Buscan disminuir violencia en pandillas

212
0
Compartir
S

Vizcarra dice que se trabaja en la prevención de violencia.

PRESENTAN EL PROYECTO ‘PURO LOKO DE GUANATOS’; TRATAN DE DISMINUIR VIOLENCIA Y DISCRIMINACIÓN

A través del proyecto “Puro Loko de Guanatos”, Miguel Vizcarra Dávila y Rogelio Marcial Vázquez, buscan disminuir los índices de violencia y discriminación que existen entre los jóvenes que conforman pandillas en zonas marginadas de Guadalajara.

Por medio de talleres dirigidos a los jóvenes, se ha trabajado desde diferentes perspectivas, como lo es la masculinidad y la producción musical.

Vizcarra Dávila, maestro en Estudios sobre la Región por el Colegio de Jalisco, se ha dedicado los últimos cinco años a desarrollar proyectos con pandillas de Zapopan, Tlaquepaque y, recientemente, en Guadalajara. En entrevista, abunda sobre el trabajo que se ha hecho.

¿En qué consiste el proyecto?

Trata de conocer la perspectiva de los jóvenes en pandillas y autoridades, cuáles son los problemas que se viven en relación a estos grupos y violencias. En este sentido, realizamos grupos focales, encuestas, entrevistas, trabajo de campo y hacemos productos audiovisuales. El resultado se traduce en publicaciones, documentales e intervención a jóvenes.

¿Qué se hizo en Guadalajara?

El último proyecto que realizamos fue “Puro Loko de Guanatos”, que se hizo en 19 colonias de cuatro polígonos: El Zalate, El Sauz, Lomas del Paraíso y Oblatos. Se realizaron algunos talleres, se hizo un disco de música, un documental, seis clips de música y una publicación académica.

“Hubo dos integrantes de pandillas que ahora se dedican a la música de manera profesional, esto les ha sacado de las calles y de la violencia”.

¿Cómo se aborda el concepto de “masculinidades”?

Se hacen talleres que tienen que ver con las masculinidades alternativas. Se trata de que se entienda que la masculinidad no tiene que ser la violencia, que el ejercicio de la violencia no es sinónimo de hombría. Cuando platicas con ellos, lo primero que te dicen es que ser hombre es cuidar a su familia, pero en la práctica, parece que se reduce al ejercicio de la violencia, principalmente física.

¿Cómo fue la intervención a jóvenes?

Por una parte, están los temas culturales, como el rap, el grafiti; pero más allá del rap, de sólo cantarlo, es la producción musical, que ellos puedan hacerla para posteriormente venderla.

¿Cómo ha sido el trabajo en otros municipios?

El primer proyecto que realizamos fue en Zapopan, en las colonias de San Juan de Ocotán, Santa Ana Tepetitlán, Mesa de los Ocotes y Lomas de la Primavera. Realizamos un documental, cuatro discos de música, cinco clips y una publicación académica. El segundo proyecto fue en Tlaquepaque; trabajamos en las colonias de Tateposco, Los Puestos y Francisco Silva Romero. De este proyecto se realizó un concierto de un disco que presentamos.

¿Qué encontraron?

En Guadalajara encontramos mayores índices de violencia que en Zapopan y Tlaquepaque, pero en estas colonias no se viven los mismos índices de marginación y pobreza que se tienen en los otros.

¿Cómo inician los jóvenes en las pandillas?

Tiene que ver con el entorno en el que se vive, a diferencia de todas las formas de identificación juvenil que existe, las pandillas y barrios tienen la característica de que se desarrollan en zonas de marginación. En algunos casos, hay familiares que son miembros de una misma pandilla. Es el tratar de ser parte de un grupo, de tener solidaridad que no encuentran en sus familias.

¿Cómo es la participación de las mujeres en pandillas?

Sí hay participación de chavas en las pandillas, pero su participación es menor. En Santa Ana Tepetitlán, aunque no entramos en contacto con ellas, había una pandilla conformada solamente por mujeres.

¿Cómo fue el contacto con las pandillas?

Iniciamos con trabajo de campo, hemos ido a las esquinas a trabajar con ellos, a platicarles de lo que trata y eso nos ha servido mucho. Los primeros concursos de música que hicimos nos sirvieron, porque vieron que había algo real.

¿Cómo fue la respuesta de los jóvenes?

Interesante, muy buena. Por la cuestión de que hay problemas familiares o que hay un rompimiento con las instituciones y llegamos para que nos platiquen sobre sus vidas, hay una buena recepción de su parte, están ávidos de decir cuáles son sus problemas, decir qué les está pasando.

¿Qué debe reforzarse?

Tenemos que entender que no es sólo trabajar con los jóvenes, son problemas estructurales que desde las instituciones y la sociedad civil debemos de trabajar. En el grado en que disminuyamos los índices de discriminación que sufren estos jóvenes, también se verán disminuidos los índices de violencia en estos grupos.

¿Cómo disminuir la discriminación a estos grupos?

Los documentales van dirigidos a quienes no viven estas realidades, mostrar que no todos los jóvenes son violentos o delincuentes. Aunque sí hay una violencia implícita en estos grupos, no siempre lo hay física. No todos presentan prácticas delictivas.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox