Un paso para salir del fracaso en seguridad

144
0
Compartir

Sonia Serano-04La semana pasada se registraron dos hechos importantes para Jalisco en materia de seguridad. El primero, la reunión convocada por la Agencia Metropolitana de Seguridad para tomar las primeras decisiones no policíacas que inciden en la materia y, por otra parte, el envío de la iniciativa del gobernador Aristóteles Sandoval Díaz para separar nuevamente a la Secretaría de Seguridad Pública de la Fiscalía General.

En cambos casos, se trata de medidas que seguramente ayudarán a dar un respiro en un tema que parecía se había relajado por parte de las autoridades y que ha sido perfectamente aprovechado por la delincuencia, tanto la organizada como la que opera de manera independiente. El problema es que al mismo tiempo se trata de una prueba contundente del fracaso de la estrategia que los gobernantes en turno pusieron a funcionar.

En el caso de la AMS, es un organismo que prometieron los alcaldes de Movimiento Ciudadano en campaña y que tendría que ser el espacio de coordinación entre los municipios del área metropolitana de Guadalajara y, en un punto ideal, del mando único.

El triunfo de los emecistas en la mayoría de los municipios metropolitanos hizo pensar que hablaban en serio y que la policía con mando único era una realidad. Sin embargo, la conformación de la Agencia se fue retrasando con argumentos que daban cuenta de la imposibilidad de unificar las políticas en materia de seguridad entre los municipios y, menos aún, con el gobierno del estado.

Pero, sobre todo, dejó al descubierto la falta de voluntad de los alcaldes para llegar a estos acuerdos.

Las razones van desde la desconfianza hasta temas concretos como las diferencias salariales entre los policías de los distintos municipios, uno de los ejes en los que se trabajaría, según los acuerdos en la reunión convocada recientemente por Marco Valerio Pérez, titular de la AMS.

En el caso de la Fiscalía, la iniciativa que envió el gobernador Aristóteles Sandoval al Congreso del Estado forma parte de los cambios que se tienen que dar con motivo de la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción, por el papel que deberá tener el fiscal en el mismo y porque la seguridad tiene que seguir siendo una responsabilidad del titular del Poder Ejecutivo.

Pero no podemos perder de vista que se trata también del último desprendimiento del bodrio formado por iniciativa del mismo mandatario, cuya existencia arrancó con su gobierno, y que se fue desbaratando a lo largo de los años, como una muestra del fracaso de esta estrategia en materia de seguridad.

Porque después del asesinado de Francisco Álvarez, estudiante de la Universidad de Guadalajara, para robarle su teléfono celular, o los graves hechos registrados en los últimos días en Lagos de Moreno, donde hace muchos meses sus habitantes viven las terribles consecuencias de una fuerte presencia del crimen organizado, es claro que todos fracasaron.

Los gobiernos municipales y el estatal van de salida. Las señales que muestran un cambio en seguridad llegarán muy tarde y solo nos queda esperar que ahora sí tengan alguna consecuencia en la pesadilla que muchos jaliscienses viven todos los días.

EtiquetaSonia
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox