Los coqueteos de Padilla y Alfaro

638
0
Compartir
padilla-y-alfaro

Raúl Padilla y Enrique Alfaro.

OPERAN EN LA UDEG PARA APOYAR LA RATIFICACIÓN DE MANDATO DE EMECISTAS

En los días previos al proceso de ratificación de mandato de los alcaldes de Movimiento Ciudadano, profesores y trabajadores de algunos centros universitarios tuvieron la encomienda de recabar el nombre y datos de posibles participantes. Eran hojas blancas con espacio para colocar nombre, domicilio y teléfono.

La obligación, confirmaron algunos de ellos, era sólo para recabar datos, pues no les pidieron que los convencieran de votar ni que ayudaran a movilizarlos. Las hojas fueron devueltas, una vez que cada uno conseguía diez nombres de quienes aseguraban irían a votar.

El apoyo para Movimiento Ciudadano quedaba claro. La duda es si se trató de una indicación institucional o si, como aseguran algunos emecistas, simplemente fue una manera de “sondear” el respaldo que podían obtener al interior de la casa de estudios.

En el círculo político, fue interpretado como una señal más de la alianza que se ha ido tejiendo entre el líder del grupo político de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López, y el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez.

Tres días antes de la ratificación, el gobernador Aristóteles Sandoval acudió a la inauguración del nuevo edificio del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara (STAUdeG), ubicado en las inmediaciones del complejo cultural universitario.

Ahí, en lo que pareció un claro reclamo, aseguró ser “el gobernador y el gobierno que más ha apoyado a la Universidad”. De ser “el gobernador que más ha dado a su universidad, el gobernador que más se la ha jugado con los universitarios”.

Además, para que quedara claro el contenido político de su discurso, al referirse a la reforma con motivo de la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción, cuestionó a los partidos políticos por dar prioridad a su preocupación en los procesos electorales. Sandoval Díaz afirmó: “Si hoy me preguntan dónde está la izquierda, pues pareciera estar al fondo a la derecha; si hoy me preguntan dónde está la derecha, lo que quiere solamente es unificar intereses para ir a una contienda en contra de un proyecto establecido”.

Raúl Padilla y el líder nacional de MC, Dante Delgado, en el informe de Alfaro.

Raúl Padilla y el líder nacional de MC, Dante Delgado, en el informe de Alfaro.

Las versiones de la movilización de universitarios para participar en la ratificación de mandato de los alcaldes de MC se mantuvieron, aunque no hubo denuncias formales ni se aportaron pruebas.

¿Hay ya un acuerdo entre Raúl Padilla y Enrique Alfaro? Integrantes del equipo cercano del alcalde lo rechazan. Un encuentro formal, en el que se determine ir juntos en el 2018 o establecer acuerdos políticos, no; entendimiento y acuerdos en algunos temas concretos, sí, aseguran.

Uno de estos emecistas dice que en realidad lo que ha sucedido es una coincidencia entre un distanciamiento ya definitivo entre el gobernador Aristóteles Sandoval y Raúl Padilla, y algunas señales de afinidad en temas concretos con MC. Sin embargo, considera que es casi imposible un acuerdo como el que se dio cuando Enrique Alfaro fue presidente municipal de Tlajomulco.

Lo anterior representaría que algunos integrantes importantes del grupo Universidad de Guadalajara se incorporen y respalden el proyecto de Enrique Alfaro, pero no todos en su conjunto. Un acuerdo integral lo ven complicado, también por la forma en que se dio el rompimiento durante la gestión de Alfaro en Tlajomulco.

Cabe recordar que cuando Enrique Alfaro gobernaba Tlajomulco, incorporó a su equipo a algunos integrantes del grupo Universidad de Guadalajara, especialmente los que venían del Partido de la Revolución Democrática. Sin embargo, a mitad de su gestión hubo desacuerdos y rompieron. La versión del gobierno municipal, fue que Raúl Padilla exigía demasiados espacios en el ayuntamiento.

Pero los coqueteos entre ambos actores políticos han sido significativos a lo largo del gobierno de Enrique Alfaro. A esto se suman las declaraciones del dirigente estatal del PRD e integrante del grupo Universidad, Raúl Vargas López, de la posibilidad de una alianza entre las izquierdas en el estado, dejando entrever que quedaron atrás sus pleitos con el alcalde de Guadalajara.

Tampoco puede considerarse una casualidad la postura asumida por otra corriente del Grupo Universidad, la que está incrustada en el Partido Revolucionario Institucional, denominada Movimiento Nacional Tecnológico Universitario (Montu), que eligió volver a aparecer con un tema que seguramente no gustó al gobernador: se oponen a que la cortina de la presa El Zapotillo se construya a 105 metros y se inunden los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

Como respuesta, un par de días después el presidente del PRI Jalisco, Héctor Pizano Ramos, aclaró que no era la postura del partido, pues respaldan al mandatario. “Se tomó una decisión que se estuvo postergando por más de 30 años; en Jalisco hemos discutido tanto las obras hidrológicas que hemos acabado por no hacer ninguna. El gobernador tomó una decisión difícil, que le cuesta”.

La cereza en el pastel es la creación del Frente Amplio Democrático, integrado por PRD, Movimiento Ciudadano y el Partido Acción Nacional (PAN). Aunque los emecistas aseguran que no implica que habrá una coalición electoral, sí es el colchón en que podrían caer para eludir los cuestionamientos por esta mezcla.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox