CHAPARROS y GRITONES

555
0
Compartir
Salvador Cosio-08El exceso de poder marea y más severo suele ser ese desbalance emocional que puede llegar a desequilibrio mental cuando además del cúmulo inadecuado de poder acumulado en un solo individuo, existe en personajes indebidamente empoderados supina debilidad psicológica crónica incentivando el mal funcionamiento neuronal el que repentinamente se adquieran facultades y atribuciones muy importantes careciendo las personas de solidez en sus valores fundamentales, tanto por motivo de su origen apartado del esfuerzo personal como por la falta de información y experiencia en cuanto a las condiciones en que gran parte de la población sobrevive inmersa en carencias sustanciales padeciendo los flagelos que prohijan la inseguridad, la corrupción, el ineficaz fomento económico y consecuente desempleo, la falta de condiciones adecuadas para el desarrollo armónico y la cohesión social por deficiencia en las políticas públicas en cuanto a eficiente cobertura de calidad en servicios de salud, educación y esparcimiento, además de la impunidad y el abuso del poder público por nefastos burócratas que lesionan a la comunidad.
 
El uso de los recursos públicos para fines distintos a lo que fueron destinados en un presupuesto, el ejercicio indebido de atribuciones y facultades para que al hacerlo así abusivamente el funcionario se beneficie ilegal e inmoralmente al obtener prebendas, contraprestaciones económicas indebidas o acopio de riqueza al lucrar con autorizaciones o la información privilegiada, sea que además hagan negocios privados con dinero público o permita que terceros realicen esas conductas tipificables como crímenes en contra del erario y de la sociedad en general.
 
La sociedad está harta de gobernarntes que al acceder al ejercicio del poder se enriquecen ilegítimamente pero más aún, el hartazgo social es más acentuado cuando la accion de los gobernantes, que en vez de servir al pueblo se sirven de la comunidad, va ligada a actitudes plagadas  de autoritarismo, prepotencia, soberbia y mesiamismo, justo cuando se marean como quien se sube a un ladrillo o a un banquito y su pequeñez como ser humano se conjuga con el enorme tamaño de su ego y se obnubilan creyéndose todopoderosos como si fueren dioses.
 
A la sociedad le causa gran molestia saber que el dinero público se malgasta erogando decenas de millones de pesos en supuestos programas de fomento al arte pagando sumas multimillonarias por adefesios metálicos que se reputan como artísticas y para lo que no se realizó una intervención adecuada en la zona donde se determinó la colocación del artefacto habiendo analizado la viabilidad en las condiciones arquitectónicas y la infraestructura del lugar elegido además de la idiosincrasia de la población que la habita, sin efectuar una licitación para adquirir el mejor proyecto de intervención sancionado por expertos diversos además de no desahogar un procedimiento de licitación pública a fin de elegirse la mejor propuesta de elemento ornamental artístico verificando la máxima calidad de la obra y la óptima relación entre precio y producto según el mercado lógico, dando por resultado el derroche y la selectividad con acentos graves de parcialidad hacia autores de supuestas obras artísticas a los que se les paga en demasía además de generarse presunción de corrupción, pero dañando además al entorno urbano quizá de manera irremediable. Así se presume ocurrió recientemente en Guadalajara bajo la férula gubernamental del hoy Presidente Municipal con licencia Enrique Alfaro Ramirez, como mayor referencia al respecto está la famosa maceta gigante de material férreo que semeja una cabeza humana de grotesco rostro y fea nariz sin tapa  del cerebro ni masa encefálica, artefacto al que debieron buscarle un lugar ya que causó molestia popular el que se destinó originalmente. El otro ejemplo es de un supuesto monumento a periodistas que consiste en una alegoría a la pluma que más parece un instrumento para fines vulgares. 
 
La molestia del pueblo se acendra al existir infinidad de espacios públicos destrozados y con nulo mantenimiento, denotando severo descuido de las autoridades municipales, habiendo demasiados ejemplos de ello, como son la Plaza de la República, La Plaza Tapatía, La Plaza de la Bandera, el Parque Morelos, muchas glorietas y camellones de avenidas y calzadas importantes , entre otros. 
 
Al pueblo le causa tremendo enojo la actitud de los gobernantes como la que tuvo el mismo alcalde de Guadalajara hoy con licencia y en etapa de autopromoción que decidió subirse a su banquito y pleno de prepotencia amenazó a diversos ciudadanos indefensos que osaron enfrentarlo en forma directa cuestionando acciones inadecuadas del gobierno a su cargo y a cambio recibieron vejaciones, lo mismo que agentes de comunicación social que fueron abrumados y ofendidos amenizándoles con exhibir supuestas conductas que tildó de impropias al haberse atrevido a criticarle sus actos como gobernante. Ya antes se ha exhibido cómo ha incurrido en prepotencia al encarar amenazante a ciudadanos que en la calle o en sitios públicos lo han abordado para ejercer su derecho a reclamar lo que consideran debe ser motivo de queja.
 
Similar repulsa causó recientemente la actitud cobarde del Presidente Municipal de Zapopan Pablo Lemus Navarro.
Lemus se atrevió a ordenar a su Jefe de Gabinete exigir al Periódico El Informador abstenerse de publicar una inserción pagada por un particular que señaló presuntas conductas crimínales del bravucón Alcalde de marras, que aspira a reelegirse para seguir abusando del poder público, según dicen empresarios que se duelen de abusos del gobernante, fue lamentable constatar la exigencia acompañada de amenaza mediante lo que el más cercano colaborador del Alcalde de la ex Villa Maícera intento evitar que en uso de su libertad de expresión un empresario desnudara mediante una publicación ordinaria los posibles atropellos de la autoridad y está en forma soez atrabiliaria procuro que el medio de comunicación cumpliese con su función social atendiéndo a quien a su costa decidió adquirir el espacio del medio impreso para desnudar la actitud y acción que tilda de ilegal.
 
Tampoco puede dejarse de lado el enojo social por la inseguridad propiciada por ineficacia gubernamental que propicia negligencia de fuerza pública, ni la molestia que causa que el mismo Alcalde zapopano pretenda exigir a una institución pública que cubra contribuciones de las que está exenta según las leyes cuando además el propio Edil prohíja que la administración municipal a su cargo deje de pagar a esa misma institución lo que está obligada a cubrir violando leyes y cometiendo un crimen que señala el código penal. Lemus acusa de falta de pago del impuesto predial al Instituto de Pensiones del Estado siendo que la Ley que rige a esta institución la declara exenta de esos gravámenes, más sin gozar de alguna exención y siendo delito omitir su pago, el Ayuntamiento de Zapopan que encabeza Lemus Navarro ha estado reteniendo a los trabajadores municipales su parte de la cuota al instituto y se ha estado quedando con ello, gastándola en diversos fines, desviando el recurso inmoral y delictivamente, ello como una muestra de la forma de manejar en forma por demás impropia el recurso público y el dinero social , abusando del poder impunemente.Mención especial merecen los señalamientos sociales que exigen sanción por abusar del poder y manipular licitaciones y además desatendiendo con mofa de disposiciones judiciales que ordenan suspensión legal de los actos impropios incurriendo en artero y craso desacato a las resoluciones de autoridades Jurisdiccionales de las que expresa crasa y descarada burla, sintiéndose todopoderoso y merecedor de sumisión general a sus designios. 
 
La sociedad esta hastiada del autoritarismo, ineficacia, negligencia e impunidad que provocan nefastos gobernantes, el pueblo rechaza el atrabilismo cínico de los nefastos que hacen del abuso de poder su modus operandi casi permanente y es de esperarse que ante la nula posibilidad de sanción por las instancias que al no hacerlo provocan impunidad, sea el mismo pueblo el que castigue las actitudes y acciones cobardes usando el arma social que se materializa al ejercer el derecho de mostrar su rechazo. 
 
EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.