir el precio del boleto: que si el diésel es más caro, que si ahora los pernos de las llantas hay que importarlos de Francia y son finísimos de París, que si ya no es negocio y todo eso, que si se comprometen a que las unidades de camión sean más fresas que un tren bala japonés y luego no cumplen porque, total, todo es un acuerdo entre un gobierno corrupto y unos empresarios que… me distraje. Disculpe usted.

Total que por eso ando en Uber, además de que uno tiene la oportunidad de sentir el pulso popular corriendo en las arterias de la ciudad. Que si hay neo ruleteros que dicen que Alfaro es el mejor gobernante que hemos tenido nunca porque pintó los machuelos y se ven muy bonitos, que si hay otros que creen que eso de aliarse con el PAN es una barbaridad, otros que dicen que es autoritario, y otros que, francamente, ni saben quién es ni les importa.

“¿Quiere oír alguna estación de radio en particular?” es el ubereufemismo para “Señor Cliente, cállese ya la boca”.

El caso es que en materia de #YaSabenQuién, he detectado en mis viajes por el aburrido tráfico a un porcentaje, pequeño, que cree que va a convertir este país en el séptimo círculo del infierno, un lugar horrible donde la gasolina cuesta a dólar el litro y ni dan litros de a litro. Un pestilente lago de azufre donde grupos criminales son libres de imponer su ley y de matar, decapitar o desaparecer a quien les dé la gana sin consecuencia alguna.

Donde los burócratas roban a manos llenas en la cara de la gente y se instalan comisiones de telenovela para pretender que se hace algo y no se hace nada.

Donde el ejército tiene el derecho constitucional de meterse a la casa de la gente y torturarla por una sospecha o porque el teniente andaba de malas.

Entonces, yo suelo hacer un chiste o una pregunta: ¿Usted les va a perdonar a esos señores del PRIAN que hayan dejado impune el crimen de la guardería ABC, que aquí se puedan desaparecer estudiantes en carros de la policía sin que la investigación llegue a ningún lado, que la señora esposa del presidente pueda salir a regañarnos por sospechar que el hecho de que cuente con una mansión palaciega a su nombre es un acto de corrupción y no el resultado de su esfuerzo de actriz de series televisión barata?

¿Usted les va a perdonar que se hayan robado el dinero de los damnificados del sismo?

Entonces, normalmente sucede la catarsis, el conductor aprieta el volante hasta que sus manos se ponen lívidas y suda.

Y entonces le digo que yo voy a apoyar a ya saben quién nomás porque se nota a leguas que les cae gordísimo a aquellos que nos han agraviado, tratado como basura y robado a manos llenas. Que más allá del proyecto de nación y las razones de fondo que se puedan discutir, hay una razón de tripa, que es una de las mejores, para apoyarlo: por joder.

A los otros, a los que no creen que nos vamos a convertir en Venezuela ni les digo nada, le subo a la radio porque uno no le predica al coro.

EtiquetaZul
Compartir

2 comments

  1. Jesús A.A. 13 marzo, 2018 at 21:58 Reply

    Lo peor no viene de escuchar a desconocidos del tema, lo peor viene cuando es dentro de tu hogar, donde realmente no toman conciencia de la realidad nacional, y eso que en mi caso particular hemos vivido secuestros, y perdidas familiares a raíz de la violencia, ya de plano trato de no conectarme con el tema en la mesa de la cocina cada vez que sale el tema, me hago wey, por que al fin y al cabo son mi familia.

  2. Eulalio Carrera 14 marzo, 2018 at 21:27 Reply

    Le comprendo… relativamente. La triste respuesta es que no hay opción a escoger en las elecciones de este año. No. Porque PRIAN es la vieja mafia cuyas características son bien conocidas, y porque la alternativa única es AMLO, y ése está loco, es mentiroso, populista barato y ardido… además también es bien conocido que lo único que busca, y lo ha demostrado a través de su muy larga carrera política, es coronar la misma, con la presidencia. Se trata de Él, que gane él, y entretanto dirá lo que deba decir, y se disfrazará como se deba disfrazar. Es muy triste, porque, repito, es la única alternativa viable, el único que tiene oportunidad de ganarle a las Dinorratas de siempre. Quizás, y esto lo digo sabiendo que carezco de lo necesarios conocimientos en materia de política, derecho, corporaciones civiles (nacionales e internacionales todas), que la verdadera salida sea la conformación de un cuerpo que tenga la capacidad de impugnar la revocación de mandato. Quizás es una fanfarria irreal que me creo, pero no veo otra solución, porque el país va, desde hace tantas décadas, cayendo libremente al precipicio. Y AMLO, si se le ve objetivamente, tanto en debates como en entrevistas, ante quien sea y con quien sea, es una persona inestable, ignorante, ardida, egoísta, falsa y mentirosa. Peligrosa (por mucho que duela, porque necesitamos una alternativa con posibilidades, y necesitamos creer en ella, tal como, pobres ingenuos, creímos en Vicente Fox al destronar al PRI…). Se necesita un arma, bien trabajada, inteligente, protegida, que goce de la facultad de quitarle el poder a quien abuse del mismo. Sí, suena infantilmente utópico, pero creo que es la única solución.

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox