Son políticos de resultados

558
0
Compartir
López Lara, Clemente Castañeda, Netza Ornelas. y Marco Valerio.

López Lara, Clemente Castañeda, Netza Ornelas. y Marco Valerio.

ROBERTO LÓPEZ LARA, CLEMENTE CASTAÑEDA, NETZAHUALCÓYOTL ORNELAS Y MARCO VALERIO PONEN LA MUESTRA EN LA POLÍTICA LOCAL

Son de diferentes partidos y responden a diferentes corrientes, pero tienen algo en común: que son políticos serios, que se dedican a hacer su trabajo, que tienen el reconocimiento de sus compañeros y que ponen la muestra en los escenarios locales: son políticos de resultados.

El Secretario General de Gobierno, Roberto López Lara; el coordinador de MC en la Cámara de diputados, Clemente Castañeda Hoeflich; el Secretario de Infraestructura y Obra Pública del Gobierno (SIOP), Netzahualcóyotl Ornelas Plascencia, y el director de la Agencia Metropolitana de Seguridad, Marco Valerio Pérez Gollaz, tienen contentos no sólo a sus jefes políticos, sino son reconocidos por propios y extraños como políticos eficaces.

¿Qué hacen para generar un buen ambiente en los espacios donde les toca trabajar? ¿Qué hacen para dar resultados?

Roberto López Lara.

Roberto López Lara.

López Lara, la revelación

Después de una reunión con periodistas, el Gobernador Jorge Aristóteles abandonó el lugar acompañado de su Secretario General de Gobierno, Roberto López Lara. Lo que siguió fue un ejercicio entre los periodistas para analizar a los diferentes Secretarios del Gobierno estatal. Pocos de ellos se salvaron. Pero un comunicador fue muy concreto: la revelación en este gabinete es el Secretario General de Gobierno.

Dados a criticar a los Secretarios más por su actuar público que por sus resultados, no sólo periodistas sino muchos políticos son despiadados en sus aseveraciones: nadie pasa la prueba de eficiencia, de resultados, si no aparece dando cotidianamente la nota en los medios locales.

El periodista que calificó a López Lara como “la revelación”; argumentó que pocos le tenían fe cuando llegó a la Secretaría General de Gobierno. Sobre todo, porque llegó a suplir al senador y presidente nacional de la CNOP, Arturo Zamora Jiménez. Era como sacarse la rifa del tigre.

Pero López Lara ha mantenido un perfil serio, sin figurar más allá de lo necesario, siempre dedicado a sacar el trabajo que le delega su jefe, el Gobernador. El Chino López reúne a los partidos en su oficina, a todos le da entrada, y pueden contar con él para sacer adelante cualquier eventualidad. Es accesible, no le gusta estar en los medios sólo para ganar reflectores.

Pero también es un tipo duro cuando tiene que serlo. Algunos de los eventos que no han pasado a mayores es porque está la mano de Roberto López Lara. Cuidando siempre que no sea contraproducente ni innecesaria aplicar la mano dura, López Lara ha controlado manifestaciones, connatos de violencia y ha hecho respetar el estado de derecho en momentos que pudieron salirse de control.

Después de casi todo el sexenio al frente de la Secretaría General de Gobierno, López Lara ahora es reconocido por propios y extraños como un político eficiente, discreto, que se dedica a sacar las tareas que le son propias o que le asigna el Gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval.

Castañeda fue diputado local por tres años.

Castañeda fue diputado local por tres años.

Castañeda, el operador

Clemente Castañeda Hoeflich es actualmente el coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano en el Congreso de la Unión y se puede decir, sin temor a equivocarse, que es una de las grandes pérdidas en el equipo del Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez.

Pérdida, no porque haya dejado el proyecto de MC en aras de otros rumbos políticos, sino porque sus actividades en el Congreso de la Unión lo han alejado un poco de la dinámica de este partido en el escenario local: se le nota a Enrique Alfaro la ausencia de uno de sus mejores operadores políticos.

Desde que fue coordinador de los diputados locales en el Congreso local, Clemente Castañeda dio muestras de que sabe operar y le sabe a la política: a pesar de que su bancada no era la más numerosa, siempre se hizo sentir, no había tema en el que no pesara su punto de vista y su sentido del voto.

El hoy diputado federal le ganó muchas partidas al resto de las bancadas de otros partidos y siempre dejó claro que era él quien decidía hacia dónde iban sus diputados. Si bien seguía la línea de Alfaro, nunca vimos al Presidente de Guadalajara ninguneando el trabajo de Castañeda, como sucede actualmente con el coordinador de los diputados emecistas, Ismael del Toro.

Pero también desde que Castañeda está en el Congreso de la Unión, la política de MC en Jalisco ha devenido en el golpeteo y el pleito político innecesario. Antes era Castañeda el que trataba muchos de los asuntos de la corriente de Enrique Alfaro y se sentía un aire de mayor colaboración y entendimiento entre las diferentes corrientes políticas del estado. Castañeda hacía más política, en pocas palabras.

Después, los operadores de Alfaro o él mismo se fueron por la vía de la confrontación, del golpeteo, del chantaje y del oportunismo mediático.

Con Castañeda en la Ciudad de México, en Jalisco Movimiento Ciudadano perdió la brújula al responder sólo con improvisación y falta de operación y civilidad política.

Netza Ornelas.

Netza Ornelas.

Netza, el eficiente

El Secretario de Infraestructura y Obra Pública del Gobierno (SIOP), Netzahualcóyotl Ornelas Plascencia es un hombre que se dedica a trabajar. Trabaja día y noche, y lo hace con gusto: le da un sentido social hasta al espacio que llega a dirigir y eso se nota en el ambiente de trabajo.

Desde que inició en la administración municipal de Guadalajara cuando Jorge Aristóteles era Presidente Municipal, Netza se hizo notar. Pronto pasó a ser un hombre cercano al Alcalde y después Gobernador.

Netza era quien le llevaba la agenda personal a Aristóteles cuando ganó la Gubernatura: desde antes que Aristóteles llegara a su oficina y después de que se fuera, Netza seguía organizando citas, reuniones, coordinando giras, hablando con los presidentes municipales del interior para sacar pendientes.

Pronto Netza se convirtió en una clave importante del desempeño del Gobierno de Aristóteles. Pero Netza lo hizo trabajando, entregando los resultados al Gobernador, no presumiendo una amistad con él ni queriendo inmiscuirse en su vida social. Si querías ver algo con el Gobernador tenías que pasar por él. Muchos asuntos menores nunca llegaron al escritorio del Gobernador porque Netza los resolvía anteriormente.

Por eso, cuando hubo la necesidad, Aristóteles lo mandó como jefe de gabinete a suplir a Alberto Lamas, quien se fue a la representación de Jalisco a la Ciudad de México.

Como jefe de gabinete, Netza empezó a coordinar a los Secretarios. Si bien recibió algo de reticencias, sacó adelante temas que estaban atorados hasta que nuevamente lo requirió el Gobernador para sacarlo de un problema que pintaba para más: los señalamientos de corrupción en la SIOP. Aristóteles mandó a Netza a esta Secretaría porque sabía que ahí no se necesitaba a un político que quiere lucir para buscar un puesto de elección popular, sino a un profesional, a un profesionista eficiente que tenía que arreglar el cochinero que salía por todas las puertas y ventanas.

Netza llegó y cambió el ambiente por un lugar más limpio, transparente, pero sobre todo ordenado. A la vez que ponía cámaras de vigilancia por toda la Secretaría, también acondicionaba espacios para los hijos de los empleados que tenían alguna inconveniencia y los llevaban un rato al trabajo. Puso plantas en los escritorios, arregló los baños y les dio un espacio digno para comer cuando necesitaban hacerlo ahí en la Secretaría.

Pero también les puso énfasis en que no deberían darse conflicto de intereses, puso énfasis en la modernización de la Secretaría, que pasó de tener cartones arrumbados de contratos a un archivo digital moderno y ordenado. A las 6 de la mañana Netza ya está atendiendo a constructores o Alcaldes del interior, y su agenda está llena de eventos hasta que se mete el sol. Para entonces, ya puede estar en algún pueblo lejano a Guadalajara…

Si bien lo han mencionado para buscar algún puesto de elección popular, todo hace suponer que Netza será de los que cierren la puerta de la actual administración. Y podría ser que será no sólo desde esa Secretaría. Netza se convirtió en una pieza clave, en el hombre eficiente del Gobernador Jorge Aristóteles.

Marco Valerio.

Marco Valerio.

Marco Valerio, el profesional

En la política pululan aquellos que presumen su amistad con los gobernantes. O aquellos que se creen muy vivos para timar a sus compañeros o ganarles batallas con engaños o por manejar muy bien las viejas prácticas. Pocos son los perfiles de gente profesional, que tienen estudios, que tienen educación y que saben para qué son los botones de una administración.

De estos últimos es Marco Valerio Pérez Gollaz, un político que se ha posicionado como un hombre de confianza del Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, no porque es su compadre o porque es su amigo de la prepa, sino porque le ha dado resultados donde lo ha puesto.

Marco Valerio llegó a la administración municipal de Guadalajara como regidor, y sin ninguna competencia se convirtió en el coordinador de la bancada emecista en el cabildo. Pero también empezó a encabezar las principales comisiones municipales, lo que le generó algunas grillas internas con otros personajes que se dedican más a la grilla de pasillo que a la administración pública.

Marco Valerio es empresario, es abogado fiscalista, y desde antes de entrar a la administración ya era un profesionista exitoso, por lo que no era del perfil del político “hipster” que rodea al Alcalde de Guadalajara. Cuando se necesitaba cuidar un trámite o hacer un reglamento delicado, quien encabezaba los trabajos era Pérez Gollaz.

Por el poder que llegó a acumular en el Gobierno Municipal muchos lo metieron a la lista de los que podrían encabezar los esfuerzos de Movimiento Ciudadano para retener la Alcaldía en el 2018. Y eso, por supuesto, le generó más celos internos.

Pero la relación directa con Alfaro y su conocimiento de los procesos jurídicos y administrativos lo mantuvieron cerca de la toma de decisiones.

Por eso Alfaro echó mano de él para mandarlo a dirigir la Agencia Metropolitana de Seguridad, un espacio muy sensible donde están puestos los ojos de todos los presidentes municipales, pero también del ciudadano común. Ahí no se podía enviar a un improvisado, sino a una persona que genere confianza y que sepa trabajar. Por eso no hay que perder de vista a Marco Valerio Pérez Gollaz, porque desde ahí seguro que dará mucho de qué hablar…

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox