AGUIAR RETES, A LIMPIAR EL COCHAMBRE DE RIVERA Y JUAN SANDOVAL

351
0
Compartir
Carlos Aguiar Retes.

Carlos Aguiar Retes.

ES EL NUEVO ARZOBISPO PRIMADO DE MÉXICO

El Cardenal Carlos Aguiar Retes recién asumió su encargo y la responsabilidad cómo nuevo titular de la Arquidiócesis de la Ciudad de México y con ello se convierte en el Arzobispo Primado de México, inaugurando su gestión formal con un mensaje en que intento provocar la búsqueda de reconciliación entre las diversas corrientes al seno de la Iglesia mexicana así como entre esta y las diversas fuerzas políticas del país. 
 
Aguiar Retes, tomó posesión el pasado lunes 5 de febrero de este aún joven 2018 como titular del más alto cargo en la jerarquía de la Iglesia católica méxicana y destacó en su primer discurso la necesidad de la reconciliación para superar algunos de los problemas sociales que golpean a los mexicanos como son sin duda la injusticia, la inequidad y la violencia y dijo entre otras cosas: “Nuestros problemas y conflictos como sociedad han crecido y el factor de la globalización los ha vuelto más complejos. Sin embargo, la voluntad y la disposición de generar proyectos para superarlos harán viables los caminos de reconciliación que tanto necesitamos en nuestra patria y de justicia para todos, busquemos caminos que nos conduzcan a la anhelada equidad social y tengan como fruto la paz y la seguridad, para crear un marco de libertad que permita desarrollar las habilidades y capacidades de los ciudadanos y así lograr vida digna para todos”. 
 
Aguiar fue nombrado por el papa Francisco el pasado mes de diciembre y se ha convertido en el arzobispo primado número 35, habiendo sido el primero fray Juan de Zumárraga, y toma las riendas de una arquidiócesis marcada por el conservadurismo de su tan polémico antecesor, el aún Cardenal pero ya solo Arzbispo Emérito Norberto Rivera Carrera, jurisdicción severamente erosionada  por las graves acusaciones de encubrimiento de diversos casos de pederastia ocurridos en su jurisdicción eclesial más también en diversas otras pero habiendo tenido de igual forma conocimiento e intervención solapándo a clérigos denunciados por ello, destacando las que se difundieron cómo perpetradas al seno de la congregación de los Legionarios de Cristo, señalado también el Prelado de colusion en la protección a integrantes de la iglesia que fueron acusados de esa clase de crímenes en contra de la integridad sexual y la salud física y mental de varios niños y jóvenes en el territorio de la Arquidiócesis de Guadalajara en la época que estaba a cargo del Cardenal Juan Sandoval Iñiguez, hoy aún purpúrado pero ya solo Arzobispo Emérito de la Capital jalisciense, siendo que Rivera Carrera contribuyó a que se protegiere a los acusados participando en su cambio de adscripción que fue el único castigo que los sátrapas recibieron al ayudarseles a evadir la justicia penal ordinaria y sólo determinar un proceso interno de sanción acorde a las normas del derecho canónico, autorizándose ello por Rivera Carrera tras la gestión de Juan Sandoval con el consabido conocimiento del Vaticano, siendo en la época el Papa Juan Pablo Segundo y su principal colaborador el entonces Cardenal  Joseph Aloisius Ratzinger quien después llegó a ser el Papa Benedicto XVI, hoy solamente Papa Emérito. 
 
En su discurso, el nuevo Arzobispo primado de México obvió este tema y tampoco comento algo sobre otros asuntos espinosos y polémicos, como el aborto o el matrimonio homosexual, que pudiesen indicar un cambio de dirección en la Iglesia mexicana. El silencio de Aguiar se notó en la catedral una vez que Norberto Rivera resaltó en su discurso de despedida que durante sus más de 20 años en el cargo como titular de la arquidiócesis más importante de México defendió el “derecho de los no nacidos” y lo que llamó el “matrimonio natural”. El nuevo primado de México hizo hincapié en el tema de los derechos humanos, mencionando que eligió el día 5 de febrero como fecha para el inicio de su mandato al frente del arzobispado en la capital mexicana porque es el día de san Felipe de Jesús, patrono de la arquidiócesis, pero también porque se celebra el centésimo primer aniversario de la promulgación de la Constitución Mexicana y señaló al respecto : “La dimensión festiva de nuestra Constitución nos ofrece poner en práctica para bien de nuestra sociedad los derechos humanos universales y en especial uno de ellos: la libertad de religión, llamada también de libertad religiosa, que implica la posibilidad de interactuar, como iglesia y como creyentes, con todas las instituciones oficiales y privadas para buscar el bien de nuestra sociedad”, al hacer referencia a la Carta Magna olvido estar lesionándola crasamente al involucrar a un alto funcionario Civil presente en esa calidad en su evento de asuncion, pues en franca violacion y deterioro del Estado Laico, Aguiar inició su gestión al frente del arzobispado en la Catedral de la Ciudad de México con la presencia del jefe de Gobierno de la Ciudad Miguel Ángel Mancera. 
 
Norberto Rivera.

Norberto Rivera.

Desde que fue electo por Francisco, se destacó que Aguiar daría un enfoque social en su trabajo en la capital del país, el segundo con más católicos en el mundo. Se calcula que el territorio de la archidiócesis tiene cerca de 8 millones de fieles y más de 1000 sacerdotes residentes. Aguiar también será la voz más importante de la Iglesia durante la campaña electoral opacando al Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) el Cardenal José Francisco Robles Arzobispo de Guadalajara. En su anterior encargo, como arzobispo de Tlalnepantla, Estado de México, Aguiar se acostumbró a tomar el pulso y mantener un diálogo abierto con la clase política y muchas de las figuras de alto perfil de los partidos políticos, incluido a la élite del Estado de México, tierra del presidente Enrique Peña Nieto.

 
Aguiar Retes fue nombrado cardenal por el actual Pontífice de la Iglesia Católica, el pasado 19 de noviembre de 2016, y es miembro del Pontificio Consejo para el Diálogo Religioso y de la Pontificia Comisión para América Latina. Nació el 9 de enero de 1950 en Tepic, Nayarit, y fue ordenado sacerdote el 22 de abril de 1973. 
 
Después fue enviado a Roma como alumno del Pontificio Colegio Latinoamericano y consiguió la licenciatura en Sagrada Escritura en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma (1974-1977). Además, entre 1978 y 1991 se desempeñó como rector del Seminario de dicha ciudad. Después, el 28 de mayo de 1997, fue designado por el Papa Juan Pablo II como el tercer Obispo de Texcoco.
 
Otros cargos que asumió fueron el de presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, del 2006 al 2009, y del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), del 2011 al 2015. El 5 de febrero de 2009, el papa emérito Benedicto XVI lo nombró arzobispo de Tlalnepantla, cargo del que Aguiar Retes tomó posesión el 31 de marzo de 2009.
 
Es de esperarse que Carlos Aguiar tenga una mayor sensibilidad social que su polémico antecesor Norberto Rivera y una intención más clara contra la corrupción en la Iglesia.
Lo primero que debería hacer Aguiar es ventilar y provocar la sanción a los crímenes de los que se señala tienen corresponsabilidad tanto Rivera Carrera como Juan Sandoval, ello sería un verdadero cambio y una gran señal de que comulga plenamente con las ideas justicieras de Francisco, el que busca limpiar a la iglesia del cochambre y que en en esa gran batalla no ha tenido eco hasta ahora en México, tanto así que a pesar que hace ya varios años, desde 2011, está al frente de la Arquidiócesis de Guadalajara el Cardenal Jose Francisco Robles Ortega, su polémico y denunciado antecesor sigue actuante e impune. Hay pues vientos de cambio pero aún sigue el fuerte hedor a putrefacción en la iglesia mexicana.
 
Con la asuncion del Cardenal Carlos Aguiar Retes como nuevo titular de la Arquidiócesis Primada de México, queda a cargo 467 parroquias, la Basílica de Guadalupe y la Catedral. Además, supervisará a mil 875 sacerdotes, tres seminarios con más de 150 alumnos, de la Universidad Ponticia, Universidad Lumen Gentium y de 212 instituciones diversas, con su empoderamiento término la era poderosa del Cardenal Norberto Rivera Carrera quien preservando el nombramiento o rango de Cardenal, es es ya solamente Arzobispo Emérito tras que el Papa Francisco le hizo efectiva su renuncia que presentó a principios de diciembre pasado. Antes de formalizar la entrega del mando de la arquidiócesis y con ello la citada asuncion del cargo y obviamente asumir el poder su sucesor Aguiar Retes, Norberto Rivera se despidió a través de una carta difundida por los canales de la iglesia y en el texto de ella solicita perdón “por sus debilidades y omisiones”. Rivera Carrera ofició su última misa en la Catedral Metropolitana de la capital mexicana en su carácter de Arzobispo en funciones, dejando atrás una larga época de 22 años al frente del más influyente cargo en la alta jerarquía de la Iglesia Católica en México, debiendo recordar que el 76 por ciento de los mexicanos dice ser fiel de la fe católica. Norberto Rivera, es originario de La Purísima, Tepehuanes, Durango, fue designado Arzobispo Primado de México el 13 de junio de 1995, por el papa Juan Pablo II, y asumió la encomienda un mes después, en la Basílica de Guadalupe, el 26 de julio de 1995, convirtiéndose en el 34 arzobispo de la Ciudad de México. Cómo es sabido, el pasado 6 de junio, Rivera Carrera entregó una carta de renuncia en la nunciatura de la Ciudad de México, tal como lo marca el Código de Derecho Canónico al cumplir los 75 años de edad. El cardenal Rivera dejó la Arquidiócesis Primada de México, mientras que la Procuraduría General de la República (PGR) lo investiga por una denuncia en su contra, por presuntamente encubrir a 15 sacerdotes pederastas, interpuesta por los ex sacerdotes Alberto Athié Gallo y José Barba Martín.
 
Ambos activistas afirmaron que Rivera Carrera nunca reconoció que encubrió al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado, y que el cardenal nunca entregó los documentos que existen en el Tribunal Eclesiástico y tiene la Santa Sede en Roma, sobre los curas pederastas.
 
Faltara ver cómo será la relación de Aguiar Retes con las otras corrientes de influencia de la Iglesia mexicana que lideran algunos prelados ultraconservadores y muy radicales, que se oponen a la nueva realidad y la apertura del Papa Francisco, renuentes a la revisión de conductas y llmpia del cochambre que aún existe en muchos territorios eclesiales.
EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox