TRETAS y MUJERES

658
0
Compartir
Duarte, en su detención en Guatemala.

Duarte, en su detención en Guatemala.

SON MUY CLARAS LAS OMISIONES DE LOS FUNCIONARIOS MINISTERIALES ENCARGADOS DE GESTIONAR LA CONSIGNACIÓN A DUARTE

Difícil sea cumplido el deseo del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y que la sociedad le tenga confianza y fe a la Procuraduría General de la República (PGR) en relación a los procesos penales contra el ExGobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, ya que son muy claras las graves omisiones y errores de los funcionarios ministeriales encargados de gestionar la consignación, que podrían provocarle beneficio al inculpado y lo que el pueblo exige es atingencia a fin de garantizar la sanción ejemplar que ese presunto criminal merece sin que resulten impunes sus cómplices, entre ellos su aún esposa Karime Macias Tubilla de quién se afirma es principal artífice de la construcción del entramado delictivo.

Antes de difundirse ampliamente sus tropelías cómo Gobernador de Veracruz  y cuando se creía tenía férreo control político para ganar la elección en su entidad, Javier Duarte fue usado en su día como uno de los estandartes del supuesto nuevo rostro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues era usado por el propio Presidente Enrique Peña Nieto cómo ejemplo de la nueva generación modelo de políticos emanados del tricolor enalteciendo las supuestas virtudes de una nueva camada de gobernadores y legisladores a los que presumía por ser supuestamente probos y eficaces y resulta paradójico que ahora Javier Duarte simboliza al mismo PRI anacrónico y arrugado, el del Presidente Peña desplomado en los índices de popularidad, denostado por amplios sectores del país, criticado por plegarse ante ese patan y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump, además de por la inflación, el aumento de inseguridad y violencia, el decaemiento de la economía popular y el incremento de los costos de servicios y bienes. Es el PRI del exgobernador de Quintana Roo Roberto Borge Angulo preso en Panamá, acusado en México de lavar dinero, al PRI del exgobernador de Chihuahua César Horacio Duarte Jackez, prófugo de la Justicia, también por expoliar al erario, de ahí que  mas que un juicio contra Javier Duarte, de Ochoa parece un juicio contra el tan famoso como desacreditado ‘nuevo PRI’ y un procedimiento para valorar hasta donde puede recuperar confianza social el régimen de Peña Nieto y la propia PGR.

Pero habiendo la PGR rectificado su inicial comportamiento incierto y tibio, el 22 de julio del año en curso el Juez de la causa ha confirmado que existen elementos suficientes para procesar por corrupción al veracruzano, convertido en el gran villano de México. El exGobernador de Veracruz se enfrentó a una segunda audiencia, donde ya la PGR ha expuesto pruebas que apuntan los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero; el Ministerio Público Federal lo acusa de desviar 1670 millones de pesos de las arcas públicas y ha planteado 82 posibles pruebas al Juez Gerardo Moreno para demostrar el desvío de recursos públicos a través de empresas fantasma y testaferros. El Juez ha determinado que Duarte permanezca en el Reclusorio Norte y ha ampliado hasta 6 meses más el período que tiene la PGR para para concluir su investigación y después habrá un año para dictar sentencia. En el hipotético caso que hubiese la voluntad política a efecto de propiciar el más adecuado proceso legal que tuviere por objeto deslindar y generar sentencia justa contra Duarte de Ochoa y se le condenara acorde a los presuntos crímenes cometidos aplicando todo el peso de la Ley, debería de ser sentenciado a prision de entre 31 y 89 años. Pero, no debemos olvidar que los señalamientos contra Javier Duarte de Ochoa eran por un desfalco de hasta casi 33 mil millones de pesos, en tanto ahora a lo más que se dice puede ser vinculado es al desfalco de poco más de 1600 millones de pesos, de ahí que el asunto tenga demasiadas aristas y por ello genere demasiada polémica.

Se supo ya que la cónyuge de Duarte de nombre Karime Macías Tubilla ha iniciado trámites de divorcio, quiza para seguir abonando a la complicación de acciones legales en su contra o ya por las circunstancias inherentes a la ruptura real del vínculo afectivo con Duarte de Ochoa sin menoscabo del disfrute de la ilegítima fortuna amasada al amparo del poder que tuvo para delinquir el ahora exgobernador. Hoy se sabe qué hay otras féminas que además de Karime Macias disfrutaron lujos y riquezas enormes a costa de las tropelías del barbajan veracruzano, quién ahora espera en la carcel a que suceda su proceso penal, del qué se tendrán dudas hasta en tanto no se sienta con mayor fuerza que en efecto no habrá gracia en razón de los posibles apoyos que con los recursos públicos se dice pudo haber otorgado al qué fuere candidato a la presidencia por el entonces partido al que pertenecían.

En relación al asunto del conjunto de crímenes con los que se tiene imputado y ahora ya sujeto a proceso penal al ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, es de resaltar la pasividad del actual Gobernador de esa entidad Miguel Ángel Yunes Linares y de la Fiscalía de ese estado ya que en el fuero estatal Duarte de Ochoa carga con al menos cinco acusaciones de delitos en su contra, mismas que fueron adheridas a la solicitud de extradición.

No obstante, tanto el Gobernador Yunes Linares cómo las autoridades del Ministerio Publico veracruzano se mantienen en silencio.

Al parecer la Fiscalía de Veracruz ha preferido esperar su turno para montar posteriormente en forma exclusiva su propio espectaculo político y decidirá procesar posteriormente y por separado a Javier Duarte de Ochoa,  más lo cierto es que la Fiscalía veracruzana no ha actuado con contundencia, pues en el fuero estatal el ExGobernador Duarte de Ochoa está indiciado por diversos actos tipificables cómo delitos y ya debería estar siendo procesado sin haber esperado la acción de la Procuraduría General de la República (PGR), que tomó cartas en el asunto una vez que el político de origen priista piso suelo mexicano.

No se entiende por qué la Fiscalía de Veracruz no ha pedido ya, vía exhorto, recabar las declaraciones de Javier Duarte, quizá esperaron a que quedara vinculado, Pero ya podrían haber actuado, si, como dice el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, perseguir y castigar los delitos de Duarte es un tema de prioridad, El 19 de abril de este año, la Fiscalía de Veracruz pidió a la PGR considerare formalmente su petición de adherirse a la solicitud extradición de Javier Duarte , acusandolo por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, peculado, tráfico de influencia y coalición.

urante la segunda audiencia de Duarte en Guatemala, el ex Gobernador priista calificó las acusaciones de la Fiscalía veracruzana cómo  “infundadas, lejanas, vagas e imprecisas”, más de comprobarse estas acusaciones, podrían costarle, de acuerdo con el Código Penal de ese estado, entre 6.5 y 34 años de prisión.

La PGR y la Fiscalía de Veracruz deben hacer cada cuál su tarea, la PGR sólo ve lo federal y la Fiscalía estatal los ilícitos del fuero común, lo que debe hacer ahora ya una vez que Javier Duarte a sido legalmente vinculado a procesos desde el pasado sábado 22 de julio del año en curso y es necesario que inicien sus audiencias, más resulta evidente que, por un tema mediático, esperaron a que la PGR diera los primeros pasos.

Una vez que desde el sábado pasado, Javier Duarte de Ochoa fue llevado al Juzgado anexo al Reclusorio Norte y ahí tras que la PGR replanteara pruebas, se le declaró formalmente su vinculación a proceso. Mientras el proceso judicial contra Javier Duarte quedó ya abierto, el Gobernador panista Miguel Angél Yunes se ha limitado a ofrecerse como testigo en contra del ex mandatario veracruzano en el proceso federal. El 21 de julio pasado, el actual Gobernador de Veracruz recibió una aceptación por parte de la PGR y Yunes se limitó a expresar: “Después de quedar Duarte vinculado a proceso Se inicia entonces una etapa ya de investigación complementaria, el Juez determinará qué tiempo se llevará la investigación complementaria y en cualquier momento en esa etapa, compareceré. Yo estoy listo, tengo toda la información, la he tenido desde siempre, estoy integrando debidamente nada más las carpetas, y las entregaré a la PGR”.

Hasta ahora la actuación y actitud de Yunes Linares y en general de las dirigencias o los legisladores federales de los Partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) han sido de extrema cautela, contrastando con la forma incisiva mediante la cual estuvieron presionando para que la PGR intensificará la búsqueda de Duarte de Ochoa en tanto era prófugo y con la actitud estricta mediante la  cual exigían que en cuanto fuere detenido se le aplicaré todo el peso de la ley, además que desde que se le detuvo en Guatemala fueron insistentes en reclamar la dilación para gestionar y obtener la extradición. Hay que recordar que incluso el propio Yunes Linares se jactó ampliamente en cuanto afirmaba tener todos los elementos disponibles a fin de comprobar la relación entre los ilícitos presuntamente cometidos por Javier Duarte de Ochoa y el que fuere candidato a la gubernatura de Veracruz por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y hoy diputado federal Cuitlahuac García, señalando incluso el que tendría pruebas para consolidar una acusación inherente a la posible vinculación directa entre los delitos que se le atribuyen a Duarte de Ochoa y el líder de MORENA Andrés Manuel Lopez Obrador.

Pero ahora que ha surgido el tema de la vinculación estrecha entre Duarte de Ochoa y una fémina de nombre Dominga Xochiltl Núñez Tress a quien se le señala ser incluso su compañera sentimental al margen de su matrimonio con Karime Macias Tubilla, ahora hay información que delata sorpresas y la cercanía de está mujer con el actual mandatario veracruzano ya que a Dominga Xóchitl se le consideraba parte de las huestes del panista Fernando Yunes Márquez, Senador con licencia, Alcalde electo e hijo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y virtual precandidato a heredar la gubernatura del estado en 2018, al igual que su hermano Miguel Ángel. ¿Se enredan las cosas y a esto podría obedecer la sorpresiva pasividad de Yunes Márquez en el caso Duarte de Ochoa ?

En cuanto a las acusaciones federales, el exgobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa quedó sujeto a proceso solo por dos presuntos delitos: delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, el primer ilícito posible de los señalados, su penalización de acuerdo al Código Penal Federal seria entre cinco y quince años de prisión y en cuanto al otro seria entre 20 y 40 años, más la necesaria comprobación de esos presuntos crímenes supone un gran reto para las autoridades federales debiéndose tener a la vista el que según estadísticas del Centro de Investigación para el Desarrollo los delitos complejos como lo es delincuencia organizada reportaron un muy escaso índice de judicialización entre el 2014 y 2016, el artículo segundo de la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada sostiene que este delito consiste cuando tres o más personas se organicen para cometer delitos de forma permanente o reiterada y sobre todo el tráfico de drogas es un asunto muy complicado de comprobar, ya lo ha señalado el titular de la PGR Raúl Cervantes Andrade al decir, citándolo como ejemplo, que incluso en Los Estados Unidos de América no se ha podido demostrar la forma en que Joaquin ‘el chapo‘ Guzmán Loera operaba financieramente.

En el caso de delitos financieros es quizá la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico una de las dependencias más importantes para proveer la información suficiente a las autoridades ministeriales para acreditar estos potenciales cargos crimínales y vale citar que muchos analistas jurídicos han señalado que en el caso de Javier Duarte la acusación por operaciones con recursos de procedencia ilícita no tiene un gran sustento jurídico, resaltando que de hecho está planteada como si fuera un peculado y que llama poderosamente la atención el hecho de que la fecha en la que se dice salieron recursos del Gobierno de Veracruz para supuestamente financiar la compra de terrenos ejidales es posterior de aquella en que se compraron supuestamente los mismos, de ahí que además de la información difusa y laxa que se ha ventilado que existe por parte de la PGR en cuanto a fomentar el éxito del proceso penal contra el veracruzano, un incentivo para que el acusado aceptase la extradición a México fue las bondades o ventajas que puede tener por la forma tal y como se iniciaron los delitos ante el poder Judicial Federal por parte de la PGR.

Lo más seguro que tanto Duarte de Ochoa cómo sus abogados esperaban mayores frutos de la falta de consistencia de las acusaciones ministeriales pero quizá no contaban con qué habría fuerte reclamo y presión hacia la PGR para que además de corregir información la complementase adecuadamente a fin de lograr que el Juez de la causa o Juez de Control de nombre Gerardo Moreno García considerara que había los suficientes pruebas para vincular a Javier Duarte a proceso, ya que Moreno García consideró los 82 datos de prueba presentados por la PGR como “aptos y bastantes”, de acuerdo con los informes resultantes de la propia audiencia.

Para el Juez la PGR si aportó los suficientes elementos y hay claros indicios que señalan a Duarte de formar parte de un grupo delincuencial, así como de lavar dinero a través de la compra de propiedades con testaferros y aún resuenan las palabras del Fiscal Pedro Guevara de la PGR al decir: “El pueblo de Veracruz y México exigen que los daños tienen que ser reparados.No hacerlo implicaría enviar el mensaje de que cualquier Gobernador no puede ser sancionado por el simple hecho de que no tiene bienes a su nombre”, más ahora lo que se requiere es que en los seis meses que tiene la autoridad ministerial de la Federación para redondear y consolidar la indagatoria y fortalecer la Carpeta de Invetigacion haga su trabajo de forma acuciosa y ordenada, en el apego a derecho que la importancia del tema refiere, además qué hay una exigencia crasa en cuanto a que se consiga la condena correspondiente y en un lapso no muy lejano sin menoscabo de exigirse sea tan amplia como en derecho corresponda aplicando todo el peso de la ley al indiciado y deslindándo adecuadamente la responsabilidad de todos los posibles cómplices, especialmente de Karime Macías Tubilla la aún conyugue de Javier Duarte a quien se señala de ser la principal coautora intelectual y operadora de los crímenes perpetrados por la red delincuencial que se forjó al respecto, siendo aún motivo de señalamiento cómo es que no se le detuvo, permitiéndosele a cambio salir de México hacia Europa, por más que ahora pretenda el gobierno federal mexicano ser enfático en cuanto a que no ha existido ni hay algún tipo de acuerdo para generarle impunidad a la esposa de Duarte de Ochoa, de quién como anotamos se dice está ya tramitando su divorcio, lo que podría interpretarse como parte de una estrategia de Javier Duarte y sus abogados defensores a fin de obstaculizar la afectación penal de la aún esposa del exmandatario jarocho.

EtiquetaCosíoDuarte
Compartir

Dejar un comentario