Una candidatura diferente a la CEDH

1724
0
Compartir
A

Alfonso Hernández durante la comparecencia en el Congreso.

NO SE TRATA DE UN PROYECTO PERSONAL, SINO DE ATENDER UN MANDATO DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE JALISCO, SOSTIENE ALFONSO HERNÁNDEZ BARRÓN

Quiere ser el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, del que es visitador. Alfonso Hernández Barrón tiene dos doctorados en derecho, y ya ha sido defensor de los derechos humanos desde la sociedad civil.

“Creo que bien vale la pena recordar cuál es la función de las defensorías de derechos humanos, que forman parte de este sistema público, que busca garantizar la dignidad de las personas y para ello tiene una serie de facultades establecidas en las leyes, pero que en esencia le dotan entre otra de la facultad de conocer de omisiones o de actuaciones indebidas de los servidores públicos, de las servidoras públicas; esto es cuando se presenta un caso de abuso de poder, cuando no cumplen adecuadamente los protocolos de actuación que deben aplicar en la investigación de determinados casos”, asienta.

Usted actualmente es visitador, ¿nos puede hacer un diagnóstico de los derechos humanos en Jalisco y de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco?

La necesidad de estar atentos y respetuosos de los derechos humanos forma parte de un modelo de gobierno completo, en el que cada institución hace su trabajo y cuando alguien no lo hace adecuadamente, entonces la ciudadanía tiene la posibilidad de acudir a las defensoría públicas de derechos humanos para conseguir que se repare esta falta.

Ahí radica la importancia de que tengamos una institución autónoma, independiente, fuerte con reconocimiento social.

¿Puede ser alguien que ha estado en la Comisión quien encabece los esfuerzos para conseguir que mejore ese reconocimiento que se ha perdido en estos últimos años?

Yo debo ser muy congruente, yo pertenezco a la institución, a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, he sido parte y he trabajado con tenacidad y una gran responsabilidad para sacar adelante la principal función de esta institución, pero yo no nací ahí. Yo crecí viendo a mi padre y a mi madre en la lucha social, yo los vi en la trinchera y eso marco mi vida de tal manera que traigo en mi ADN la defensa de los derechos humanos y he sido defensor desde la calle, desde las organizaciones y desde las instituciones, en estos últimos años bueno estoy en la trinchera institucional pero la construcción de mi perspectiva como defensor es una construcción muy particular.

¿En qué sentido es que tu candidatura es distinta?, ¿qué la hace particularmente diferente?

Quiero destacar algo de lo que me siento muy orgulloso, primero de mi origen humilde y esto está estrechamente relacionado con quienes están proponiendo que yo me postule para ocupar este espacio. Esta no es una apuesta personal, esta es una propuesta de los pueblos originarios y las comunidades indígenas que en un acto inédito.

Para este proceso he presentado una serie de documentos que emitieron los pueblos originarios y las comunidades indígenas, en esos sitios en donde las decisiones no se toman desde arriba, no se trata de que alguien de ellos diga “este es mi amigo o es mi cuate y le voy a dar una carta de apoyo”,  tampoco se trata de asociaciones de amigos; no, ellos en realidad toman decisiones en cada una de sus localidades, considerando a todos sus integrantes, y luego se llega a la asamblea general donde sólo con el consenso mayoritario, se toma la decisión de emitir un mandato como este. No es de una comunidad, es de todas las comunidades, de los pueblos originarios, del norte y del sur.

Nunca antes había sucedido que alguien recibiera este mandato, eso me obliga aún más a buscar con todo el respeto y dignidad ser el representante de este proyecto.

¿Confía en que el proceso se llevará a cabo sin reparto de cuotas en el Congreso del Estado?

Yo traigo un mandato que voy a honrar, el mandato de los pueblos. A mí los pueblos ya me nombraron su defensor y voy  a ser muy responsable, y voy a seguir participando con congruencia  y dignidad en este proceso.

¿Cómo es que se formó como defensor de los derechos humanos?

Yo vengo, orgullosamente, de una familia muy humilde, soy del barrio de Miravalle, allá por el Cerro del Cuatro, estudié en la Preparatoria 6 y comencé a internarme en la defensa de los derechos humanos por la necesidad de la gente, por la necesidad de las carencias de servicios públicos, porque donde vivíamos no había agua, porque no había energía eléctrica, porque carecíamos de hasta lo más indispensable. Ahí fuimos construyendo ese discurso que después ya completamos con una formación académica, que yo considero que es sólida en este ramo gracias a que en casa se me formó para buscar y provechar todas las oportunidades para prepararme; soy hijo de profesores, mi padre fue profesor rural casi 30 años y nos formó con esa sistematización, con la metodología.

En una visita

Sostiene que hay muchos retos en derechos humanos  a enfrentar.

En los temas de derechos humanos esto es muy importante porque hoy estamos ante un  gran reto, el discurso del respeto a los derechos humanos desde esta perspectiva sociológica. Pero además está la dimensión eminentemente jurídica de esta función, pues a partir de la reforma constitucional de julio del 2011, así que estamos hablando de un antes y un después de tal manera que hoy la defensoría pública de los derechos humanos es de suma importancia para que funcione el modelo de Gobierno Completo, que cada quien haga la parte que les corresponde.

¿Cómo puede ser que corrija esa idea y ese trabajo que ha sido tan criticado de la actual Comisión Estatal de Derechos Humanos en Jalisco?

Creo que aquí el problema es el modelo que sigue vigente y que responde a un modelo hecho efectivamente desde los 90 y que ya no responde a las nuevas ciudadanías, a la nueva sociedad, esos modelos unipersonales, caudillistas, presidencialistas, ya no tienen cabida en este momento, el reto es el replanteamiento de ese modelo institucional, con un modelo horizontal, con un modelo que nos permita la democracia participativa construida con las expresiones de la sociedad civil y que sea ese vínculo entre dependencias de gobierno y la sociedad.

Yo no creo en soluciones mágicas, en que las cosas se cambien de un día para otro como si tuviéramos una varita mágica. No, además yo aprovecho este espacio para hacer un público reconocimiento a las mujeres y a los hombres que trabajan en la institución y que muchos de ellos tienen más de 20 años trabajando y son trayectorias muy respetables. Por desgracia, toda esa labor positivase invisibiliza por este modelo, pero afortunadamente también hay ciclos que se terminan. Esto ya se está concluyendo.

¿De verdad son profesionales de la defensa quienes ahí laboran actualmente, cercanos a las necesidades de la gente?

El equipo con el que yo trabajo está formado con personas muy entregadas y profesionales. Yo les puedo decir que sufrimos también muchas situaciones que pasan de largo para la sociedad, compañeros desaparecidos y que los hemos encontrado sin vida, y hemos recibido amenazas y no son pocas las personas que están en la cárcel por las resoluciones que emitimos. Por eso hay que terminar esos modelos histriónicos, la mía no es una propuesta de una personalidad, la mía es la construcción de un proyecto colectivo, estamos trabajando con la participación de la gente más humilde, de los pueblos, pero además también con la humildad de saber que uno no lo puede saber todo y aquí tienes que escuchar a todas las personas, a todos los grupos y a todas las problemáticas, por eso este replanteamiento del modelo institucional debe ir acompañado desde luego de una forma muy responsable, con una reingeniería, con una planeación estratégica, incorporando las mejores prácticas como son el servicio civil de carrera.

En materia de lo que hace falta por hacer, créanme que tenemos grandes retos, también este es un llamado a quienes estamos participando en este proceso. Hay que hacerlo con mucha responsabilidad, no se trata nada más de llegar y de tener un espacio para figurar, no. En México y Jalisco estamos viviendo grandes sufrimientos y se vienen todavía más. Yo se los puedo decir porque lo vivo muy cercano en las comunidades indígenas, ya nos asesinaron a dos defensores, tenemos encarcelado a otro allá en Cihuatlán, tenemos desaparecido a Celedonio. Esto es, cada vez los grupos que operan en la clandestinidad están más presentes en la vida del estado y debemos actuar para proteger a las personas.

¿Con todas las nuevas legislaciones, entre otras por ejemplo, la Ley de Víctimas, quisiera que nos dijera cómo se relacionan las defensorías de los derechos humanos en este nuevo contexto legal?

A propósito de la Ley General de Víctimas, es importante que también se digan las cosas que se están haciendo desde las instituciones, actualmente para acceder al fondo de atención a víctimas se requiere de una resolución de un juez o una recomendación de un organismo de defensa de los derechos humanos y la recomendación que emitimos en el caso de los dos hermanos, que se integró en menos de 40 días con un grado de expertés, logró destrabar que la gente tenga asegurado en la medida de lo posible la recuperación de su proyecto de vida.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox