Aumenta el coqueteo Padilla-Alfaro

2594
0
Compartir

padilla-y-alfaroSI EL GRUPO UDEG TIENE AL PRD, ¿PARA QUÉ QUIERE OTRO BRAZO POLÍTICO COMO ‘HAGAMOS’?

En su visita a Guadalajara hace unos días, el ex candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) al gobierno del Estado de México, Juan Zepeda Hernández, desempolvó el pasado perredista del alcalde tapatío Enrique Alfaro Ramírez para hablar de la importancia de una alianza en Jalisco, de cara a 2018.

A su lado, dos perredistas jaliscienses lo escuchaban: el presidente del partido en la entidad, Raúl Vargas López, y Verónica Juárez, una de las mujeres que lograron abrirse camino en ese instituto político a escala nacional.

El pronunciamiento de Zepeda no es una casualidad ni un hecho aislado. Desde hace varios meses, el grupo político de la Universidad de Guadalajara ha tendido puentes con Movimiento Ciudadano. En la práctica se han dado acuerdos para algunos temas y un acercamiento entre los líderes de ambos, Raúl Padilla y Enrique Alfaro.

Además, quien lanza el anzuelo es un ex candidato que surgió de la no-alianza entre los partidos de izquierda en el Estado de México, lo que permitió que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantuviera el control en esa entidad. Es decir, alguien que sabe la importancia de alcanzar acuerdos y las consecuencias de no hacerlo.

Ahora bien, la declaratoria abierta de una posible alianza con Enrique Alfaro sí marca una diferencia. Hay que recordar que en los comicios de 2015 el PRD prefirió destinar los recursos públicos de que disponía a una campaña contra el ahora presidente municipal de Guadalajara, incluso por encima de la promoción de sus propios candidatos, decisión que, aseguran algunos perredistas, les costó no alcanzar regidurías en la zona metropolitana.

Pero no es ésta la única pista en la que juega el grupo universidad y el PRD. Esta corriente, que ha logrado mantener un poder fáctico, al margen de los espacios públicos que se le han ido escapando en los ayuntamientos de la zona metropolitana de Guadalajara y en el Congreso del Estado, también encontró otra vía para incidir en las decisiones de Jalisco: la agrupación política ‘Hagamos’.

Si el grupo UdeG tiene al PRD, ¿para qué quiere otro brazo político? Hasta ahora, parece que le permite un mayor margen de intervención, desde un espacio no estrictamente político-institucional. Además, desahoga un problema de disputa por el poder a interior del partido del sol azteca.

Entre los argumentos de quienes participan en ‘Hagamos’, hay dos vertientes: la política y la de los hechos. En la política, está el desgaste que ven en el PRD y las dificultades que tienen para alcanzar votos, al margen de la calidad o conocimiento de algunos de los candidatos que ha impulsado. Además, no se puede perder de vista la presencia de Mara Robles, quien regresó de una larga estancia política en la Ciudad de México, y no encontró en el partido en Jalisco el peso que esperaba.

En el nacimiento de ‘Hagamos’ está también la actuación en los hechos. En los primeros temas que han abordado, está la agenda de la izquierda, ésa que poco a poco han logrado introducir en Jalisco, pero que ha encontrado resistencias no sólo entre el conservadurismo de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC), sino incluso en el mismo PRD.

Partido del Sol Azteca.

Si el grupo UdeG tiene al PRD, ¿para qué quiere otro brazo político?

Temas como los derechos y libertades de las mujeres, la legalización de la mariguana, la defensa de los pueblos y la lucha contra los despojos, han sido parte de la agenda inicial de ‘Hagamos’ que, además, les ha servido para entrar a los medios de comunicación.

El nacimiento de ‘Hagamos’ sólo puede pensarse con el aval de Raúl Padilla. Aunque su formación encontró resistencias en la dirigencia del PRD, por la señal que se lanzaba, no pudo surgir sin el visto bueno del líder del grupo Universidad de Guadalajara e incluso sin algún objetivo político.

Los gestos de acercamiento entre Enrique Alfaro y Raúl Padilla cada vez han sido más abiertos. Comenzaron con un cese total a los ataques, para ser sustituidos por la visita del alcalde tapatío a las actividades culturales promovidas por el ex rector, así como a algunas relacionadas con la vida académica de la UdeG, y, en correspondencia, a acuerdos políticos MC-PRD, especialmente en el Congreso del Estado.

A lo anterior se suma el distanciamiento político entre el grupo UdeG y el círculo inmediato al gobernador Aristóteles Sandoval que, además, el mandatario no ha querido subsanar.

Esa distancia ha sido más evidente en las últimas semanas con temas que se le complicaron al Gobierno del Estado y que han sido señalados por actores de la Universidad de Guadalajara, en particular el desastre que hay en torno al reordenamiento del transporte público y la insistencia de Aristóteles Sandoval de concretar el proyecto de la presa El Zapotillo, con una cortina a 105 metros, lo que implica inundar los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

El equipo del Gobernador, que en ambos temas ha actuado de manera sospechosa, especialmente en alianzas con algunas empresas, ha convencido al mandatario que todo pasa por la vía política y que la oposición de académicos a estos proyectos no debe tomarse en cuenta.

Así, las razones del grupo UdeG, para acentuar el acercamiento con Alfaro, siguen en aumento.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox