El cínico Alfaro y el valiente Juan

21346
3
Compartir

a

Alfaro protagonizó un altercado con un ciudadano.

LO MÁS GRAVE DEL CINISMO DE ALFARO ES QUE DEJÓ EN CLARO QUE NO SE DISCULPARÁ CON LOS CIUDADANOS; ¿ASÍ PIENSA GOBERNAR JALISCO, CON OFENSAS A SUS GOBERNADOS?

Es válido argumentar que todos tenemos defectos, pero no se puede dejar de advertir que una serie de condiciones fundamentales que deben existir en un servidor público y en un político son, sin duda: educación, tolerancia, sensibilidad para escuchar a la gente y, especialmente, la sensatez.

Resulta indudable que la falta de esos atributos ha quedado demostrada en el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro, tanto en los anteriores escándalos conocidos y de los muchos que quizá se habrán suscitado y no hayan trascendido a la opinión pública, relativos a enfrentamientos con diversos ciudadanos en eventos públicos distintos. Por ejemplo, como el que se ha publicitado a partir del video que a través de las redes sociales se aprecia la forma en que Enrique Alfaro ordena que se lleven detenido al ciudadano Juan Plazola tras un alegato entre ambos. Esto fue el 13 de octubre en el marco de la inauguración y revisión de obras pública en la unidad deportiva José María Morelos en la Colonia El Mirador de la urbe tapatía.

En el video se advierte a Juan Plazola muy molesto, que a gritos reclama que varios agentes policiales de la corporación de seguridad pública municipal lo someten y evitan que se acerque a Enrique Alfaro, al que acusa de haberlo ofendido y empujado tras decir que el sólo buscaba acercarse para solicitarle atención como autoridad municipal que es. También se aprecia cuando Alfaro sale a escena y le grita furibundo al frágil anciano que deje de alterar el orden y tras proferirle en varías frases extremadamente vulgares le exige en forma artera ‘que se largue de ahí’, volviendo a gritarle varias palabras ofensivas contrariándose en exceso, en tanto, bravuconamente lo reta a que se enfrenten a golpes.

Ahora sabemos por otro video que circula ya en redes sociales cuál es la versión de los hechos narrada directamente por el ciudadano tapatío, a Juan Manuel Plazola Ramirez, que se atrevió a encarar al Presidente Municipal recibiendo las ofensas señaladas y extraído por la fuerza del área pública municipal por los agentes policiales.

El ciudadano Juan Plazola fue detenido por la policía de Guadalajara con la excusa de haber alterado el orden público por lo cual debió permanecer algunas horas privado de su libertad  y debiendo pagar una sanción económica; aunque afortunadamente no obtuvo como consecuencia adicional algún tipo de escarmiento mayor, estando sano y salvo quizá porque hubiere sido un grave asunto haberlo lastimado tras la gran difusión del escándalo, por lo que ahora puede contar su versión de la polémica historia.

El ciudadano agredido, Juan Manuel.

El ciudadano agredido, Juan Manuel Plazola.

Y cómo aquí se apuntó antes cuando se suscitó el deleznable show del Alcalde Alfaro quien se ganó el mote social de ‘El Mecha corta’, su comportamiento, que irascible y de forma arcaica casi rayo en barbarie, es absoluta y totalmente indefendible, por más que suponiendo sin conceder, el ciudadano Juan Plazola hubiere alterado el orden público en el lugar, ya que ni así puede concedérsele justificación a un Alcalde para reaccionar en desmesurada y abusiva contra un anciano que como cualquier ciudadano, quizá molesto y de mala gana, haya tenido el valor de acudir a pedir lo que debe recibir de la autoridad municipal, que es la atención a sus peticiones, recibiendo a cambio gritos, amagos, empujones, ofensas, amenazas e injurias de un atrabiliario Alcalde que perdió los estribos como ya se sabe suele pasarle con frecuencia.

Hoy se sabe claramente la versión del ciudadano Juan Plazola, quien en forma valiente da la cara y reitera que lo único que hizo fue hacerle una pregunta y un reclamo en cuanto posibles defectos de la obra pública inaugurada recibiendo por respuesta el rechazo a contestarle y las ofensas, empujones, abuso de la fuerza pública y hasta detención con pago de injustificada multa.

El ciudadano Juan Plazola deja claro en su versión ahora difundida que no es militante del PRI y que además hasta antes de este incidente fue incluso admirador y respaldante electoral de Enrique Alfaro y por ello es de recordar también que ante la profusión como se difundió el video del ataque de Alfaro al Señor Plazola captado por otros ciudadanos que se encargaron de hacerlo del conocimiento público a través de las diversas redes digitales de información comunitaria como el Twitter y el Facebook, el Alcalde optó por tratar de excusarse del incidente señalando sin argumento ni pruebas que fue el PRI que envió a esa persona a provocarle.

Y cómo ya se dijo: culpar a otro partido antagónico de sus actos impropios es excusa demasiado sobada para un incidente inexcusable de quién debe ser un servidor público atento y que simplemente muestra reiteradamente su prepotencia y el cómo ejerce el poder público con excesos y pensando en acrecentar su polémica imagen de cara al proceso electoral próximo ya que es sobradamente conocido anhela ser Gobernador de Jalisco.

Vale repetir la pregunta: 

¿Así será como piensa gobernar Jalisco?, ¿a fuerza de gritos, empujones, amagos, retos y ofensas a los ciudadanos que le solicitan atención?

Los ciudadanos jaliscienses no merecemos gobernantes de esa calaña y seguramente la sociedad deberá rechazarlo, pues lo que la comunidad requiere es atención y eficiencia de sus autoridades y no gritos, ofensas y amagos violentos.

Será muy importante exigir se contraste públicamente la versión del ciudadano Juan Plazola con la explicación que debe dar al pueblo el Alcalde Enrique Alfaro.

Parece casi imposible que el Alcalde Enrique Alfaro deje a un lado su altanería y hasta la franca cobardía para enfrentar los hechos y explicar lo ocurrido, tras contrastar la valentía del Ciudadano Juan Plazola , que tras ser sometido y pagar polémica sanción pecuniaria -aunque al menos librándose de una golpiza- acepta dar la cara y expresar su versión de lo ocurrido, que ante el silencio de la autoridad y el cinismo con el que reitera su condición prepotente acepta ser salvaje en sus formas, pues como dice tajante : ‘así es su carácter y no puede ni quiere cambiar’ y mucho menos querrá ser humilde y disculparse con el ciudadano agredido y con el pueblo.

EtiquetaAlfaroCosío
Compartir

3 comments

  1. M lopez 27 octubre, 2017 at 02:18 Reply

    Yo creo que tambien no se trata de contar las cosas como a cada quien le conviene de politicos que no tienen educacion estamos llenos de todos los partidos asi que dejemos de atacar con idioteces y haciendonos a un bando .

    Lo unico que pasa es que no pueden soportar que saben que esta trabajando bien por que si comparan todas las tonterias y robos y saqueos que han hecho otros gobiernos de otros partidos no acabamos nunca .

    Y con todo respeto sr gaste su tiempo en otra cosa en hacer reportajes reales o investigaciones no en chismes de lavadero o de barrio

    Y mejor dedicate a sacar al sol los trapitos de su partido y de tantos gobernantes que roban a manos llenas. Y que nadie dice nada

    Absolutamente nada.

  2. Juan 28 octubre, 2017 at 15:02 Reply

    Palabra que si…. al iniciar su gestión me caía bien el Sr. Alfaro, pero con el transcurso del tiempo lo he observado , y lo veo prepotente, dueño siempre de la verdad, … Yo creo que le hace falta una buena dosis de Sencillez y Humildad…

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox