Juanito, el priista modelo…

5151
0
Compartir

bruno-1Juanito se levanta todas las mañanas pensando en ganar la próxima elección. Juanito es priista, pero es un priista moderno -sí, eso puede ser posible-, alguien que ya entendió que las reglas del juego cambiaron. Por eso se ríe cuando observa a sus compañeros de partido sonando matracas, haciendo fila en el besamanos, regodeándose de su pasado tricolor en desayunos con los sectores y organizaciones…

Juanito se levanta todas las mañanas y va y se toma una foto en las obras del tren ligero. Se toma la foto y la sube a Facebook, para que la vean sus amigos, sus familiares, sus vecinos. Sabe que es una obra que les dará mucho a los priistas en la próxima elección y no entiende por qué debe ser solamente el Gobernador Jorge Aristóteles el que presuma esa obra. ¿Por qué esperar a que el Gobernador la presuma? Él la presume como un logro y la comparte con todos sus contactos…

Juanito platica diariamente con su familia y les argumenta por qué es miembro del PRI. No platica con ellos sobre el pleito de Aristóteles y Arturo Zamora, no platica con ellos que la hija de fulano ahora es la candidata a diputada federal, ni platica que los asesores de su partido son los que ya perdieron todo en la pasada elección…

¿Cómo es posible que aquellos que perdieron la pasada elección, los que prácticamente no ganaron nada, hoy encabecen nuevamente los esfuerzos de su partido… y haciendo exactamente lo mismo de la pasada ocasión? Juanito se adelanta y argumenta que fue un productazo electoral llamado Aristóteles el que logró los triunfos pasados… y que un pésimo producto como Ricardo Villanueva, que sí necesitaba ayuda, fue quien los puso en su lugar. 

Más bien Juanito le comenta a sus familiares, a sus amigos, lo que tienen que escuchar para empezar un diálogo, con temas a favor y en contra, pero que tengan una repercusión favorable para su partido. Sabe que el periodo electoral empezó hace muchos meses, así que ve apremiante empezar a transmitir la narrativa de su partido para que a su vez sus amigos y familiares y vecinos la compartan a sus vecinos y amigos y familiares.

Uno de los puntos que transmite Juanito a sus familiares y vecinos es que otros partidos se vendieron por un plato de lentejas, que el PAN y el PRD tiraron todos sus ideales y sus valores y sus plataformas políticas y sus amigos para ir de rémoras a ver qué les toca en lo que viene. Eso les transmite porque sabe que el poder de identidad mueve montañas…

Pero se pone triste mirando cientos de fotos, que siempre son la misma, de los priistas dándose palmaditas en la espalda. Juanito no entiende por qué los priistas sólo se hablan entre ellos, se toman fotos entre ellos, se piden el voto entre ellos, cuando los votos los dan sus vecinos, los ciudadanos que están afuera de su partido. Ya han pasado varios meses desde que comenzó el proceso, incluso ya pasó un mes de campañas internas y no ha visto mensajes que trasciendan más allá del patio trasero de sus comités municipales y estatales…

Juanito ve cómo están dejando a sus adversarios ir hacia la elección como si estuvieran en un día de campo.

Sabe lo que quiere la gente, sabe lo que afecta a la gente, sabe de las debilidades de sus adversarios; pero ha escuchado que en esos temas es mejor no meterse porque en vez de darles puntos se los quita. Juanito hace un sondeo en su colonia y todos, todos, le dicen que la inseguridad es el tema que más preocupa a toda la población, pero ve que lejos de entrarle y apropiarse del tema, los priistas dicen que mejor no meterse ahí porque es un tema puntiagudo. Juanito se pregunta, si el tema de la inseguridad es de Enrique Alfaro y de Pablo Lemus, ¿por qué no apropiárselo con una narrativa propia? ¿Por qué no hacerlo propio por acumulación? ¡Si lo hacemos propio por acumulación será nuestro tema! ¿Será porque vamos a perder puntos? ¡Cuáles puntos vamos a perder! ¡Si empezamos muy abajo y lejos de remontar seguimos cayendo! ¿Es mejor hablar de reconstruir el tejido social?, exclama angustiado.

Juanito ve con desesperación cómo sus adversarios tienen años en campaña, y su partido todavía no empieza. Por lo que ve están esperando a marzo para iniciar…

Juanito ve cómo ha iniciado un nuevo proceso de autoengaño entre sus compañeros de partido. En lugar de ser realistas, de organizarse para dar la pelea, los priistas se meten zancadillas unos a otros; todos opinan, todos son estrategas. Ni los anuncios oficiales del INE usan. O apenas empiezan, pero todos son analistas, estrategas.

Pero Juanito no se desanima y hace su parte: todos los días se levanta y va y se toma una foto en las obras del tren ligero y la comparte a sus amigos, y vecinos y familiares. No está esperando a que lo haga en marzo el Gobernador Jorge Aristóteles…

EtiquetaBruno
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.