¿Quién engaña a Enrique Michel?

7888
1
Compartir

bruno buenaAlgún bribón se le acercó hace poco al empresario Enrique Michel y le ofreció un Doctor Honoris Causa. Ése o esos bribones lograron llegar hasta el empresario dulcero para hacerle la oferta porque contaron con el apoyo y contubernio de sus principales asesores políticos.

Cerraron las negociaciones con el empresario y pidieron prestado un salón en un recinto legislativo federal para entregarle el nombramiento. Ahí están las fotos: el empresario, cuyo grado de escolaridad desconocemos, se miraba feliz recibiendo la distinción.

Después, en algunos desplegados que publicó en MURAL a plana completa, el empresario firmó como Enrique Michel Velazco, Doctor Honoris Causa

Sus principales asesores políticos nunca le advirtieron que ese nombramiento era un nombramiento patito.

Nunca le explicaron que las personas que se acercaron a ofrecérselo no estaban facultadas para entregar un Honoris Causa, porque eran una A.C.

Es decir, quien le reconocía no era el Claustro de una Universidad ni un Colegio de Rectores de una prestigiada institución educativa, sino una Asociación Civil que se llama así: Doctor Honoris Causa A.C. Lo mismo que si a algún bribón se le ocurriera dar de alta Premio Nobel A.C. y entregara en Jalisco los Premio Nobel de Literatura, Medicina o de la Paz.

Lejos de advertirle al exitoso empresario que lo estaban timando, que lo estaban poniendo en ridículo, a Enrique Michel lo envalentonaron para buscar la candidatura a la Gubernatura por Morena.

Enrique Michel, festejando su cumpleaños.

Enrique Michel, festejando su cumpleaños.

Uno de sus principales asesores, el comunicador y Rector de la Universidad de la Felicidad, Óscar Ábrego de León, empezó a cabildear, empezó a hacer política de sobremesa para llevar a Michel a la Gubernatura de Jalisco. Y le acercó a “experimentados” cuadros para acompañarlo en su travesía, como al locutor rocanrolero Beno Albarrán…

Michel empezó a hacer proselitismo a favor de Morena: citó a los medios cuando se sentó a negociar con el otro aspirante a la Gubernatura, Carlos Lomelí, pero en esa ocasión tampoco le advirtieron que no podía hacerlo. No le advirtieron que al ser presidente del Consejo Económico y Social del Estado de Jalisco estaba impedido de hacer política proselitista, porque ése era un Consejo Ciudadano, que además recibía recursos públicos.

A pesar de que los medios le hicimos notar que no podía hacer proselitismo, todavía como presidente del Cesjal organizó -con ayuda de sus asesores políticos- un acto masivo en su fábrica de dulces de Tlajomulco, lo cual terminó por hartar al resto de los integrantes del Consejo, quienes en un acto de congruencia renunciaron a sus sillas y pidieron la cabeza del Doctor Honoris Causa A.C.

Ahora, Óscar Ábrego y Beno Albarrán ya no son los principales sustentos de las aspiraciones políticas de Enrique Michel. Una nueva ola de ilustrados asesores políticos llegaron a reforzar la campaña: los panistas Marisela Meza y Leobardo Treviño, entre otros.

Marisela apoyó a Rafael Moreno Valle en Jalisco, pero después apoyó a Juan Carlos Romero Hicks antes de irse a coordinar la campaña de Enrique Michel. Leobardo Treviño es el por todos conocido “Diputado maquinitas”: son los mismos que estaban aplaudiendo y tomándole video al empresario dulcero, al aspirante a la Gubernatura por Morena, vestido de Rey para celebrar su 67 aniversario. Y así, ad infinitum

EtiquetaBruno
Compartir

1 comment

  1. j molina 8 agosto, 2017 at 15:32 Reply

    Verdad que le faltan asesores serios, que buena onda lo del rey y lo de su doctorado, sigan asi y lo llevan al precipicio de lo ridiculo, pero quiza el sr. michel lo sabe y tiene ganas divertirse viendo a tantos aduladores.

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox