¿Quién salvará al PAN y PRD?

5517
0
Compartir
Dante Delgado, Enrique Alfaro, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya.

Dante Delgado, Enrique Alfaro, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya.

ENRIQUE ALFARO RAMÍREZ DEJÓ ABANICANDO A PANISTAS Y PERREDISTAS EN LA DISPUTA POR LA GUBERNATURA DE JALISCO

Por Jorge Covarrubias

Tal como se preveía, Enrique Alfaro Ramírez dejó abanicando a panistas y perredistas en la disputa por la gubernatura de Jalisco en el 2018. El lunes 27 de noviembre el alcalde de Guadalajara anunció en su página de Facebook, —mediante un video de una duración de aproximadamente 11 minutos— su intención de contender por la gubernatura, pero sin ningún tipo de alianzas.

El escenario político no podría ser más complicado para las dirigencias estatales del PAN y PRD, que han visto caer estrepitosamente su simpatía en las preferencias electorales. El presidente del sol azteca, Raúl Vargas López, de plano decidió renunciar a la dirigencia de su partido. Al menos es lo que deja entrever un documento en poder de El Respetable, que consiste en la convocatoria para este 3 de diciembre a las 10:00 a.m. con carácter de extraordinaria.

El último de los puntos de la orden del día expresa claramente la designación del presidente y secretario general del Comité Ejecutivo Estatal. No obstante, las razones de tal medida no se explican en la convocatoria.  Fuentes cercanas al Sol Azteca señalan que Raúl Vargas simplemente no soportó el desdén del que ha sido objeto por parte del alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, y en congruencia con la postura crítica que había mantenido meses antes de que el ex rector de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López, se entendiera con el virtual candidato a gobernador, prefirió declinar.

La orden del día incluye también un informe del gasto financiero del último trimestre del partido, así como la presentación de un informe que explique oficialmente las razones que han motivado la salida del Doctor Vargas.

Y aunque algunos analistas consideran que Alfaro les dio el tiro de gracia, sus propios militantes se muestran optimistas en obtener un buen resultado.

El ex gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, quien mantuviera un fuerte liderazgo en el panismo local es uno de ellos, e incluso se jacta que la opinión de la gente es positiva hacia su partido.

“Vamos a tener un buen candidato que puede ser Miguel Ángel Martínez Espinosa o Gerardo Solís Gómez, entonces vamos a tener un buen candidato, vamos a tener buenos resultados”, dijo a un reportero.

Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara.

Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara.

Momentos antes de que quien escribe esto le abordara, el ex mandatario concedía una entrevista para un programa de radio que se transmite en internet, a donde acudió para hablar del proceso electoral del 2018, que incluye la coalición entre PAN, PRD y MC, así como el destape de José Antonio Meade a la presidencia de la república.

“Nos hicimos cuerones”, comentó en ese espacio sobre la indolencia que ha mostrado la clase política a las demandas sociales.

Antes de retirarse, concedió al reportero poco menos de dos minutos, parecía tener prisa.

-¿Ve usted el riesgo de que el PAN pueda perder el registro?— se le inquirió.

-¡No, hombre!, ¡no!, ¡no!, ¡no!, ¡va a ganar!, y va ganar ayuntamientos, diputaciones, puede ganar la gubernatura del estado.

-Usted se muestra muy optimista.

-Las realidades hay que verlas en la calle.

-Veo las encuestas— se le acotó.

-No, ve con los ciudadanos, ve con los ciudadanos a la calle, pregúntales qué opinan del PAN, qué opinan del PRI, qué opinan de Movimiento Ciudadano, cómo ven a unos; ésas son las verdaderas encuestas, no las que te publican, alguien las manda a hacer, ¿no?.

Con un “gracias” y una sonrisa expuesta el ex gobernador no dio pie a más preguntas ni comentarios, entró a un elevador y salió del edificio al que había entrado.

Sin embargo, no es el único que cree que el PAN aún puede ofrecer un papel digno en la elección del 2018. Con una opinión más mesurada, el ex regidor de Guadalajara, Luis Alberto Reyes Munguía, —quien además fuera secretario particular del ex gobernador, Emilio González Márquez— admite que la participación del PAN en el proceso electoral será de un corte más testimonial que protagonista, pero ello, dice, debe de servirle al partido para que pueda reconstruirse hacia el futuro y replantear su relación con los principios que le dieron origen.

“Creo que a lo mejor va a ser una buena oportunidad el que este muchacho Alfaro pues no quiera al PAN, creo que el PAN tiene que regresar a sus orígenes, a sus principios, a estar cercano a la ciudadanía, a lo que la ciudadanía quiere, son épocas complicadas, la gente está decepcionada de los partidos políticos. Ahí está Kumamoto, está haciendo buena labor, sin embargo no le veo lo independiente”, señala.

Luis Reyes considera que el voto duro que tiene el PAN será suficiente para que el partido conserve el registro, por lo que no ve ningún riesgo en que el blanquiazul vaya solo en la elección. Lo que le preocupa, dice, es que dentro del PAN no observa a algún candidato fuerte que pueda contenderle a Alfaro, por lo que no vería mal que se buscara a algún aspirante externo.

“Por ahí alguien había hablado de Medina Mora, el que fue de una de las cúpulas de aquí del empresariado, que a mí no me parece mal, al contrario, un muchacho Herrera, que es Concamin a nivel nacional; hay gente que puede dar la lucha porque ese tema de los independientes está muy verde”, comenta.

Reyes Munguía reflexiona sobre la crisis que llevó al PAN a una debacle, después de que el partido gobernara el estado durante tres sexenios consecutivos, y dominara a la capital jalisciense por 15 años. Dice que hubo un “desgaste” y una dirigencia estatal muy “sectaria” en la que se privilegió a un solo grupo, además de haberse perdido la conexión con los ciudadanos.

Se refiere al ex presidente del PAN, Eduardo Rosales Castellanos, a quien señala de tener un pie en esa institución política y el otro en Movimiento Ciudadano.

“Él, junto con Jorge Salinas, pues fueron factores para que el PAN fuera perdiendo”, dice, sin dejar de reconocer que la mentada de madre que propinó el ex gobernador Emilio González Márquez afectó en el ánimo de los ciudadanos.

“Creo que a Emilio le faltó especificar para quién era la mentada, creo que no era para los ciudadanos, sino para dos medios (de comunicación) en específico, no se supo explicar y ahí aprovechó todo mundo, hasta el suegro de la esposa de Aristóteles, la que funge como primera dama”, añade.

También responsabiliza a quien fuera secretario de Desarrollo Rural durante el anterior sexenio, Álvaro García Chávez, señalado en diversos medios de comunicación de desvío de recursos que presuntamente canalizaba para beneficiar a su familia y construir su candidatura al municipio de Tamazula de Gordiano.

Como regidor de Guadalajara, Reyes Munguía se opuso a que el ayuntamiento tapatío le entregara a la Universidad de Guadalajara el comodato de la Plaza Mexicaltzingo para la construcción de un estacionamiento subterráneo. Dice que no se oponía por llevar la contra, sino porque consideró que hacían falta elementos técnicos en el proyecto.

En el PRD la situación no es distinta, en el anterior impreso de El Respetable se daba cuenta de la considerable disminución de la militancia en ese partido; sin embargo, el ex diputado Enrique Velázquez, asegura que no tienen nada de qué preocuparse pues en cada elección siempre dan por muerto al sol azteca.

Emilio es el más mal afamado ex gobernan­te panista.

Emilio González Márquez.

“Es que siempre han dado por muerto al PRD, cada elección dicen que va a perder el registro, y el PRD sigue, es un partido nacional, y pues digo, a lo mejor no en cantidad, pero sí en calidad con una agenda importante en Jalisco”.

Reconoce que el PRD ha tenido divisiones, pero también señala que a pesar de eso siempre ha salido adelante porque tiene una presencia importante en el estado. Dice que el posicionamiento de Enrique Alfaro no debe tomarse como una “declaración de guerra”, pues a fin de cuentas está abierta la posibilidad de contender juntos en presidencias municipales, y ello representa una oportunidad interesante para cerrarle brecha al PRI en los municipios rurales.

Aunque aún milita en el PRD, Velázquez dejó de participar en las actividades del partido desde mayo pasado para concentrarse en su agrupación política ‘Hagamos’, en la que se encuentran los rectores de centros universitarios, Héctor Raúl Solís Gadea, Mara Robles y Marco Antonio Cortés Guardado, todos  afines al llamado Grupo Universidad que lidera Raúl Padilla López.

Entrevistado al respecto, el analista político del Tec de Monterrey, Eduardo González Velázquez, manifiesta que si Alfaro declinó competir en alianza, quizá sea porque considere que el Frente Ciudadano por México no prosperará y busca adelantarse, o porque en verdad siente que no necesita de ayuda para ganar la gubernatura. No obstante, a diferencia de las anteriores opiniones, el académico considera que la decisión de Alfaro, deja al PRD en completa indefensión.

“No hay condiciones para que solos salgan bien librados de la elección, tanto local como nacional, en bola pueden obtener cierta presencia que se podrá traducir en curules en los Congresos, pero yo no creo que si no hay Frente, el PRD, por ejemplo, vaya solo aquí en Jalisco”.

González Velázquez dice que si los perredistas confían en su voto duro para mantener el registro, deberían considerar que mucha de su militancia migró a Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador.

En el caso del PAN, precisa que como en la Lotería Nacional, “va por el reintegro”, pues no tiene una figura fuerte que pueda contenderle a Alfaro. Se le menciona que en algunos medios de comunicación y redes sociales se han ventilado los nombres de Abraham González Uyeda, Gerardo Octavio Solís, Antonio Gloria, Sergio García de Alba y Francisco Mayorga, sin descartar al propio presidente del partido, Miguel Ángel Martínez Espinosa, como posibles aspirantes.

Comenta que esas nominaciones reflejan que hay una desesperación de la dirigencia por encontrar un candidato fuerte. Sin embargo, destaca que el PAN tuvo el tiempo suficiente para reconstruirse cuando perdió la gubernatura frente a Aristóteles Sandoval, pero en lugar de eso, el partido se fracturó por el choque de grupos internos que disputaban el control del mismo.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox