¿Por qué Almaguer?

8689
0
Compartir
E

Almaguer representa una competencia real para buscar mantener la Gubernatura en 2018.

DE SER EL CANDIDATO A GOBERNADOR, EL FISCAL SERÍA UN CONTRAPESO REAL CONTRA LOS GRUPOS ANTAGÓNICOS; EL PRIISMO LO VE COMO UNO DE LOS SUYOS…

En la recta final por la candidatura del PRI a la Gubernatura de Jalisco, son ya muy pocos los nombres que están a consideración en la mesa del Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, y uno que resalta hasta el momento es Eduardo Almaguer Ramírez, el Fiscal General del Estado, un priista de cepa, considerado por los priistas de a pie como uno de los suyos…

Sin ningún tipo de señalamientos de corrupción en su trayectoria como funcionario, con un amplio conocimiento de los procesos electorales y después de varias victorias importantes, Almaguer es, sin duda, uno de los principales activos que tiene el tricolor para enfrentar una de las batallas más difíciles de los últimos años.

¿Qué representa una candidatura de Almaguer al Gobierno del Estado? ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades? ¿Qué significaría para la correlación de fuerzas políticas que conviven en el Estado?

Para empezar, hay que decir que sería un extraordinario aliado del Gobernador, Jorge Aristóteles. El Primer mandatario ha tenido todo el apoyo y lealtad de Almaguer no sólo como candidato, sino como su principal estratega en materia electoral cuando ganó la Alcaldía de Guadalajara y la Gubernatura de Jalisco: primero como líder municipal y después como líder estatal del tricolor.

Almaguer le garantizaría al Gobernador una competencia real para buscar mantener la Gubernatura en el 2018, pero también le representaría un resultado real donde se buscaría por todos los medios ganar todos y cada uno de los espacios de representación que estén en juego en la próxima elección.

Almaguer garantiza una batalla sin simulacros donde los resultados serán verdaderos. Con los resultados el Fiscal será un verdadero dique de contención contra grupos como el de la UdeG que encabeza Raúl Padilla López, siempre presionando para su propio beneficio en detrimento de las diferentes instituciones.

Almaguer es de los perfiles que nunca se van a sentar a entregarle sus recursos o sus espacios a Raúl Padilla sólo por la presión que quiere lograr con unos cuantos acarreados a las manifestaciones contra el Gobierno del Estado.

E

Almaguer, en sus actividades como fiscal.

Aristóteles dejaría en su cargo a un hombre leal, con personalidad propia, que daría seguimiento a sus proyectos y mantendría el nivel de avance e innovación que caracteriza al actual Gobierno estatal.

Y para los diferentes grupos y corrientes que conviven al interior del PRI, Almaguer sería un candidato que les generaría confianza. El Fiscal mantiene una conversación constante con todos los miembros del equipo del Gobernador, pero también un diálogo con los simpatizantes del senador con licencia, Arturo Zamora Jiménez, y acercamientos siempre institucionales y de respeto con el líder estatal del PRI, Héctor Pizano Ramos.

Almaguer es bien visto por la clase madura del PRI, pero también representa a esa generación intermedia que actualmente gobierna en el Estado, sin dejar de decir que es impulsor de los nuevos cuadros y promotor de la equidad de género.

Si Almaguer es el candidato, todos los grupos del PRI estarían considerados, esperando que aporten sus conocimientos y sus apoyos donde tienen cierta influencia y trabajo. A cambio, por lo que se ve y se escucha, el candidato sólo les pediría una condición sine quo non: que si quieren participar le entren a “muerte” al próximo proceso electoral, sin medias tintas, sin nimiedades que vengan a restarle fuerza a un movimiento que quiere triunfar.

Los negativos que se le pueden señalar al Fiscal pueden venir de los índices de inseguridad que afecta a la población no sólo de Jalisco, sino de todo el territorio nacional. En lo local se puede decir que el tema pega más en el orden municipal, y que hasta el momento no se recuerda en la fiscalía algún incidente negativo que trascienda ni en lo operativo ni en lo administrativo.

La candidatura de Almaguer daría también un sentido de identidad a la lucha del 2018: es considerado un priista de toda la vida, que se formó y ha estado en todos los momentos, los buenos y los malos, entre las tropas locales del tricolor.

Para la próxima elección, muchos miembros del tricolor consideran que como nunca el candidato debe ser un priista de hueso colorado, y no dudan en ver a Almaguer como una verdadera opción.

Y Almaguer sabe ganar elecciones: si ya ganó Guadalajara con Aristóteles y ya ganó también con el actual Gobernador, ¿por qué no habrían de apostarle ahora para mantener el Gobierno? Eso es lo que muchos priistas se preguntan: ya sólo falta que se tome la decisión…

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox