¡Alfaro y Lemus no pueden!

2146
0
Compartir
Guadalajara y Zapopan, con nota negativa en seguridad.

Guadalajara y Zapopan, con nota negativa en seguridad.

SIGUE EN PICADA LA CONFIANZA DE LOS CIUDADANOS, SOSTIENE ENCUESTA DE JALISCO CÓMO VAMOS

“Más allá de humores y ánimos, la revisión hecha a través de la plataforma ‘Qué has hecho, Alcalde’, tendría que tomarse como una herramienta de trabajo para encontrar la manera de solucionar los problemas”. Ése fue el llamado que hizo Miguel Bazdresh, uno de los académicos de más prestigio en el estado, después que se dieron a conocer los resultados en que Guadalajara y Zapopan salen mal evaluados en materia de seguridad.

La convocatoria de Bazdresh seguramente tenía que ver con la ausencia de los alcaldes de ambos municipios, Enrique Alfaro Ramírez y Pablo Lemus Navarro, en la presentación de la tercera actualización del estudio, en la casa ITESO Clavijero. Una ausencia que tuvo lectura política, porque tuvo un origen político.

A través de esta plataforma, se evalúan siete áreas diferentes de cada municipio: seguridad, desarrollo urbano, desarrollo económico, eficiencia administrativa, servicios públicos, medio ambiente y construcción de la comunidad. En el caso de Guadalajara, se recuperaron 30 compromisos hechos por Enrique Alfaro y se establecieron, junto con su equipo de trabajo, 108 indicadores para darles seguimiento.

G

Zapopan también es evaluado con los mismos siete temas, sólo que con 31 compromisos establecidos durante la campaña por Pablo Lemus Navarro, los cuales se revisan con 91 indicadores.

En materia de seguridad, en Guadalajara se eligieron dos compromisos, cada uno evaluado con cuatro indicadores. El primer compromiso tiene que ver con la policía metropolitana con mando único y la proximidad que tendría con la población. La etapa que tiene que ver con la parte administrativa, que incluye tres de los indicadores, registra avances: se cumplió con un nuevo manual de policía por cuadrantes; de los 41 cuadrantes que se establecerían, ya hay 39, mientras que en el número de policías por cuadrante la meta va a poco menos de la mitad.

El problema surgió cuando fue necesario preguntar a los ciudadanos. En este compromiso, se incluyó el indicador de confianza de parte de los ciudadanos hacia la policía. En 2014, la anterior encuesta de Jalisco Cómo Vamos en Guadalajara marcaba un porcentaje de confianza de 30.8, por lo que se estableció la meta de llegar a 35 por ciento. Lejos de eso, se redujo pues, según la última encuesta del observatorio, cayó a 17 por ciento.

El segundo compromiso es sobre la garantía de seguridad y respeto a los derechos humanos y libertades que otorga la ley. En los cuatro indicadores las metas no se cumplen y, además, ha habido retroceso.

El compromiso era bajar la tasa de delitos del fuero común por cada mil habitantes. Arrancó en 17.1 y la meta era bajar a 15; sin embargo, subió a 18.69. Además, se tendría que bajar la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes, que comienza en 13.2 y debía reducirse a 11, pero se incrementó a 14.1.

Otro indicador es el porcentaje de ciudadanos que sufrieron un delito en el último año. Se partió de 11.1 por ciento y la meta era bajar a 9.5 por ciento; muy lejos de eso, aumentó a 21.6 por ciento. Finalmente, de 35.5 por ciento ciudadano que dicen estar satisfechos con la seguridad que se les brinda, se planteó llegar a 38 por ciento, pero bajó a 30 por ciento.

Gráfica 2En Zapopan, la situación no es muy diferente. Los compromisos evaluados en esta materia son garantizar la seguridad y respeto a los derechos humanos que otorga la ley, con cuatro indicadores, y fortalecer las capacidades institucionales para inhibir, con tres, las prácticas delictivas.

En el primero de los compromisos se planteó la reducción de la tasa de delitos del fuero común por cada cien mil habitantes, de 12.1 a 11.5; sin embargo, aumentó a 12.67. Tampoco se logró aumentar el porcentaje de ciudadanos que consideran que vivir en Zapopan es algo o muy seguro, pues se pretendía llevarlo de 59.1 por ciento a 65 por ciento, pero bajó a 40.3 por ciento.

En el porcentaje de ciudadanos satisfechos con la seguridad pública que le brindan, la intención era que de 34.7 por ciento subiera a 40 por ciento, pero bajó a 27.1 por ciento. El cuarto indicador, sobre el índice de paz metropolitano se medirá hasta agosto de este año.

En lo que se refiere a los tres indicadores del segundo compromiso, en la tasa de homicidios dolosos y culposos por cada cien mil habitantes, Zapopan sí logró mejorar, al comenzar con 18.6 y buscar la meta de 14.6; el registro es de 17.9

En la tasa de robos comunes por cada cien mil habitantes, al comienzo había 275.69 y la meta que se fijó fue de 239; sin embargo, aumentó a 302.49. Finalmente, se planteó reducir el porcentaje de ciudadanos que sufrieron un delito en el último año de 9 a 7 por ciento, pero, en realidad, se duplicó al llegar a 18 por ciento.

Gráfica 3Ésa es la frialdad de los números. La realidad que arrojan es alarmante, aunque también en su presentación Miguel Bazdresh aclaró que no era sólo una responsabilidad de los municipios, sino compartida con estado y Federación.

En general, las mediciones que se hicieron en las diferentes áreas podrían tener de la misma manera vías compartidas para buscar una solución, no sólo con otras autoridades, sino incluso con los mismos ciudadanos y organizaciones civiles. Pero, para eso, se requiere eliminar las telarañas políticas y empezar a trabajar.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox