PULPO y PULPA

421
0
Compartir
Salvador Cosio-08El reciente paro de algunos prestadores de servicio público de transporte masivo de pasajeros en la zona conurbada de Guadalajara da pie a revisar el tema de fondo y no solo detenernos a si es viable el incremento de la tarifa que exigen los llamados camioneros, que en efecto es rechazada por la sociedad ya que no existe un servicio digno y eficaz, ni en la mancha urbana metropolitana de la capital del estado ni en Puerto Vallarta y otras ciudades medias de Jalisco. 


La exigencia de un servicio adecuado es ancestral así como que exista una tarifa justa más nunca se ha avanzado lo suficiente y continúa siendo indigno y poco fiable, no obstante que se han otorgado ya varios incrementos en la tarifa que se autoriza por el Gobierno estatal a ser cobrada por el llamado ‘pulpo camionero’, que solo se lleva la pulpa que es el dinero del pueblo sin otorgar la adecuada  contraprestación a la comunidad.
Es adecuado apreciar cómo positivo el que no se haya permitido el Chantaje de los concesionarios camioneros más debe aplicarse la ley y avanzarce de fondo.
Contar con un servicio eficaz de transporte público de pasajeros, tanto otorgado a individuos, pequeños grupos o de manera amplia o colectiva, es uno de los más grandes anhelos de la sociedad.
 
Es a la vez un gran reto para quienes las gobiernan, siendo así ineludiblemente uno de los mayores retos en el estado de Jalisco, especialmente en la zona metropolitana de Guadalajara y en las  concentraciones urbanas que existen en las diversas regiones de la entidad y para atender exitosamente el tema se requiere un plan estratégico con visión de obtener resultados a corto mediano y largo plazo.


El asunto pasa por la regulación adecuada y oportuna de todo tipo de modalidades para la prestación del servicio incluyendo tanto el otorgable a la sociedad través del autobuses convencionales como usando los de mayor posibilidad de aforo de pasajeros que pueden denominarse megabuses o macrobuses, además de lo que se puede otorgar utilizando minibuses o automóviles de mayor dimensión que un automotor ordinario y puedan trasladar a un mediano grupo de personas; igualmente lo relativo a la movilización de usuarios en un automóvil de servicio público bajo el sistema tradicional a base de vehículos totalmente identificados por su color y otras señas distintivas o a través de la utilización de vehículos sin marcas que los identifiquen como servicio público de transporte urbano o interurbano como el que se otorga por particulares organizados por cómo asimilados al control de empresas controladoras del servicio usando plataformas informáticas, sin dejar de estar en el esquema de regulación y control los medios empresariales de servicio para movilizar a integrantes de comunidades escolares o laborales, siendo parte fundamental el servicio que otorga en forma directa por las autoridades mediante formatos que permiten el traslado de muy amplio número de pasajeros usando infraestructura como trenes y vagones integrados a sistemas de movilidad como el llamado Metro, trolebús, tranvía o Tren Ligero.


Al hablar de la falta de dignidad y de ineficacia del trasporte público en la área conurbada de Guadalajara y las diversas ciudades medias de Jalisco, es cierto que mucha responsabilidad estriba en el caduco modelo de individuo-camión.
Poco se habla de la responsabilidad del estado en la generación de infraestructura que permita hacer más eficiente el servicio que se presta en todas las modalidades de transporte colectivo
Ya que ni la ineficacia o indignidad del servicio o lo caótico del tráfico en las zonas urbanas se resuelve solamente con la participación de los transportistas, se requiere de un plan de movilidad global en interacción con las diversas formas de trasporte colectivo. Se requiere con urgencia se obligue a transparentar los estados financieros de los concesionarios de autobuses de transporte público masivo de pasajeros para poder valorar la pertinencia de posible incremento en la tarifa además de la exigencia de cumplimiento de todas las específicaciones y evitar el viciado ciclo de petición recurrente de aumento sin justificación, sangrando severamente a la sociedad, que sigue sin recibir servicio digno y de calidad. 


Además de persistir en la edificación de más líneas de tren eléctrico superando el gran rezago dado que ya debería estarse contrayendo la línea 6 en vez de apenas la número tres, pues desde 1992 hasta 2013 no se avanzo nada por los gobiernos estatales y de la federación en turno, debe perseverarse en la transición al modelo ruta-empresa, pero con énfasis en la protección del medio ambiente, recordando que los combustibles fósiles son recursos no renovables de alto impacto como fuentes de contaminación, que no solo significa afinar los vehículos, sino que se orienta a mejorar las condiciones de movilidad, la mejora en los combustibles y el reordenamiento de las rutas, con el uso de tecnología que lo facilite, así como el uso eficiente y responsable de los energéticos. La tarea requiere una visión de estado con metas claras, sin improvisaciones y siempre de cara a la sociedad, con transparencia en las decisiones políticas y en el gasto del dinero público.
EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox