Vuelve el Dr. Vargas para sepultar al PRD

3887
1
Compartir
Vargas. Magallanes. Berumen.

Raúl Vargas, José Antonio Magallanes y Gabino Berumen.

EL PARTIDO HA VIVIDO UNA FUGA CONSTANTE DE SU MILITANCIA; SIN ALIANZAS NO PASARÁ DEL 2018.- ANALISTAS

Por Jorge Covarrubias

Cuando Raúl Vargas López dejó la dirigencia del PRD en Jalisco en febrero del 2009 y le cedió la estafeta a José Antonio Magallanes Rodríguez, el partido ya daba señales de un desmoronamiento y la pérdida progresiva de su fuerza política en el estado.

El Doctor, —como muchos le llaman a Vargas López por su formación médica— volvió a la dirigencia del sol azteca en noviembre del 2014, pero la situación del partido parece no haber cambiado mucho. Por el contrario, el PRD está sumergido en una profunda crisis, producto de las disputas entre las distintas corrientes que integran esa institución política.

En mayo pasado, el PRD Jalisco celebró 28 años de existencia con la afiliación de 12 mil nuevos militantes que se habían sumado al partido desde noviembre del 2016, y Vargas López echó las campanas al vuelo. Sin embargo, si se observa un poco en retrospectiva, lo que en realidad ha ocurrido es una fuga masiva de simpatizantes.

En el 2008, el entonces presidente del PRD, Gabino Berumen, afirmaba que el sol azteca tenía alrededor de 200 mil militantes, con un padrón que según él, no estaba actualizado. No obstante, el registro que tiene el Instituto Nacional Electoral (INE) del PRD Jalisco, señala que actualmente el partido sólo tiene 53 mil 681 militantes, lo cual significa —si se dan por ciertos los números que proyectaba Berumen— que en los últimos 9 años  perdió tres cuartas partes de su militancia.

Algunos integrantes del PRD, ex militantes de ese partido, y analistas han señalado como responsable de esa catástrofe al Grupo Universidad que lidera el ex rector de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Raúl Padilla López, ya que secuestró a la institución política para saciar sus intereses personales.

El cronista y académico en esa casa de estudios, Juan José Doñán, advierte que si bien es cierto que en los anteriores procesos electorales ha subsistido con su eterno cinco o seis por ciento en las votaciones, esta vez (si no hacen alianza con otros partidos) el PRD estaría más cercano a su muerte y Vargas López podría ser el “sepulturero”.

“A mí me parece que tiene buena facha de sepulturero, pues a qué otra cosa va, él es un soldado, a lo que lo manden va. Yo no sé si quiere estar ahí, pero ahora tiene que cambiar el discurso. Después de haber hecho campaña en elecciones anteriores en contra de Enrique Alfaro, no ha dicho una sola palabra de las tantas pifias y dagas que ha hecho Enrique Alfaro; es decir, que su jefe ya llegó a un acuerdo con el presidente municipal de Guadalajara y entonces él, en su papel de guarura de intelectual, y lo mismo que Gabriel Torres, guarda silencio y habla de otra serie de cosas”, señala.

Recuerda como un hecho desafortunado, la entrega de la institución política al mandamás de la UDG por parte del fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, pensando que aquel podría hacerlo competitivo. Era 1995 y el PAN se llevó carro completo en el proceso electoral: presidencias municipales, mayoría en el Congreso Local, y la joya de la corona: la gubernatura estatal encabezada por Alberto Cárdenas Jiménez.

Doñán menciona que a la dirigencia nacional del sol azteca le pareció prudente ofrecer el control del partido al Grupo Universidad, pero lo que ocurrió —tan pronto asumió las riendas— fue deshacerse de los fundadores que tenían una orientación política más cercana al comunismo como Samuel Meléndez y Clemente Castañeda Valencia (padre del diputado federal Clemente Castañeda Hoeflich) para convertir a la institución política en una franquicia que prevalece hasta nuestros días.

“Han hecho un manejo faccioso; hay que ver cuántos regidores tiene el PRD Jalisco en los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara, los puedes contar con los dedos de una mano, no tienen en Guadalajara, no tienen en Zapopan, no tienen en Tlaquepaque; le sigues  y dices, ¿qué es lo que ocurrió? Pues están en una época de vacas flacas”.

Juan José Doñán.

Juan José Doñán.

Tan se está desmoronando, dice, que en la última elección intermedia, la dirigencia del PRD local no apoyó a su candidata Celia Fausto Lizaola a Guadalajara, sino que más bien pretendían evitar la llegada de Enrique Alfaro y eso se reflejó en su campaña.

“Se llegaron a hacer impresos pegados en los paraderos de autobuses y en otro lado, diciendo, si no recuerdo mal, ‘votar por Alfaro es votar por Emilio González Márquez’ y se olvidaron de su candidata”, resalta.

Para el académico, el escenario político actual es un vaticinio del mural que pintó en 1937 José Clemente Orozco en el cubo de la escalera de Palacio de Gobierno, donde los que eran aborrecibles antaño, ahora son “apetecibles” para hacer alianzas. Esto a propósito del Frente Ciudadano por México que han convocado el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

En su opinión, esta alianza lo que representa para el PRD local es la conservación del registro, y el financiamiento que otorga el INE para las campañas.

Sonia Gutiérrez León, surgida de los movimientos de Andrés Manuel López Obrador,  pertenece a Izquierda Democrática Nacional (IDN), una de las siete corrientes internas del sol azteca, la cual es opositora al Grupo Universidad.

Aspiró en el 2009 a suceder a Vargas López, cuando éste se separó del cargo para ocupar una diputación plurinominal en la 58 legislatura del Congreso del Estado —calificada como la peor por sus múltiples escándalos de corrupción, entre ellos un adeudo de 58 millones de pesos a la Consultora López Castro—, pero no la dejaron llegar. En el camino se le atravesó Enrique Velázquez González, quien le exigía declinar a favor de Antonio Magallanes, según declaró a la revista Proceso.

En entrevista para El Respetable, Gutiérrez León admite que el Grupo Universidad ejerce un control completo del partido, y su poder es tal que ni siquiera Enrique Alfaro pudo contra él, cuando éste militó en el PRD.

“Hubo un momento que ni Alfaro pudo, no sé si recuerdas que formábamos un colectivo que se llama Sol Naciente, incluso tomamos el partido, les cerramos la puerta y ni así pudimos ganar la Secretaría General, ha sido el Grupo Universidad el que ha dirigido el partido”, dice.

A pesar del dominio de la Universidad sobre el sol azteca, Gutiérrez León asegura que no dejará sus filas, pues quiere ver a un PRD distinto, cercano a las demandas sociales.

Otros de los que han dejado al partido a causa del control hegemónico que ejerce el Grupo Universidad es Víctor Páez Calvillo, quien fuera secretario general del PRD, y posteriormente diputado local de Movimiento Ciudadano. El reportero trató de localizarlo, pero no contestó su teléfono.

Quien sí respondió a la solicitud de entrevista fue Santiago Baeza, ex director de Cultura en el Ayuntamiento de Guadalajara durante la administración de Emilio González Márquez, una de las caras nuevas en el perredismo local. Dice sentirse más cómodo dentro del sol azteca que en el PAN, donde se formó políticamente.

Señala que escogió al PRD porque a diferencia de los otros partidos, de la “izquierda naftalina” de López Obrador,  y de los candidatos independientes como Pedro Kumamoto, el sol azteca abandera los derechos civiles de nueva generación que reclaman la equidad de género, el derecho al aborto, al matrimonio entre personas del mismo sexo y el consumo de marihuana con fines medicinales y recreativos.

“He encontrado un lugar donde no se me señala, ni se me cuestiona como pasaba en el PAN cuando hablábamos del matrimonio igualitario, legalizaciones, etc.; aquí me siento cobijado, me siento apoyado”.

Admite que rumbo al  proceso electoral del 2018 están disminuidos por un rompimiento entre las izquierdas, pero considera que a largo plazo las cosas pintan bien para el partido porque esa elección los puede motivar a reestructurarse. Además, recuerda que el PRD siempre ha estado en el orden del 5 ó 6 por ciento de las preferencias electorales.

A lo mejor los que estamos en el PRD no estamos tan mal, siempre hemos andado por esos márgenes; los que andan mal son los que tuvieron el poder en el estado y hoy tienen cinco puntos, creo que es más fácil que los conservadores desparezcan a que lo hagamos los liberales desde la estructura partidista”, dice en clara alusión a la debacle panista. Y añade: “es más fácil que sobreviva un partido vanguardista como el PRD que un partido conservador”.

Contrario a las críticas de los detractores del Grupo Universidad, Baeza asegura que tal agrupación no existe, sino que es mera “propaganda”, y lo que hay son muchos grupos universitarios alrededor de figuras importantes dentro de la academia como es el caso del rector Tonatiuh Bravo Padilla.

“Tratar de reducir la realidad a un supuesto monopolio universitario me parece que reduce la misma realidad política del partido, es decir, ‘entonces qué hacen ahí, mejor afíliense a la Universidad de Guadalajara’. Me parece que cuando se tienen pocas posibilidades de ganar, con adjetivos facilotes (sic) pues se corre en el riesgo de caer en ese tipo de comentarios”, menciona.

Refiere que incluso debería agradecerse la participación activa de la Universidad de Guadalajara porque a través de sus diferentes grupos, ha generado otra visión de la política, de mayor visión y calidad.

En lo que respecta a la creación del Frente Ciudadano por México, Baeza agrega que es positiva porque la tarea de acabar con el sistema monopólico del PRI no se ha terminado, sino que comenzó cuando el PRD y PAN se sumaron, y ahora con la inclusión de MC hay más posibilidades de liquidarlo.

Pero Santiago Baeza es una nueva cara y una nueva corriente y forma de ver la política de izquierda. En cambio, el Dr. Vargas estuvo varios años golpeando una y otra vez la figura de Enrique Alfaro, a quien hoy quiere que le ayude, con una alianza, a no perder el registro de su partido. Pero ya lo sostienen los analistas: el Dr. Vargas regresó para sepultar al PRD.

Compartir

1 comment

  1. Sonia Gutiérrez León 22 noviembre, 2017 at 07:07 Reply

    Estimado Jorge: me parece que responsabilizar al Dr. Vargas de la situación que está viviendo el partido es injusta. Como te lo mencioné en la entrevista telefónica que amablemente me hiciste, el Dr. Raúl Vargas ha trabajado en esta administración respetando la pluralidad de las corrientes internas e incluso apoyando al desarrollo de las mismas, así mismo te mencioné que en cada elección los “analistas” apuestan a que desaparezca el registro del PRD, cosa que no ha sucedido porque a pesar de ser Jalisco un Estado tradicionalmente conservador, contamos con la simpatía de militantes que ven el PRD una opción de izquierda por las causas que enarbola. Que hace falta hacer un mayor trabajo para que nuestro partido crezca, tal vez si, pero ante la imposibilidad de ir unidos con la izquierda que representa Andrés Manuel López Obrador se han tenido que buscar otras alianzas. Como te mencioné soy una firme opositora a una alianza con el PAN, pero respeto y aprecio el liderazgo que el Dr. Vargas ha encabezado como presidente del PRD.

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox