COMPLICIDADES ELECTORALES

222
0
Compartir

Juan-Carlos-Partida-03-03-300x200-2Lorenzo Córdova Vianello, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), nos cuesta cada mes 262 mil pesos mensuales brutos, sin contar prima vacacional, prima quinquenal, aguinaldo, gastos alimentarios y funerarios, vacaciones e indemnización por fallecimiento.

Cada uno de los once consejeros electorales del INE obtiene una percepción bruta mensual de 236 mil pesos.

Lorenzo y los once tienen derecho a una prima vacacional de cinco días de su su sueldo base con dos periodos anuales de 10 días hábiles cada uno, a una cobertura básica de 40 meses de percepción bruta en su seguro de vida (casi 10 millones de pesos) y la indemnización por fallecimiento suma casi 1 millón de pesos.

Otros beneficios son los 12 mil pesos mensuales extra para gastos alimentarios y, si así lo desean, un vehículo del INE para su uso personal.

Estamos hablando del grupo que se negó a donar el 5 por ciento de su salario para damnificados por los sismos.

Y aunque si hablamos de privilegios en Jalisco la iguana masca del mismo lado con sueldos principescos para los consejeros, mejor hablemos de compromisos para obtener dichos privilegios, que en Jalisco como a nivel nacional son la evidencia del contubernio entre las ¿autoridades? electorales y los gobernantes en turno.

Aunque el INE ya tiene la facultad de nombrar nuevos consejeros del estatal Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), estamos muy lejos de contar con consejeros electorales libres de compromisos políticos, como ha quedado manifiesto en quienes han presidido dicho instituto y que hoy hasta a magistrado llegan, tomados de la aún pesadísima mano de Aristóteles el Amigo.

Dos expresidentes del IEPC, Tomás Figueroa Padilla y David Gómez Álvarez, y un ex secretario técnico del mismo instituto, Óscar Trejo Herrera, han sido figuras preponderantes tras la oleada aristotélica (nunca filosófica) que ganó las alcaldías metropolitanas en 2010 y que luego en 2012 amplió su influencia hasta el gobierno estatal.

Figueroa Padilla ha sido subsecretario de Enlace Legislativo y Concertación Social de la Secretaría General de Gobierno y desde abril pasado es secretario del Trabajo en Jalisco.

Gómez-Álvarez Pérez fue subsecretario de Planeación estatal de 2013 hasta 2016. En 2015 y hasta la actualidad encabeza como secretario técnico por encargo y en representación de Aris el llamado Gobierno Abierto, que promueve la participación de los diferentes sectores sociales y económicos en políticas públicas.

Trejo Herrera también fue de los beneficiados de la cercanía con Aris. Fue secretario del ayuntamiento de Zapopan con Héctor Vielma -a la par que Aris fue alcalde de Guadalajara- y después, en la campaña de 2012 para la gubernatura, fue coordinador jurídico del candidato priista quien luego lo nombró subsecretario de Asuntos Jurídicos del gobierno estatal, después en 2015 pasó a ser procurador social y, ajúa, en septiembre pasado fue nombrado -en esa separación de poderes tan a la mexicana- magistrado del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco.

Dinero, puestos, amiguismo, complicidad. De eso está hecho el sistema electoral mexicano.

Ah, por supuesto también de nula conciencia social y, mucho menos, de ética profesional y personal.

PARTIDIARIO

Una de católicos: La que ya se convirtió en una suerte de punto de confluencia para peregrinos católicos es la escultura Sincretismo, la cual ha convocado más marchas y manifestaciones que varias de las vírgenes que se ostentan milagrosas en diversas parroquias jaliscienses. Este domingo 8 de octubre nuevamente un grupo de católicos, adoradores guadalupanos según se dicen, volvieron a acudir al pie de la obra para “desagraviar” la ofensa que según ellos se profiere a su devoción. Ya lo dijo el padre Solalinde, esta obra lo que hace es destacar el fin terrenal del supuesto origen sobrenatural de la Guadalupana que se apareció para amalgamar la religión prehispánica con la de la colonia española. Pero bueno, que recen que a nadie hacen daño…

Y ya con esta: Clemente Castañeda se la ha pasado lanzando exhortos en la Cámara de Diputados, pidiendo “enérgicamente” la intervención de las autoridades y señalando la obviedad de la falta de interés de las autoridades en las comunidades wixaritari del norte de Jalisco, pero lo que ha faltado es etiquetar recursos para el presupuesto federal 2018 para que, efectivamente, se pueda brindar apoyo y desactivar la bomba de tiempo que significa Huajimic, Nayarit, donde la comunidad wixárika está por recuperar varios miles de hectáreas mientras los ganaderos mestizos del poblado nayarita amenazan con impedirlo porque no les pagan una indemnización. De lengua se comen tacos muy sabrosos, pero no se termina con el problema…

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox