Los pensamientos del Gobernador

6335
0
Compartir

¿En qué piensa el Gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval? ¿Cuál es su análisis personal de la política que se hace en Jalisco? ¿A quién quiere y a quién le hace el vacío? ¿Qué es lo que está leyendo el Primer Mandatario de Jalisco? ¿Cuáles son sus pensamientos, sus sentimientos, sus inquietudes personales? 

Es difícil responder a todas esas preguntas, sobre todo porque el Gobernador de Jalisco es un político muy experimentado que no dice más de la cuenta. Pero después de pasar con él un promedio de 35 minutos para una entrevista exclusiva, hablando a ratos de asuntos informales, poniendo atención a sus gestos y ademanes, alcancé a percibir algunas de sus inquietudes, y si se me permite el atrevimiento, algunos de sus pensamientos más personales.

Me quedó la impresión de que tenemos a un Gobernador que piensa globalmente, pero actúa localmente. En la plática salieron a relucir dos libros interesantes. Uno fue Narconomics, de Tom Wainwright, ex corresponsal de The Economist en México. Wainwright sostiene que los criminales controlan el mercado de las materias primas, casi como Wal-Mart; tienen franquicias, y hasta logotipos. El otro libro que ronda los pensamientos del Gobernador es El G9 de las mafias del mundo, de Jean-Francois Gayraud.

Es decir, el Gobernador no sólo se preocupa por los asuntos de seguridad, sino que se documenta más allá de los informes policiales que le llegan. Vive el tema de la inseguridad todos los días. Durante la entrevista, la única vez que se sintió pesado el ambiente fue cuando se refirió a los policías que han perdido la vida en el servicio público. Le duelen, sin duda.

El Gobernador vestía un traje de punto fino. De buen gusto. Sobrio. Camisa blanca sin corbata. Un poco apresurado por la agenda, pero alcancé a advertir lo que piensa personalmente del Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. Creo que Aristóteles, como muchísimos más en Jalisco, tiene la idea que Alfaro se la pasa dinamitando a la opinión pública, a los grupos más vulnerables del estado.

Si se me permite hacer una analogía personal, creo que los pensamientos del Gobernador van en el sentido de que Alfaro lleva a la mitad un garrafón de pólvora, que en cualquier momento puede explotar. Lo sentí sincero cuando hizo un ademán de “innecesariamente”.

Aristóteles tiene, por supuesto, un análisis situacional y un mapa de actores muy afinados.

Creo que antes le gustaba la idea de que el empresario dulcero Enrique Michel Velasco se convirtiera en el candidato de Morena para la Gubernatura de Jalisco. Quizá porque era una circunstancia que, a la postre, beneficiaría a su partido, quizá porque le cae bien, o porque lo considera un hombre bien intencionado. Pero también tengo la sensación de que el Gobernador ahora le ve menos posibilidades de lograr la candidatura.

También creo que ya le llegaron todas esas corrientes de opinión que ponen al presidente de Coparmex, José Medina Mora, como un posible actor en las elecciones del 2018. Sin duda, el Gobernador lo trae en su radar; sin embargo, también creo que está esperando a que el empresario amarre con el PAN las negociaciones que, al parecer, traen desde tiempo atrás. No advertí, en ningún momento de la plática, alguna intención o gesto que me hiciera pensar que al Gobernador le interesa Medina Mora para que sea el candidato del PRI a la Gubernatura.

Al iniciar la entrevista, le solicité al Gobernador que me dejara irme por tres rutas. La primera, la de su Gobierno, para ver cómo se sentía: estuvo animado, preciso, presumiendo un conocimiento meticuloso de los logros alcanzados y los retos por enfrentar. La segunda, los trascendidos que lo ven en la política nacional: lo sentí enfático al acotar que su prioridad es cerrar bien la puerta de su Gobierno. Y la tercera, le pregunté sobre su partido y sus aspirantes: fue generoso con todos, ya le corresponderá a cada quien leer entre líneas.

Cuando le pedí su opinión sobre la supuesta transición pactada con Alfaro creo que le molesté. No estoy seguro porque apenas pude percibir un breve malestar, pero también fue determinante: sugirió que habrá un clima de gobernabilidad, que él garantiza, para que los diferentes partidos políticos lleven a cabo sus comicios y den lo mejor de sí. Pero que el PRI no estará de brazos cruzados…

Aristóteles ya no es el mismo político de hace casi 5 años cuando asumió la Gubernatura de Jalisco. Hoy se le siente más experimentado, más meticuloso, más reposado. Tuve que escudriñar en la entrevista para buscar un ángulo llamativo para vender la noticia a los lectores de El Respetable. Por eso lean la entrevista exclusiva que publicamos en esta edición impresa. Esta columna son sólo apreciaciones personales mías…

EtiquetaBruno
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.
WordPress Image Lightbox