Precampaña, una burda y cara simulación

307
0
Compartir

Sonia Serano-04Terminó la etapa de precampañas sin que su utilidad nos haya quedado clara. Se trató, en todo caso, de un adelanto de las campañas, una especie de mal ensayo de lo que encontraremos en unas semanas.

Las reformas federal y estatal que se han llevado a cabo para definir los plazos para la promoción del voto, redujeron los periodos con el objeto de hacerlos menos costosos y no saturar tanto tiempo a los ciudadanos. Ninguno de los dos puntos se ha logrado.

Las últimas modificaciones que se han hecho a la legislación electoral en el país han traído un incremento en el costo de los procesos electorales. En 2015, cuando por primera vez se llevó a cabo una elección concentrada por el Instituto Nacional Electoral, los organismos electorales en los estados no bajaron sus gastos.

Para este año, en el caso de Jalisco, ya el presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, Guillermo Alcaraz Cross, manifestó que incluso habrá un mayor gasto, pues tendrán que retomar algunas funciones, en particular sobre capacitadores y fiscalización.

En estricto sentido, las precampañas tendrían que ser el espacio para que los partidos políticos desahoguen sus procesos democráticos.

La realidad es que los “dedazos” o designaciones siguen siendo el método más común de selección de candidatos. Las principales fuerzas políticas, los partidos Movimiento Ciudadano, Revolucionario Institucional y Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), tuvieron candidato de unidad al gobierno del estado, por lo que cínicamente fueron a una campaña adelantada.

Las restricciones para no hacer propuestas en esta etapa, más que un punto a favor de los ciudadanos se tradujeron en días de tener que escuchar las características más intrascendentes y frívolas de la vida de los aspirantes.

La leyenda que se escucha al final de cada anuncio en medios electrónicos, acerca de que se trataba de publicidad dirigida exclusivamente a militantes de los partidos, fue sólo una simulación más, como esa recomendación de comer frutas y verduras que aparece en los comerciales de comida chatarra.

Además, aunque todavía no tienen acceso a los recursos etiquetados para la búsqueda del voto, por supuesto que los gastos corrieron a cargo de los recursos públicos que reciben los partidos políticos y su promoción en medios es a cuenta de tiempos oficiales.

Compartir

Dejar un comentario