BIEN CON DIOS Y CON EL DIABLO

381
0
Compartir

Juan-Carlos-Partida-03-03-300x200-2Alberto Uribe Camacho sigue siendo amigo de Enrique Alfaro Ramírez, aunque se haya colgado de la ya muy consabida monserga de que el precandidato de MC a gobernador de Jalisco es el factótum y no deja mover una hoja de su huerto si no es cuando él mismo sopla, lo cual por cierto ha sido comprobado por propios y extraños.

Uribe no era de la predilección de Alfaro hace casi tres años cuando obtuvo la postulación de MC para Tlajomulco; aparentemente tampoco nunca formó parte del círculo rojo alfarista, incluso se emancipó en no pocas decisiones municipales del dictado del gran jefe de los Alfaroboes, pero por algo fue nombrado coordinador de campaña del precandidato a gobernador, lo cual envió un mensaje contundente acerca de la cercanía de ambos personajes.

Que ahora el alcalde de Tlajomulco anunciara que en adelante trabajará coordinando la campaña del precandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador en Jalisco, a lo menos que mueve es a la duda acerca del verdadero sentido de su sorpresiva defenestración alfarista.

“Creo que puedo aportar más al proyecto de Andrés Manuel que al propio proyecto de Alfaro, pues de entrada es más fácil que me escuchen”, dijo Uribe, tercer alcalde consecutivo emanado de MC que gobierna Tlajomulco.

Según Uribe no quiere formar parte de una propuesta que apoya al precandidato presidencial panista Ricardo (c)Anaya, a quien calificó de ser “más de lo mismo”, pero dijo no tener rencores ni haber roto con Alfaro sino simplemente decidió brindar su capital político a la fórmula que a nivel nacional encabeza López Obrador.

Acompañado por el coordinador de la campaña de López Obrador en la Primera Circunscripción, Marcelo Ebrard, el alcalde se echó un enorme trompo a la uña al asumir un reto tan incierto como lo es apoyar al Peje en Jalisco, por más que las encuestas presidenciales mantengan al tabasqueño en primer lugar de preferencias en este estado donde la izquierda rara vez ha obtenido resultados rentables para el ejercicio de gobierno.

Por su parte, el síndico y los regidores de MC en Tlajomulco dijeron lamentar “la sorpresiva salida” de Uribe y aclararon que “su decisión personal contradice el mandato que recibimos en 2015 en las urnas y no representa el rumbo político de la fracción edilicia de Movimiento Ciudadano”. Más circo, pues.

En realidad el cambio de camiseta de Uribe se trata de una ampliación de horizontes políticos de Alfaro, quien encuestas en mano supone está muy cerca de ser el siguiente gobernador de Jalisco como a la vez supone también que López Obrador será el próximo presidente de la República.

Se trata de una apuesta en la cual Alfaro pretende tener cartas de todos los colores y figuras, para si pierde con un as de espadas ganar con otro de corazones rojos. El que con lobos anda, a raulpadillear se enseña, pues.

Así Alfaro, a media semana en la zona alteña de Jalisco, siguió haciendo su juego grillesco disfrazado del ciudadano apartidista que nunca ha sido.

En Lagos de Moreno, con el multimillonario Ricardo (c)Anaya a un ladito, el también millonario Alfaro se subió a una banca en la plaza y explicó el por qué seis años después regresaba a ese municipio apoyando a un candidato panista, cuando en 2012 que también compitió por la gubernatura iba en conjunto con Andrés Manuel López Obrador.

“Hoy la lucha que (López Obrador) está dando está tomando otro sentido, hoy está dejando pedazos de dignidad en su camino por su ambición de poder, está permitiendo que personajes impresentables estén acompañándolo en esta lucha. Yo no puedo creer la manera cómo se ha pervertido su movimiento”, dijo, como si el “werito” presidenciable a su lado no hubiera pactado hasta con satanás para autoproclamarse el candidato de la coalición que salvará a México del caos (ajá).

Y para que no quede duda de la apuesta por partida doble de Alfaro, se subió al siempre sarcástico tren del mame, ahora que con la colaboración y voto del “werito” multimillonario han subido de precio los combustibles: “(C)Anaya es el político más preparado del país, con una gran visión, pero que también es un político que por su origen como dirigente partidista tiene que entender que los políticos le fallaron a México y que por eso su mensaje no debe ser contra un partido sino en contra del sistema”. ¿Te cae, Enrique?

PARTIDIARIO

Speak english: Hablando de (c)Anaya, parece que este ricachón standupero está muy consciente del peso específico que Jalisco tendrá en la elección de julio y se le ha visto en el estado con frecuencia, así su precampaña sea dirigida a “simpatizantes y militantes” como nuestras vulnerables leyes marcan. Y se aventó una buenísima, luego que envió sus respetos al general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, tras enterarse que la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach) decidió no otorgar al militar el grado de Doctor Honoris Causa. “Yo le expreso mi respeto al general secretario (Cienfuegos), creo que es un hombre de bien, un patriota, que está haciendo su mejor esfuerzo en su responsabilidad”, dijo en San Juan de los Lagos, sabedor que las fuerzas armadas -en un país que tiene a sus soldados fuera de los cuarteles- serán “garantes de la democracia” el día de las votaciones…

Y ya con ésta.– Estaba escrito que Carlos Lomelí -como lo está con Alfaro o con Miguelito Castro en sus respectivos partidos- sería el candidato de Morena a gobernador en Jalisco. La reciente encuesta de El Semanario, órgano de difusión cada vez más grillesco de la Arquidiócesis de Guadalajara, le da un creciente porcentaje de simpatía electoral y aunque todavía está como el resto de aspirantes a gobernador a años luz de Alfaro, no dude usted que pudiera convertirse en caballo negro en una contienda electoral que, como nunca, será atípica ante el ahora sí generalizado malestar ciudadano por tanta ratería, violencia, demagogia e impunidad…

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox