Cambió la suerte de Cruces Mada

2447
0
Compartir

Sonia Serano-04A estas alturas seguramente hasta al gobernador Jorge Aristóteles Sandoval le queda claro que fue un grave error llevar a Antonio Cruces Mada a la Secretaría de Salud. Las fallas que el ex funcionario había cometido en áreas más pequeñas, como los servicios de salud municipales en Guadalajara o en el Seguro Popular, se magnificaron en la dependencia estatal.

En las últimas visitas que el mandatario ha hecho a diferentes municipios del estado, la queja más recurrente y sobre todo la más dura, tiene que ver justamente con las deficiencias en salud: no hay médicos, no hay medicinas, los centros de salud funcionan apenas y los hospitales tienen graves deficiencias.

“Qué bueno que ya corrió a Cruces Mada. Lo hubiera hecho antes, era un flojonazo”, dijo Ubaldo Valdez, de la comunidad wixárika de Santa Catarina Cuexcomatitlán en la visita que hizo hace unos días Sandoval Díaz.

El gobernador ya había recibido quejas similares en una visita que había hecho semanas atrás a la zona norte del estado, la más abandonada por el ex secretario de Salud. Por ejemplo, en Colotlán, el personal de los centros de salud aseguraba que se daba prioridad a la compra de gasolina, para llevar a los enfermos delicados a Zacatecas, pues en Jalisco no había medicamentos ni insumos para atenderlos.

Es cierto que la crisis en el sector salud no empezó con Cruces Mada. De hecho, tiene algo de razón cuando trata de defenderse, asegurando que encontró deudas y deficiencias.

Sin embargo, él demostró que es un pésimo administrador, sin contar su ineficiencia para llevar esa tarea.

Resultaba curioso escucharlo quejarse del mal funcionamiento de la maternidad López Mateos, culpando al personal por un problema del que parecía apenas darse cuenta, a pesar que los medios de comunicación ya tenían casi un año consignándolo. Lo mismo cuando en otros municipios hablaban de centros de salud sin medicinas. Olvidó todas las veces un detalle: era su responsabilidad.

El ex secretario de Salud había desdeñado también la información que dio a conocer la diputada Consuelo Robles, quien incluso mostró fotografías de las terribles condiciones en que funcionaba el hospital de Puerto Vallarta. Tampoco escuchó las denuncias por el abandono de nuevos hospitales como el de Huejuquilla el Alto o el de Tonaya. Ni las constantes peticiones de Jilotlán de los Dolores, donde no había un solo médico en el centro de salud.

Tal vez Cruces Mada pensó que culpar al golpeteo político de su mal trabajo iba a ser suficiente. Eso le había bastado antes, incluso cuando la Auditoría Superior de la Federación le hizo observaciones por alrededor de seis mil millones de pesos por su mala administración del Seguro Popular en 2013 y 2014.

Su suerte cambió. Al parecer su jefe, el gobernador, se dio cuenta que ese podría ser su flanco débil cuando deje el cargo.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox