Alfaro, Zamora y la hoguera de las vanidades

5061
0
Compartir

Regla número uno en los procesos electorales: el que encabeza las preferencias no debe voltear a ver a los que van atrás. Ni mencionarlos. Contrariamente, si sientes constantes patadas en el trasero ponte feliz, ¡porque eres el que va adelante!

Si Enrique Alfaro lleva la delantera en las encuestas rumbo a la Gubernatura del 2018; si parece inalcanzable en las preferencias electorales y si no se ve algún adversario a muchos kilómetros de distancia, entonces ¿por qué se detiene el Alcalde de Guadalajara y critica un video del senador priista Arturo Zamora Jiménez?

¿Cómo debe entenderse que Alfaro suba a sus redes sociales un video del priista Arturo Zamora y le meta pauta publicitaria? Lo que es más: ¿por qué ese video ya llegó a 110 mil reproducciones en la cuenta de Facebook de Alfaro y en cambio ya no se encuentra en la cuenta de Zamora?

Hay dos razones de mucho peso para entender el gesto despectivo del Alcalde de Guadalajara, a saber…

Primero, por vanidad. Por ego. No sólo del Alcalde de Guadalajara, sino en general del equipo de comunicación que le maneja las redes sociales. El ego de Alfaro lo ha llevado a tronar varias veces, no sólo contra los medios de comunicación, sino contra diferentes actores de la vida pública de Jalisco.

Alfaro ha tronado varias veces contra el Gobernador Jorge Aristóteles cuando siente que va perdiendo la batalla de la opinión pública, pero también ha tronado contra sus propios colaboradores a quienes ha dicho que cometen “pendejadas”; al Alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, le dijo “chaparrito” en varias ocasiones para bajarle sus humos y al diputado independiente Pedro Kumamoto le dijo “ese muchacho” cuando sintió que le ganaba los créditos de la Reforma Electoral.

¡ALFARO NO SOPORTA VER FIGURAR A NADIE MÁS! SÓLO HAY QUE VER AL SÉQUITO DE ENANOS QUE LO ACOMPAÑA A TODOS LADOS…

Ahora, por vanidad, por ego, Alfaro sube el video de Arturo Zamora a su Facebook y le mete pauta y escribe “Véanlo, escúchenlo completo y con mucha atención para que entiendan la realidad paralela en la que viven los priistas, para que comprueben que están fuera de la realidad”.

La segunda razón también obedece al ego y vanidad de Alfaro y su equipo pero aquí les asiste la razón: el video del senador Arturo Zamora Jiménez es una muestra irrefutable de ese rancio PRI que ya no hace clic con una sociedad que está harta de estereotipos, de mensajes huecos y grandilocuentes y pletóricos de autoelogios.

Zamora habla de números pero la gente no retiene números ni conceptos, sino emociones, y lejos de hacer sentir a los mexicanos que se va por buen camino el senador se la pasa festejando a Enrique Peña Nieto y a los sindicatos: parece más una figura traída de los tiempos del líder sindical Heliodoro Hernández Loza, erguido en una esquina de su escritorio, con las banderas del PRI y de la CNOP como sustento ideológico. Todo el escenario hecho para satisfacer el ego pero ahora del senador Arturo Zamora.

Parece que los priistas no han entendido que el mundo realmente ya cambió: que no sólo es necesario reproducir frasecitas pegajosas como “O cambiamos a nos cambian”, sino de generar un verdadero movimiento social e instrumentar comunicación política profesional. Zamora debe entender que para ser competitivo ya no debe leer los discursos que le envía Eugenio Ruiz Orozco ni atenerse al movimiento social que le está orquestando Nicolás Orozco Romero…

Llevado por su ego, por su vanidad, Alfaro se cree mucho mejor que Arturo Zamora, lo desdeña y comparte su video porque cree que sólo lo va a perjudicar; y la vanidad de Zamora lo lleva a producir un video que en la actualidad, hay que decirlo, sí está fuera de la realidad.

Asistimos pues a una hoguera de vanidades…

EtiquetaBruno
Compartir

Dejar un comentario

Something is wrong.
Instagram token error.