EL REY WONKA

1935
0
Compartir

Juan-Carlos-Partida-03-03-300x200-2El Willy Wonka de los mazapanes, precandidato de Morena a gobernador de Jalisco y habitante de “El Cielo” en una mansión de amplios espacios homogéneos diseñada -dicen- por la japonesa Kazuyo Sejima en lo alto de la ciudad, cumplió 66 años el viernes 4 de agosto; y se sintió rey.

Ahí va don Enrique Michel Velasco con su capa roja con estrellas y capelina doradas, a paso lento en el camino alfombrado de su festejo, en un desfile unipersonal con una corona casi pontificia que tiene dos cruces, una en la frente y otra sobre la mollera, espada y bastón dorados e imperiales en ristre. Cánticos gregorianos y aplausos completan la escena. No es meme.

El millonario, que a los once años era un emprendedor que hacía caramelos artesanales, el ex alcalde de Tlajomulco y poderoso representante hasta hace unos meses de la sociedad y los empresarios locales a través del CESJAL, cumplió 66 años y se sintió, además rey, justiciero al más puro estilo del medioevo.

Ese mismo día 4 de agosto, en una finca de La Venta del Astillero, volaron esquirlas del suelo impactado a balazos por guaruras de don Enrique, según testimonios que la Fiscalía de Almaguer ha evitado hacer públicos.

De esos fragmentos algunos se incrustaron en los pies de dos parientes del empresario dulcero: Juan José Sánchez Michel y Pablo Ignacio Michel Ontiveros. Otros fueron a dar en las extremidades inferiores del supuesto guardaespaldas Julián Ortiz Rodarte.

Los tres heridos ameritaron atención médica y fueron a la Cruz Verde de Zapopan Norte, sin que llegara a grave su estado, pero eso bastó para que trascendiera al ojo público el regalito extra de cumpleaños que -presuntamente- se dio a sí mismo don Enrique el Emperador… digo, emprendedor.

Enrique Michel Velasco hizo que Andrés Manuel López Obrador sufriera un torzón, de esos que doblan a cualquiera, al enterarse de las hazañas de Enrique el Midas en Jalisco, justo después de su llegada de Sudamérica ese mismo 4 de agosto.

Los delegados del Peje, que usufructúan por mandato el comité estatal y cuyas iniciales son Alejandro Peña Villa y Carlos Manuel Merino Campos, tendrán que justificar ante el líder nacional de Morena ésta y otras elecciones de figuras representativas  -lo son al aparecer en todos los actos públicos cuando viene López Obrador-, en un partido que se dice abanderado verdadero de las causas populares.

Es claro que para López Obrador es importante consolidar figuras que lo liguen con el empresariado para abatir la imagen de comunista hijo de Satanás que sus adversarios gustan difundir, pero es más claro que sucesos como los del 4 de agosto deterioran la imagen de un partido que, siendo tan joven y exitoso, se aleja a toda velocidad también de sus principios fundacionales, al menos en Jalisco.

El más contento entre tanta “azúcarrr” es Carlos Lomelí, el médico, senador y millonario del ramo farmacéutico que también quiere el estandarte de Morena para ser el candidato a gobernador en 2018.

Mientras la botarga de Dulces La Rosa reparte calorías en los actos de Morena, el médico Lomelí anuncia medidas de apoyo este mismo mes con costo a su bolsillo para atender a los miles de enfermos renales de la ribera del lago de Chapala -ONG’s calculan 8 mil en total- en busca de paliar en algo el caso de salud pública más grave de todo el país.

Las medidas consisten en dos unidades de diálisis y un consultorio con especialistas médicos que brinden atención y control. Fue ésta una decisión que según Lomelí tomó “por el dolor que genera sobre todo entre los niños”, la cual dijo mantendrá en tanto las secretarías de Salud federal y estatal deciden intervenir.

“Vamos a aportar medicamentos y lo necesario para que la gente y los niños se puedan dializar, no podemos permitir que los niños y los adultos sigan muriendo por una ineficiencia por parte del gobierno federal”, me dijo Lomelí en Poncitlán, capital mundial de los enfermos renales.

Viejo lobo de mar en esto de las candidaturas presidenciales, a López Obrador le daba gusto tener dos barajas de tanto poder económico en Jalisco para disputar la candidatura a gobernador.

Pero a como se pusieron las cosas tras el 4 de agosto, del Peje depende hasta donde se mantenga como miembro prominente la carta dorada del rey de espadas.

PARTIDIARIO

Plumota: El adefesio conocido como Pluma y que forma parte del llamado proyecto de arte urbano que comienza a poner a la vista pública el alcalde Enrique Alfaro a un costo millonario, es anacrónico, simplista, feo, caro y semeja un dildo. Además su razón de ser, para periodistas y escritores dijeron en su inauguración, está de más en una ciudad donde el propio alcalde se dedica trumpianamente a despotricar contra los medios de comunicación o periodistas críticos con su administración, cual debe de ser. Y también de más en una ciudad donde cierra por falta de recursos para seguir editándose un semanario tan importante como Proceso Jalisco…

Y ya con ésta: El regreso triunfal de Papá Leonel a pasarela como magistrado nos pone en evidencia de nuevo los contubernios -conocidos sólo entre diputados como negociaciones- que existen en el Congreso del Estado. La política del tío Lolo, porque para todos los de fuera de ese recinto queda muy claro de qué lado sigue mascando la iguana. Continúen, la ética vale mierda entre políticos…

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox