LOS MIEDOS DE TRUMP

512
0
Compartir
Salvador Cosio-08El patán y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump que para infortunio del mundo es el Presidente de Los Estados Unidos de America se despidió del año 2017 con el insultante optimismo desbordado que le caracteriza y espetó a través de su incontenible cuenta de twitter: “Qué año ha sido y solo estamos empezando. ¡Juntos, estamos VOLVIENDO A HACER GRANDE A AMÉRICA! ¡Feliz año nuevo!”, refiriéndose al lema de su campaña electoral. 
Trump prometió cambiar su país y, sin duda, ha logrado cambios cuando aún no ha llegado al primer aniversario de su toma de posesión, que es el 20 de enero. El lenguaraz personaje que llegó a la Presidencia postulado por el Partido Republicano ha convertido la imprevisibilidad, la disrupción y la intimidación en emblemas de su administración presidencial y el presente año 2018 será clave para medir su sostenibilidad en la ruta para llegar en 2019 a la mitad el período de su mandato y se pueden identificar sus diez principales retos:
 
1.- Elecciones legislativas
Como cada dos años, el 6 de noviembre los estadounidenses votarán para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. El Partido Republicano controla ahora ambos hemiciclos, lo que es esencial para avanzar la agenda legislativa de Trump.
 
Si los conservadores ya han tenido problemas para aprobar leyes, por ejemplo su prometida contrarreforma sanitaria, con su actual mayoría exijia en el Senado, un cambio de color político en el Capitolio pondría en jaque la obra legislativa de Trump. Las elecciones serán un termómetro social sobre el mandatario dos años antes de las elecciones presidenciales de 2020.
 
2.- Obamacare y ‘dreamers’
Una de las incógnitas del año será ver si los republicanos aprovechan que aún ostentan la mayoría en el Congreso para hacer un nuevo intento, tras los sonoros fracasos de 2017, de aprobar una ley que acabe con Obamacare, la reforma sanitaria impulsada por el demócrata Barack Obama, aprobada en 2010 y que desde entonces los conservadores prometen derruir. El rechazo de republicanos moderados hizo naufragar el intento de contrarreforma. Tras lograr aprobar a finales de año una rebaja fiscal, el primer éxito legislativo de Trump, los republicanos necesitan demostrar que son un partido efectivo en Washington pues controlan el Congreso y la Casa Blanca. Este año también tendrá que resolverse el futuro del programa DACA, que protegía de la deportación a buena parte de los dreamers, inmigrantes que llegaron siendo niños de forma irregular a EE UU y han crecido en el país. 
 
Trump ha dejado en el programa en el limbo y los demócratas quieren forzarle a extender esta protección.
 
3.- Trama rusa
En el terreno doméstico, la mayor amenaza de Trump será Robert Mueller, el fiscal especial que lidera la investigación sobre si el entorno del presidente se coordinó con la presunta injerencia rusa en la campaña electoral de 2016. Mueller ha efectuado en las últimas semanas sus primeras imputaciones y estrecha el cerco sobre el entorno de Trump, acechado por la sombra rusa. Una de las claves es dirimir si el mandatario pudo haber cometido un delito de obstrucción a la justicia con el despido de James Comey como director del FBI, que era el responsable de las pesquisas sobre Rusia. Un hipotético delito de ese tipo podría llevar eventualmente a un proceso de destitución (impeachment) contra Trump, pero para ello sería necesarias amplias mayorías en el Congreso.
 
4.- Popularidad
Otra prueba para Trump en este año electoral será si logra aumentar su popularidad entre los ciudadanos. Cierra el año con un índice de aprobación del 40%, según los datos de Gallup, lo que supone un incremento de siete puntos en un mes. Trump se ha beneficiado de la aprobación de la reforma fiscal, su primer éxito legislativo, pero sigue por debajo del 45% de popularidad que tenía al inicio de su mandato y del 51% de su predecesor Obama al final de su primer año. Trump mantiene, sin embargo, un sólido apoyo de la base de votantes que lo catapultó a la Casa Blanca y a ellos dirige muchos de sus mensajes, por ejemplo de aislacionismo internacional y dureza en inmigración.
 
6.- Economía y TLCAN 
Cuando se pregunta a los estadounidenses qué es lo que más valoran de Trump, una mayoría sustancial responde sobre la situación económica. El presidente se atribuye la mejora del desempleo y el crecimiento del PIB aunque responden, en parte, a una tendencia previa a su llegada a la Casa Blanca. Trump insiste en hacer suyos los récords en la bolsa: el parqué neoyorquino firmó en 2017 su mejor año desde 2013 y a poco estuvo de rebasar la marca de 1995. Un reto del magnate neoyorquino en 2018 será convencer a los ciudadanos de que la economía va bien gracias a él y la enorme rebaja de impuestos que acaba de firmar, la mayor en más de tres décadas. En 2018 también debe resolverse el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el acuerdo comercial vigente con México y Canadá que Trump anhela liquidar y esta inmerso en un esquema de negociación para su posible reforma.
 
7.- Guerra con los medios
En su felicitación de fin año, Trump no pudo dejar de lado su guerra con los medios de comunicación. Escribió en Twitter que deseaba un feliz 2018 “incluso a los muy deshonestos medios de noticias falsas”. El republicano ha convertido a la prensa en su mayor enemigo y chivo expiatorio, acentuando su tergiversación del concepto de noticias falsas para emplearlo ante cualquier información crítica sobre él. Trump, sin embargo, vive obsesionado por el impacto informativo y no es un adalid de la verdad. Dice de media al día cinco mentiras o datos no del todo correctos, según un análisis del diario The Washington Post. Todo apunta a que en 2018 la guerra contra la prensa continuará.
 
8.- Corea del Norte
En el terreno internacional, la gran preocupación de 2018 es Corea del Norte. El empobrecido país asiático ha dado un salto cualitativo en el desarrollo de misiles con capacidad nuclear y de alcanzar EE UU, su objetivo notorio. Trump ha convertido la crisis en una constante de amenazas bélicas al régimen de Pyongyang, que incomoda a muchos en el vecino país del norte y Asia. En el ámbito diplomático, ha presionado a China para que rompa lazos con Corea del Norte y ha logrado que el Consejo de Seguridad de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) imponga duras sanciones al régimen de Kim Jong-un.
 
9.-Terrorismo yihadista
El yihadismo se presume como el otro gran asunto de la arena internacional. Tras tres años de campaña militar liderada por Los Estados Unidos de America, el declive territorial del Estado Islámico en Irak y Siria  (ISIS por sus siglas en ingles) abre la incógnita sobre qué estrategia adoptará Washington. Por ejemplo, si reducirá su presencia militar sobre el terreno. El terrorismo también es una amenaza doméstica para la primera potencia. Trump sufrió en octubre el primer atentado de autoría yihadista en su territorio desde que asumió la presidencia. Un inmigrante uzbeko llevó a cabo, en nombre del ISIS, un atropello masivo en Nueva York, en que murieron ocho personas.
 
10.- Las relaciones con Mexico
Sin duda además del asunto inherente al TLCAN, el tal Trump tiene ante sí el tema de la compleja relación que el propio payaso lenguaraz ha generado entre su país y el nuestro en temas de migración, seguridad, comercio y cooperación para el desarrollo.
A casi un año de la elección del patan y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump como nuevo presidente de los Estados Unidos de America, “ESTADOS UNIDOS”, es una de las marcas menos queridas por los mexicanos; según la firma ‘Consultoria J. Walter Thompson México’  la percepción actual de los mexicanos es negativa en relación a la marca país “Estados Unidos” e impacta en las marcas estadounidenses en México. Con respecto al valor de la marca país “Estados Unidos” entre los mexicanos, hay tres datos poderosos: 3 de cada 4 mexicanos tiene una opinión negativa del gobierno de Estados Unidos; México ha aumentado su percepción negativa hacia los Estados Unidos de America en un porcentaje del 30% durante el último año; Estados Unidos de America es el país menos querido por los mexicanos, de toda la lista encuestada. Brasil, Canadá, China, Francia, India, Japón, Rusia, Inglaterra están catalogados mucho mejor que el vecino país del norte.
 
Hay cinco asuntos que han impactado fundamentalmente la falta de apreciación de los mexicanos hacia la marca “ESTADOS UNIDOS” y son:
TLCAN: el tal Trump dijo que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha sido unilateral para Canadá y México, afectando a los trabajadores de su país. Las negociaciones para modernizar el TLCAN, iniciaron el pasado 16 de agosto de 2017 en Washington, Trump reiteró que dará por terminada la relación si no se logra una negociación beneficiosa para su nación, la quinta ronda de conversaciones se llevo a cabo en la Ciudad de México entre los días 15 al 21 de noviembre de 2017 y los  negociadores acordaron que las conversaciones se extenderán hasta el primer trimestre de 2018.
 
EL MURO: Entre sus promesas de campaña se encuentra la construcción del muro fronterizo entre el vecino país del norte y México.
Uno de los objetivos del muro es frenar el flujo de drogas hacia Estados Unidos de America.
A mediados de Octubre, autoridades del país vecino al norte presentaron ocho prototipos del muro que el tal Trump pretende construir en la frontera con México. Cada prototipo será sometido a una serie de pruebas durante para evaluar su resistencia antes de decidir sobre su construcción final entre los dos países. Hay que recordar que la frontera entre Estados Unidos de America y México tiene unos 3000 kilómetros de extensión, a lo largo de la cual ya hay unos 1050 kilómetros de muros y vallas que separan a ambos países. La mayor parte de la valla fronteriza ya existente fue construida después de 2006, durante la presidencia de George W. Bush.
 
DACA: El Primero, en Junio de este año, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos de America terminó con DAPA (Deferred Action for Parents of Americans and Lawful Permanent Residents, DAPA, por sus siglas en inglés), una acción que beneficiaba a los padres indocumentados de hijos con ciudadanía o residencia permanente, pero que nunca llegó a implementarse. En ese momento, Trump había decidido mantener el programa DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals), pero ahora cambio de parecer, pues el pasado martes 5 de septiembre, Trump derogó el programa DACA que protegía a jóvenes indocumentados que llegaron a la Unión Americana cuando eran niños. DACA es el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Deferred Action for Childhood Arrivals, por sus siglas en inglés) y fue lanzado en 2012 por el entonces presidente estadounidense, Barack Obama.
 
CAMBIO CLIMÁTICO: Donald Trump sacó a Estados Unidos de America del Acuerdo de París, porque ha considerado el calentamiento global un engaño, sin embargo pero en 2009 pedía combatirlo. El acuerdo de Paris es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a través de la mitigación, adaptación y resiliencia de los ecosistemas a efectos del Calentamiento Global, su aplicabilidad sería para el año 2021. En 2012, aseguró que el calentamiento global era un concepto inventado por China para dañar a la industria norteamericana. Lo escribió en Twitter y desde entonces la frase le persigue: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer no competitiva a la manufactura de EE UU”. Tras ganar las elecciones de noviembre, Trump aseguró tener una “mente abierta” sobre el asunto, pero puso a un negacionista climático para dirigir la Agencia de Protección Ambiental (Scott Pruitt, fiscal general de Oklahoma, quien además es un enemigo de la regulación federal en materia de medio ambiente y ha demandado 14 veces a la agencia en la que hoy está al frente) además ha diluido las regulaciones impuestas por el gobierno de Barack Obama.
 
VETO MIGRATORIO: La prohibición original de Trump fue muy controvertida, ya que afectó a seis países mayoritariamente musulmanes, y fue ampliamente calificada como “prohibición musulmana”. Este nuevo veto migratorio aplica para Corea del Norte, Venezuela y Chad se suma a los países alcanzados por la prohibición original de entrada de Trump que incluye a Irán, Libia, Siria, Yemen y Somalia.
La mayoría de las restricciones constituyen en la suspensión de visas turísticas y de negocios B-1 y B-2, y no parecen estar limitadas en el tiempo como sí lo fue la orden ejecutiva anterior de Trump.
EtiquetaCosíoTrump
Compartir

Dejar un comentario