México y Estados Unidos, nuevas metas y retos

335
0
Compartir
d

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

MÉXICO INTENTA MEJORAR LA COOPERACIÓN EN SEGURIDAD Y POLÍTICA EXTERIOR CON SU MAYOR SOCIO COMERCIAL 

México y los Estados Unidos de America estudian poder desplegar alguaciles aéreos estadounidenses armados en vuelos comerciales transfronterizos, lo que se ha estado intentando lograr desde que el patan y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump asumio la presidencia del vecino país del norte, y México ha intentado a su vez mejorar la cooperación con su mayor socio comercial en materia de seguridad, inmigración y política exterior, con la esperanza de convencer al mandatario de adoptar una postura más suave con respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
 
En 2003, tras los atentados del 11 de septiembre, México acordó colocar agentes de seguridad mexicanos en ciertos vuelos, pero dijo que nunca permitiría que funcionarios de los Estados Unidos estuvieran a bordo de sus líneas aéreas comerciales, mucho menos armados. Ahora, eso parece haber cambiado.
 
En el marco de su participación en la Reunión Plenaria de Senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Verde Ecologista de Mexico (PVEM) el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) Luis Videgaray Caso señaló que el gobierno federal de México que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto no negociará el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) a cambio de la presencia de guardias o policías armados, los que llaman “Air Marshals”, que son agentes del gobierno del vecino país portando armas en vuelos transfronterizos entre los dos países; Videgaray Caso fue interrogado por los legisladores sobre este tema y manifestó que la propuesta de que agentes armados del vecino país estén en vuelos comerciales entre México y Estados Unidos se ha hecho ya en varias ocasiones y se ha rechazado.
 
Pero hay que advertir lo que al respecto dijo Renato Sales Heredia el Comisionado de Seguridad Nacional, que afirma que en vuelos de líneas mexicanas no habrá agentes del país vecino con armas, más explicó que hasta el momento no existe un acuerdo concreto sobre el tema de que agentes armados de los Estados Unidos de America puedan viajar en vuelos desde esa nación hacia México, sin embargo, destacó que es un tema que se ha venido tratando desde hace tres año y acentuó : “Se está trabajando en función de las solicitudes que se ha hecho desde hace tres años. Serían vuelos estrictamente comerciales y norteamericanos, no en aerolíneas mexicana. Pero aún no se ha concretado” y dijo que efectivamente los agentes estarían armados al llegar a territorio mexicano, al momento de descender del avión, y recalcó que el tema se ha tratado desde 2011, posterior al atentado de las Torres Gemelas en Nueva York. Finalmente informó que las armas con las que viajarían no serían de fuego y que sí estarían encubiertos y trató de atenuar diciendo : “Creo que serían tasers (máquinas de toques), no serían armas de fuego. en principio sí estarían encubiertos”.
 
Hay que recordar que durante el sexenio presidencial a cargo de Vicente Fox, siendo el subsecretario de Seguridad pública federal en la Secretaría de Gobernación Ramón Martín Huerta, agentes estadounidenses viajaron armados en vuelos comerciales hacia México, y también viceversa: los elementos mexicanos de la entonces Policía Federal Preventiva (PFP) aterrizaban en Estados Unidos hasta sin pasaporte y sin visa, pero con armas, y se subían de inmediato al siguiente vuelo. Las armas que suelen llevar estos agentes encubiertos a bordo son capaces de neutralizar a un enemigo sin penetrar el fuselaje del avión. La discusión está de nuevo sobre la mesa. La discusión debe versar inexorablemente sobre la legalidad y sobre todo el esquema de la viabilidad constitucional en razón de la violacion a la soberanía de las naciones.  
 
Durante su participación en la Sexta Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico (SHCP) destacó lo que dijo es : “la estabilidad económica que prevalece en México como resultado del trabajo responsable del gobierno federal”.
 
El titular de la política hacendaria del país se ha jactado en el sentido que existe un gran manejo financiero y económico en el pais y acentuó : “en México no hay un problema inflacionario, en el mes de enero, tradicionalmente, se incrementan en mayor proporción los precios de diversos productos, en comparación con meses anteriores” y también dijo a los legisladores priistas : “los analistas económicos han reconocido que el aumento a los precios de productos y servicios en el país se mantienen en niveles cercanos 3.5 por ciento” e informó que, según sus reportes : “la conducción económica que ha mantenido el gobierno federal a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha sido impecable y hoy podemos decir que en el 2017, considerado un año que pintaba muy mal, no nos fue mal, aunque ciertamente fue difícil, y subrayó que en el presente año se trabaja para alcanzar un crecimiento razonable, y el Fondo Monetario Internacional pronostica que México crecerá 2.3 por ciento, cifra mejor que la alcanzada en 2017” y al tiempo que planteó : “el objetivo es alcanzar niveles mayores de crecimiento económico y para ello ya se toman medidas”.
 
Pero para considerarlo en contraste con lo aseverado por González Anaya, hay que advertir que el consenso de analistas consultados por el Banco de México subió a 4.06 por ciento la expectativa de inflación para el presente año, desde el 3.96 por ciento de la encuesta previa. Los especialistas en economía revisaron también al alza su pronóstico para el tipo de cambio, y ahora esperan que en este año cierre en 19.04 pesos, contra 18.83 del sondeo de diciembre.
 
En tanto, la expectativa para el PIB fue ajustada a la baja a 2.19 por ciento para este año, desde un 2.24, y para 2019 se mantuvo en 2.35 por ciento.
Para los analistas, la incertidumbre política interna es el principal factor que podría obstaculizar el crecimiento de la actividad económica en los siguientes meses. Este elemento concentró un 24 por ciento de respuestas en la encuesta de enero.
 
Le siguieron los problemas de inseguridad pública, con 15 por ciento; la plataforma de producción petrolera, la incertidumbre sobre la situación económica interna y la inestabilidad política internacional, cada una de ellas con un porcertaje de ocho por ciento. 
 
Así las cosas, no siendo sin duda una situación frágil tampoco pueden echarse las campanas al vuelo y se deberá de continuar con la labor de preservar los equilibrios financieros sin descuidar el respaldo a la sociedad en cuanto a coberturas de necesidades del apoyo institucional.
EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario