Falsos profetas ciudadanos

1585
0
Compartir

Ruben MartinEl fango de degradación, corrupción y componendas en el que se encuentra enterrada la clase política profesional mexicana, ha hecho más grande la crisis del sistema político liberal contemporáneo en México; y esto, a su vez, ha alentado la búsqueda de salidas a esta crisis y de recomposición del sistema político.

Una de las alternativas que más se han explorado en años recientes es la del ciudadanismo, que en el actual ciclo de relevo del poder público en México se manifiesta como opciones de candidaturas independientes y de organizaciones por fuera de la partidocracia tradicional.

Hay ciudadanismo de todo tipo: desde el más decente representado por el diputado independiente Pedro Kumamoto, hasta el más aberrante como el que representan Dante Delgado, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, pasando por las burdas aspiraciones de poder de tipos impresentables como Jaime Rodríguez, El Bronco; o el falso periodista Pedro Ferriz. La propuesta política del Congreso Nacional Indígena de crear un Concejo Indígena de Gobierno y lanzar a una vocera como candidata independiente, es otra cosa distinta al ciudadanismo, por lo que la excluyo de este análisis.

Aún con sus diferencias, los candidatos, organizaciones o frentes que apuestan por el ciudadanismo terminan convirtiéndose en falsos profetas. ¿Por qué? Porque, en el fondo, la propuesta central que proponen los aspirantes del espectro autodenominado ciudadano es reemplazar a la clase política corrupta que ha manejado y controlado los poderes públicos y el sistema legal y político liberal de democracia representativa.

Dan por hecho, y tienen razón, que los priistas y el resto de los partidos tradicionales como el PAN y PRD ya fallaron y son incapaces de corregirse, al igual que la chiquillada (PVEM, PT, Panal).

Pero se equivocan al pensar que al llegar ellos las cosas cambiarán.

La apuesta ciudadanista consiste en reemplazar a las actuales élites dirigentes y a la partidocracia tradicional decadente y corrupta por los ciudadanos, es decir, las personas que no han militado en la partidocracia tradicional o no han ejercido el poder público anteriormente.

La apuesta del remplazo de burocracias gobernantes asume que el problema es de personas y no de un sistema político (la democracia liberal representativa) que funciona como dispositivo de dominación en el sistema socio-histórico contemporáneo (el capitalismo). Asumen que todo está en la voluntad: la voluntad de no ser corrupto, la voluntad de hacer la cosas bien, la voluntad de poner las instituciones al servicio de la gente, pero sin cambiar las estructuras de fondo.

Como dije, hay ciudadanismos de todo tipo, pero el más aberrante es el que pretenden explotar los dirigentes del PAN, PRD y MC con el denominado Frente Ciudadano por México. Los dirigentes de este frente político pertenecen a la partidocracia más rancia y corrupta y tienen el descaro de presentarse como opción “ciudadana” para derrotar al PRI y cambiar este país.

Eso no es lo peor, sino que intelectuales, académicos y activistas de cierto renombre, como Enrique Krauze y otros, se traguen el engaño y les compren el discurso ciudadanista. Y hasta les piden candidaturas. Es patético y muestra cuán ignorantes son muchos intelectuales y académicos liberales de este país.

El “frente ciudadano” conformado por el PAN, PRD y MC podrá afirmarse y ganarle las elecciones al PRI y a Andrés Manuel López Obrador de Morena, pero no harán ninguna transformación del país, como sostienen en su propaganda, pues han sido parte de la partidocracia que tiene al país en la crisis de guerra (homicidios violentos, desapariciones, fosas clandestinas, tráfico de personas), económica, y de avance del despojo y explotación que repudia y resiste la mayoría de la sociedad.

Bien mirada la opción política que ofrecen los falsos profetas ciudadanistas, es peor que la que ofrece el PRI. Con ese partido ya sabemos que nos atenemos al fraude de la voluntad popular, y la llegada al poder de gobernantes corruptos y depredadores. Es lo mismo que buscan el PAN, PRD y MC, pero con la piel de oveja “ciudadanista”.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox