TRUMP: LENGUETAZOS y TUFO

184
0
Compartir
Peña Nieto y Donald Trump.

Peña Nieto y Donald Trump.

EL PROBLEMA ES QUE NO SE ADVIERTE UNA ESTRATEGIA GUBERNAMENTAL EN MÉXICO QUE APROVECHE EL DESGASTE DE TRUMP

Tras la primera ronda del proceso de negociación entre Los Estados Unidos de América, Canadá y México que para intentar modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)  firmado en 1994 se realizó en la Ciudad de Washington entre el miércoles 16  y el domingo 20 de este mes de agosto de 2017, apenas se está tratando de generar información acerca de los posibles logros obtenidos por los negociadores y ya el payaso lenguaraz está descalificando ese proceso cómo el que avienta una bola y hace chuza o cómo un chivo en cristalería. No debería de soñarnos extraño ya que recordar que desde hace mucho tiempo el tal Donald Trump ha dicho que “el TLCAN es un desastre” y favorece inadecuadamente a México. El patán y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump ya desbarató lo escasamente logrado por los personeros oficiales responsables de los equipos de negociación de los tres países al afirmar desde Tucson, Arizona, que no tiene confianza alguna en el proceso de negociación y considera que será infructuoso, acentuando qué cree que el acuerdo comercial sobreviva y que pronto dejará de existir. 

Y aunque desde antes de iniciar esa primera ronda de diálogos para la búsqueda de renegociación del TLCAN los gobiernos de Canadá y México destacaron los beneficios aun cuando señalaron la necesidad de mejorarlo, el contraste fue lo abundado en expresiones previas por voceros del gobierno de Los Estados Unidos de América, subrayando que a su punto de vista el tratado es un fracaso, considerando que esa Nación no obtiene ventajas sobre sus socios comerciales. 

Recordemos que el funcionario más importante en asuntos comerciales internacionales de la administración Trump, el Representante Comercial Robert Lighthizer abrió la primera ronda de negociaciones del TLCAN con una agresiva crítica al acuerdo, declarando que éste “ha fallado fundamentalmente a muchos, muchos estadounidenses” y prometió que obtendría ‘cambios mayores’ en lugar de ‘sólo retoques marginales’ y acentuó: “No podemos ignorar los enormes déficits comerciales, la pérdida de empleos manufactureros, las empresas que han cerrado o se han mudado” y marcó cómo histórico para su país el que por primera ocasión se ha logrado acordar una revisión y la consecuente renegociación del acuerdo comercial trilateral siendo que muchos otros anteriores presidentes lo han prometido, pero solo Trump ha logrado cumplir esas promesas remarcando que entre las prioridades claves para el vecino país del norte está en reducir los que llaman enormes déficits comerciales a fin de procurar reciprocidad y balance adecuado en cuanto al comercio trilateral en América del Norte.

El equipo de negociación del TLCAN que por parte de México encabeza el Secretario de  Economía Ildefonso Guajardo Villarreal y el equipo canadiense a cargo de la Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá Chrystia Freeland, habían manifestado que lograron avances y se mostraron optimistas, habrá ahora que ver cómo replican, siendo que el Canciller de México Luis Videgaray solo atinó a decir que nuestro país seguiría adelante en la negociación, actuando con serenidad y firmeza.  La declaración del tal Trump cimbró la bolsa de valores y provocó alerta.

Aún resuenan las palabras de  Ildefonso Guajardo México cuando señaló que México cree que el TLCAN ha sido un gran éxito para todas las partes y se tiene que trabajar aún más para hacer este acuerdo aún más exitoso, siendo que el tema no es quitar lo que ha funcionado, sino cómo hacer que funcione mejor, debiendo ver hacia el futuro para asegurar que el acuerdo funcione para fortalecer la competitividad, avanzar a un más comercio integrado y tomar ventaja de la economía del siglo XXI y ahora ello parece complejo, ya que a pesar de algunas expresiones de los negociadores norteamericanos que dejaban ver qué podrían tener mejor rudeza en este proceso negociador, parece que la actitud del Gobierno de Los  Estados Unidos de América, qué fue el que impulso y genero prácticamente de manera forzada hacia México y Canadá el proceso de  renegociación del TLCAN, será de dureza y búsqueda de mayoría beneficios para su país o la cancelación del acuerdo, debiendo señalarse que Trump ha reiterado que piensa que el TLCAN decepcionó a muchos estadounidenses y que no alcanza con un simple retoque, ahora amenaza de nuevo con derribarlo.

La próxima etapa para renovar el acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá tendrá lugar del 1 al 5 de septiembre. Esto coincidirá con la fecha de entrega del penúltimo informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La agenda de negociaciones incluye temas cómo: reglas de origen, soluciones comerciales para antidumping y subsidios, transparencia y anticorrupción, protección de la propiedad intelectual, servicios financieros e inversión, comercio transfronterizo de personas, comercio digital, telecomunicaciones, textiles, manipulación cambiaria, empresas propiedad del Estado, buenas prácticas regulatorias, textiles, bienes, telecomunicaciones y entrada temporal de personas.

Hay que advertir que apenas fue desahogada la primera ronda , que al concluir septiembre se habrán desarrollado solamente otras dos rondas más, las que se efectuarán en La Ciudad de México y en alguna de Canadá, de ahí que estando previsto se deban efectuar al menos en total 9 o 10 rondas, todo el proceso podría concluir a finales de este 2017 o en enero de 2018, lo que de cualquier modo debiera quizá ser visto como un tiempo corto, tal cómo pretende sea, así,  Donald Trump, que es quien desde su campaña electoral y más aún a partir de su arribo al poder, ha venido insistiendo en que debe renovarse de manera sustancial o ser anulado el TLCAN, del qué dice es lesivo para su país, y cómo se aprecia sigue en ese intento y perseverará para lograrlo, habrá que ver cómo reaccionan las autoridades de Canadá y México. 

Pero lo cierto es que el tal Trump esperaba que tras haber declarado que no esperaba que tuviere vigencia TLCAN se causaría un shock mundial y se equivocó, recordemos que declaró que es probable que su país salga del acuerdo comercial trilateral firmado en 1994 entre Los Estados Unidos, México y Canadá, al afirmarlo durante un acto público celebrado el pasado martes 22 de agosto del año en curso en Phoenix, Arizona, en el que expreso tajante: “Personalmente, no creo que podamos hacer un trato, creo que probablemente terminaremos el TLCAN en algún punto.” Y aprovechó el escenario para referirse al muro que prometió construir entre México y Estados Unidos, señalando que no importaba lo que debiera hacer para lograrlo pero lo hará a cualquier costo y abundó :  “Así tengamos que paralizar el gobierno, construiremos ese muro” y se supone que impulsará que el Congreso estadounidense encuentre pronto la manera de fondear la construcción del muro, aunque los demócratas ya han dicho que no apoyarán ningún acuerdo que implique la asignación de recursos públicos para tal fin.

Trump aseguró que insistirá al Congreso en recibir financiamiento para construir el muro en la frontera con México, aunque el gobierno federal tenga que cerrar; los demócratas le respondieron hoy que no votarán a favor aunque se produzca un paro.

Más hay que advertir que los líderes demócratas en el Senado, Chuck Schumer y de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, respondieron directamente a Trump que en caso de obstinamiento es preferible haya el shutdown y entre otras cosas señalaron: “Si el Presidente sigue este camino contra los deseos, tanto de republicanos como de demócratas, así como de la mayoría del pueblo americano, se dirigirá hacia un cierre del gobierno que no le gustaría a nadie y que no logrará nada”, aseguró Schumer, en tanto Pelosi señaló : “Los demócratas permanecerán firmes contra el muro fronterizo, inmoral e inefectivo”.

Es de acordarnos que La Cámara de Representantes aprobó a finales de julio una partida de mil 600 millones de dólares para el muro, pero hoy la necesaria luz verde del Senado es altamente improbable ya que para que se respalde el acuerdo se necesita que Trump obtenga los votos de todos los legisladores republicanos y de al menos ocho de los demócratas.

Y en efecto además que se está enfrentando a una situación política difícil ya que no cuenta con el respaldo pleno de los legisladores de su partido y obviamente no tiene el apoyo de los demócratas, Trump se está dando cuenta que ya sus amenazas no generan el impacto que pensaba pues aunque aún pudo generar algún leve problema de inestabilidad en la cuestión monetaria y la bolsa de valores mexicanas, en realidad no alcanzo el efecto demoledor qué seguramente esperaba.

Robert Lighthizer, el Representante Comercial de Los Estados Unidos de América respaldó el discurso del Trump al decir :  “El presidente Trump ha sido claro desde el inicio, de que si una renegociación del TLCAN no es exitosa, él saldrá del acuerdo”. 

Lo que si logro Trump fue de alguna manera generar una posición casi unánime de respaldo a las negociaciones del gobierno de México por parte de los sectores productivos mexicanos, y que tras que el tal Trump dijo que no ve muy posible un acuerdo en la renegociación del TLCAN, empresarios importantes mostraron su apoyo por el convenio y destacaron la fortaleza del equipo que participa en el proceso y asi fue como el Presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Alejandro Ramírez pidió mantener la serenidad ante las declaraciones de Trump y afirmó que los empresarios mexicanos continuarán preparándose para la siguiente ronda de negociaciones y externo : “Estamos en el ‘Cuarto de Junto’, asesorando y apoyando, creo que tenemos que seguir preparándonos y no perder la confianza de que nosotros aportamos muchísimo a la región de América del Norte, y que así como derivamos muchos beneficios de este tratado, también los americanos y los canadienses derivan grandes beneficios y no van a dejar que muera por una amenaza del presidente Trump” y Juan Pablo Castañón, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) manifestó que el escenario de ruptura de las negociaciones para modernizar el TLCAN sí está contemplado por los empresarios mexicanos, pero cada vez con menor posibilidad y acentuó : “Es una expresión que ratifica las preocupaciones que tiene Estados Unidos y es lógico, quiere generar empleo y nosotros también queremos generarlo” y señaló que el escenario de ruptura pierde fuerza por la fortaleza del equipo que participa en la renegociación.

Por su parte , Carlos Hank González Presidente de Grupo Financiero Banorte, también se mostró confiado en que el resultado de la renegociación será positivo para México siendo tajante al afirmar: “Estoy optimista, un optimismo realista. Hemos logrado multiplicar por más de seis veces el monto de exportaciones y así los números también dan para Estados Unidos y Canadá y esto lo que nos permite, el renegociar este tratado, es convertirnos verdaderamente en una potencia mundial en América del Norte”.

Las declaraciones de Trump tampoco hicieron mella en el empresariado mexicano del sector agroalimentario, de ahí que Bosco de la Vega, Presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), dijo al término de la inauguración del Congreso Nacional Lechero, que se realiza en Guadalajara: “No me extraña esta declaración. México va a seguir trabajando fuerte. El país va marcando su rumbo y si alguien se levanta, ese es su problema”, en tanto que para los exportadores de carne de res mexicana, agrupados en la Asociación Mexicana de Engordadores de Ganado que encabeza Juan Pablo Cordoba  las últimas palabras que Trump le dedicó al TLCAN son una muestra de debilitamiento interno y este dirigente de productores pecuarios  afirmó : “Yo lo interpreto como una desesperación, como ganar más popularidad de la que ya ha perdido, pero no le veo mucho peligro” y se dijo confiado en que el proceso continuará, en tanto el jalisciense Manuel Herrera Vega Presidente de la Confederación de Camaras Industriales de México (CONCAMIN) afirmó : “Ya sabemos con quién negociamos y lo que esperábamos. La mesa de negociación continúa y ahí seguiremos. Por la integración norteamericana”.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, aseguró que México se conducirá con sobriedad y sin estridencias en las negociaciones para modernizar el tratado y manifestó : “Habremos de conducir nuestra negociación, que continúa y sigue vigente, con sobriedad, con temple, sin estridencias y con la certeza de lo mucho que México aporta al dinamismo de la región norteamericana”, al tiempo que presumió de contar con excelentes negociadores gubernamentales al considerar que en la primera ronda de negociación se acreditó que México está preparado para sentarse en esa mesa, además, dijo, cuenta con una delegación que mostró competencia y que está lista para el reto que implica la renegociación.

Habrá que ver lo que sucede en los días subsecuentes y en la segunda ronda de negociaciones a efectuarse los primeros días de septiembre en el Hotel Canino Real de la Ciudad de México.

Por lo pronto Trump sigue con su estrategia lenguaraz y a lengüetazos quiere gobernar más solo está dejando un tufo destructivo, más el problema es que no se advierte aún una estrategia gubernamental en México qué tienda a aprovechar el desgaste de Trump y a cambio luce débil.   

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox